[*ElPaso}– La lotería casera

Carlos M. Padrón

Desde que era yo niño y hasta que me fui de El Paso, en 1957, era costumbre que en las noches de algunos domingos y días festivos se reunieran en mi casa varios vecinos para, con los miembros de mi familia (mis padres, hermanas y yo), jugar lotería, juego más conocido en otras latitudes con el nombre de bingo.

El “plante” (apuesta por cada juego) era de media peseta cada dos cartones, y ganaba el primero que completara una fila. Al final, para cerrar la sesión, se jugaba “El toro”, que tenía doble plante —una peseta— y lo ganaba el primero que completara un cartón.

Antes de comenzar había disputas por ciertos cartones que se consideraban tocados por la suerte. Y el “cantor” (el encargado de sacar del talego [bolsa] las fichas numeradas y vocear el número en ellas impreso), cambiaba con cada juego, y se consideraba que ciertos cantores daban más suerte a unos jugadores que a otros.

Lo que no cambió, al menos durante el período que arriba mencioné, fue la forma de cantar los números, ya que muchos de ellos tenían apodo —a veces más de uno— y con el apodo se los cantaba, para deleite de todos cuando algún “extranjero” novato, como una persona de otra isla o país, tenía la desgracia de sentarse a jugar con nosotros.

He aquí la lista de apodos que recuerdo:

1 = El único remedio, el garabato, el endez o el gancho trapero
2 = Un solo patito
3 = La pata de Andrés
4 = La pata del gato
6 = La media docena
7 = Una sola bandera
8 = Carnero mocho
9 = Levántale el rabo a la burra y bebe
11 = Las canillas de Pepe Torres (¿sabe alguien quién era éste?)
12 = La docena
13 = Cara sucia
14 = Caga y tuerce
15 = Niña bonita
16 = La onza de oro (porque cuando la onza se usó como medio de pago equivalía a 16 duros, o sea, 80 pesetas)
19 = Correo pa’Cuba (porque desde el puerto Santa Cruz de La Palma o de Tazacorte salía un barco para Cuba los días 19 de cada mes[1])
21 = Mayoría de edad
22 = Los patitos en el agua
24 = Nochebuena
25 = Vicentico
33 = La edad de Cristo
44 = Cuácara con cuácara
50 = La edad media
55 = Los isleños al trancazo (porque en 1855 llegaron muchos isleños a Cuba)
66 = Las Panchonas (familia de mujeres “de vida alegre” muy conocidas en el pueblo)
69 = Arriba y abajo, o comoquiera que lo mires
77= Las banderitas de Italia
88 = Los espejuelos de Mahoma
90 = El más viejo o el abuelo

Según me contaron, después de 1957 se comenzó a jugar esta lotería en uno de los bares del pueblo, y el cantor oficial era Chano, quien puso de moda para el número 30 el apodo de “La leche de un tuno”. Cuál es la relación entre el 30 y la leche de los tunos, no lo sé, pero es el caso que las pocas veces que, de vuelta en el pueblo por vacaciones después de 1957, jugué lotería en casa, ya el 30 era oficialmente “La leche de un tuno”.

Chano —padre de Chanito (el excelente cantante y ejecutante de mandolina), que de ahí le viene a éste su apodo— vivía en Tenerra, cerca de la casa que fuera de mi abuela materna, y era —al igual que un tal Cleofé, que vivía en Tacande— lo que en el pueblo llamaban “latonero”, o sea, que se dedicaba a sellar con soldadura de estaño los huecos que se abrían en los calderos que entonces se usaban para cocinar. Creo que a Chano se le recuerda menos por latonero que por “La leche de un tuno”.

~~~
[1] Se decía que, cuando salían del puerto de Tazacorte, estos barcos se alineaban con la dirección que marcaba el Time, y si la mantenían llegaban directamente a Cuba.

13 Respuestas a “[*ElPaso}– La lotería casera

  1. estrella [Visitor]

    hola amigo quisira felicitarlo por su escrito ,pudiera decirme donde puedo comprar esa loteria casera en miami saludos estrella

  2. Carlos M. Padrón [Member]

    Hola, Estrella. racias por su felicitación.

    No entiendo qué es lo que usted quiere porque la lotería casera a la que se refiere mi artículo es una forma de cantar los números de la lotería, o del bingo, como se le llama en otros sitios.

    Los demás elementos son los mismos, o sea, que cualquier juego de lotería o bingo sirve para que uno cante los números con esos nombres raros.

  3. JANCY RUIZ [Visitor]

    HOLA SOY DE PUERTO RICO Y ES TRADICION PARA NOSOTROS JUGAR LOTERIA LOS FINES DE SEMANA Y TANBIEM EN LA CUARESMA TE QUIERO PREGUNTAR SI SABES UN SITIO EN LA INTERNET QUE YO PUEDA COMPRAR UN JUEGO DE LOTERIA PORQUE EN MI PAIS YA NO SE CONSIGUE LO QUE SE CONSIGUE ES EL BINGO Y ES MUY DIFERENTE A LA LOTERIA EL CASTON ES MUY DIFERENTE AL DE LA LOTERIA. FAVOR DE ESCRIBIRME.

  4. Carlos M. Padrón [Member]

    Lo siento, porque no tengo ni idea.

    La última vez que vi eso fue en 1958, en mi pueblo. Es posible que aún se venda en ciertas quicallas o establecimientos de ese ramo, pero no creo que por Internet.

  5. Hola. Me ha gustado mucho tu post pues que me interesa desde hace tiempo este juego. En México se guarda la tradición de la charada, más por el lado de la lotería de figuras y sus coplas:

    Quería preguntarte, pues que simplemente no la encuentro, si para el número 1 tienes *el endez*, ¿esta palabra se refiere al gancho trapero?

    En fin, ¡un gusto, de veras!

  6. Gracias, Rafael.

    Como habrás visto en el post, “el endez” es uno de los nombres que se le daba al número 1. Para nosotros, ‘endez’ es el huevo que se pone en el nido a una gallina que debiendo poner no lo hace. Cuando la gallina ve ese huevo, entonces pone al lado uno de los suyos, y casi siempre queda poniendo normalmente.

    Años después una viejita me dijo que hiciera lo mismo con mi ahora ex mujer, que no había forma de que quedara en estado. Y cuando por enfermdad de su madre nos dejaron en casa, por una semana, a una recién nacida, ¡mi mujer quedó encinta!

  7. Increible. Felicidades.

    Me traía en un quebradero de cabeza no dar con una sola pista al respecto; sí, acortar las distancias de esta forma raras veces es tan grato.

    En verdad le agradezco su pronta respuesta y atención; ya iré volviendo a su blog con más regularidad a leer su agradable tono y contenido.

    Un saludo y ¡hasta pronto!

  8. Gracias, Rafael.

  9. De la lotería casera recuerdo un 24 de diciembre de 1958 en que mi madre, mi hermana Graciela y yo salíamos de la Misa del Gallo, que se realizaba en el pueblo de Bauta, provincia de La Habana, donde vivíamos, y, como día de fiesta al fin, mi mamá quiso entrar a la casa de una vecina donde otros amigos se reunían para jugar y así disfrutar un rato de su alegría si hacían.

    Pinta esquina, el Bonito, centro, o cartón lleno. La dueña de la casa era una persona mayor y era más divertido verla a ella que a los demás, pues cuando no ganaba se ponía furiosa y entonces cambiaba de cartón, otro y otro, y la suerte no la acompañaba.

    Este juego se hacía pero sin que mediara dinero, pero aún así, no pocos se molestaron ese día cuando no ganaban.

    Estela.

  10. Carmen Riquelme

    Me ha encantado tu artículo y, con tu permiso y, por supuesto, citándote como fuente, me gustaría compartirlo en mi blog.

    Un cordial saludo,
    Carmen

  11. No hay problema, Carmen. Gracias.

  12. María Rosa Gallardo

    Sr. Carlos M. Padrón, primero que todo, ¡bendiciones! Espero llegar a tiempo y que mi e-mail sea visto y atendido al igual que los que he disfrutado leyendo en este espacio que es genial, y usted muy simpático. Me trae muchos recuerdos de infancia, pues en casa, donde me crié, jugaban semana a semana entre familiares y vecinos del pasaje. También Solís, yerno de mamá, era quien cantaba y usaba todos esos apodos dados a los números.

    Ahora soy adulta mayor, presido un C.A.M., y una de las socias, en reunión (viernes) se dio cuenta de que había salido el “pa’rriba y pa’bajo” (69) luego de tres números más ya cantados, porque hablaba por fono, y muy molesta y falta de educación reclamaba “hecho que no aceptamos” por respeto al resto que atendían el juego con entusiasmo.

    Lo más engorroso es que nos trató de tramposas, hecho que me tiene bastante contrariada pues jamás he estado en afán y costumbres el timar, engañar, falsear e incluso eso quiere decir estafa y sinvergüenzas.

    Por favor, usted, que sabe bien de reglas al respecto, ¿me puede corroborar si está en la razón dicha dama?

    Cariños,
    Maroga

  13. Gracias, Maroga, por su comentario. Con gusto trataría de contestar, pero, sinceramente, no entiendo lo que usted me pide, que parece ser lo que dijo la tal dama que hablaba por fono. Tampoco sé qué signifa C.A.M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *