154 Visitas directas

[LE}-- De baturros. donostiarras, charros,... e insultos

29.02.08

A. de Miguel

Pedro Campos, siempre tan aguerrido, comenta: “Es pasmosa su ignorancia en cuestiones lingüísticas”.

No lo sabe usted bien, don Pedro. Recojo su admonición: “Sepa usted que para un aragonés es insultante que lo califiquen de baturro. Y más si a una muchacha aragonesa la llaman moza baturra”. Para empezar, no admito esa discriminación sexista. Si baturro resulta insultante, lo es para los dos sexos. Pero se me hace duro reconocer que sea un apelativo insultante. Para mí es más bien cariñoso. Por otro lado baturros son los de Zaragoza, no los de Huesca o Teruel. El insulto está en la intención, no en la palabra. Un baturrico es el zaragozano, como donostiarra es de San Sebastián o charro el de Salamanca. Churro para el de Teruel sí pudo ser en su origen algo despectivo, pero ya no lo es. Qué curioso, el sonido de la erre para todos esos gentilicios populares. Esas personas que ven insultos donde no los hay padecen una extraña enfermedad por la que los dedos se les hacen huéspedes.

Les supongo al tanto, señores libertarios, de los dimes y diretes del justiciero Pedro Campos. Ahora escribe “Contra lo que usted supone, tengo mucho sentido del humor. Me suelo reír bastante de las cosas que usted escribe, con su pretensión de saber de lenguaje… No quiero imaginar los contenidos de su curso sobre lengua, literatura y sociedad, pero imagino que asistir a alguna de sus clases debe ser también desternillante”.

Vamos a ver, buen hombre, el sentido del humor se tiene porque otros lo ven así, no porque uno presuma de ello. Por otra parte, el auténtico sentido del humor consiste en saber reírse de uno mismo, de sus cosas. Es evidente, don Pedro, que Dios no le ha llamado por ese camino.

Respecto a la presunción que hace sobre uno de los cursos que estoy dando en San Antonio, le diré que los alumnos se lo pasan muy bien, aunque supongo que sus ternillas siguen en su sitio. Hay un grupo que me coloca grabadoras para llevarse a casa mis intervenciones (que son de tres horas). Asisten a clase más alumnos de los que están matriculados. Todos ellos se han provisto de la docena de libros y artículos que les he dado para documentarse. Algunos siguen este corralillo de LD y, por tanto, imagino que están enterados de la personalidad de don Pedro, dicho sea para la satisfacción del ego de mi facundo adversario.

LD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>