[*Otros}– Los ramos de frutas en las fiestas de la isla de La Palma (Canarias) / José G. Rodríguez Escudero

José Guillermo Rodríguez Escudero

El pintoresquismo de las fiestas de los pueblos todavía se conserva en algunos lugares mientras que, en otros, persisten tan sólo reductos de aquel ambiente festivo.

Los ramos o racimos de frutas asociados a las fiestas patronales son muy antiguos, y se confeccionaban en casi todos los municipios de La Palma. Los pórticos de las iglesias y ermitas, por ejemplo, se adornaban con cintas de seda y piñatas de frutos variados. Un enrame festivo antes generalizado pero sólo conservado en la actualidad en Breña Alta y en Las Lomadas (San Andrés y Sauces). En ambos casos se trata de unas ofrendas artesanas, naturales, populares y coloristas para honrar a San Pedro Papa en su onomástica del 29 de junio.

Existen numerosas referencias a la antigüedad de este bello rito festivo. La lustral “Bajada de la Virgen de Las Nieves”, y el resto de las fiestas derivadas de la Patrona Insular, celebraciones por antonomasia de La Palma y de la que emanan todos los festejos populares palmeros, no iba a carecer de ellos.

“… hallábase este llano, que es el principio de esta ciudad, frondosamente adornado de Ramos, flores y banderas, donde llegada que fue la Señora, hizo pausa vajo un arco hecho de obra aunque campestre, primorosa […] .Al entrar en dicha plaza del Patriarca Domingo, se mirava todo hecho un monte, el más frondoso con la mucha variedad de ramos y Arboles, de atributos de la Virgen […] eran sus flores, de las más primorosas de Génova, tan diversas como hermosas, y otras, de pasta y escarcha; los ramos de frutos artificiales, también de Génova, tan naturales que hasía dudar la vista el primor del aseo, si fue naturaleza el artificio […] Despidiese aquí, en su llano el Santo Patriarca y se prosigue con la Procesión a las Claras. Estaban las calles, desde el convento a dicho monasterio, llenas de vanderas y Ramos frondozos, como también toda la Calle Real, que era un parayso assí en ramos como en flores [..] estaba lleno de vanderas, en astas mui descolladas, vestidas de ramos y flores y multitud de arboles y ramos […]”

Descripción Verdadera… 1765

TraperasEnBalcones

Al igual que en todos los lugares de la capital palmera por donde pasaban las solemnes y multitudinarias procesiones de la milagrosa imagen de la Virgen de Las Nieves, se presentaban las fachadas, ventanas, balcones y plazas con profusión de adornos y colgaduras. La completa descripción de estos altares y decoraciones efímeros nos lo ofrece —además del anterior documento de 1765, por ejemplo— el manuscrito de la Bajada de la Señora de 1815.

RamoEnVentana

En él se da una idea del aspecto que podía presentar la pequeña ciudad de La Palma de entonces: “[…] A los lados del trono había una en uno una palma y en otro un Plátano […] En dicha noche los del lugar de San Pedro que enramaban el día siguiente, adornaron la plaza que parecía el monte: al medio había un pino que lo trajeron 12 hombres y con poca diferencia eran los demás ramos […] En el tanquito del Consejo una hermosa glorieta con palmas, plátanos y multitud de flores […] Todo eran banderas, fuegos y composiciones, ramas, cortinas, nubes, trapos, espejitos, damascos, angelitos, flores, frutas, tela de oro, festones de flores, láminas, ramos de frutas, láminas, guarniciones de plata, banderas, rasoliso, talcos […] Fue toda la diversión en la bocacalle de la Cuesta de Miguel Agustín pues además de los buenos fuegos que tuvo, había un paso figurando un jardín en el cual había de todas las frutas que se conocen en esta isla […]”

A lo largo de la calle Real de Santa Cruz de La Palma se colocaron en julio de 2005 varios arcos triunfales con motivo de los festejos lustrales en honor a la Virgen de Las Nieves, Patrona de La Palma, como se hacía antiguamente.

detalle arco 2005

Sirvieron para adornar el recorrido de la Bandera de María en su subida hasta el Castillo de la Virgen por la mañana, y, por la tarde, el de la Bajada del Trono —o Equipaje de la Virgen— desde el Santuario hasta El Salvador.

Estos arcos traídos como ofrenda a la Morenita desde Breña Alta (San Pedro) y desde Garafía (San Antonio del Monte) contaron con el adorno de preciosos ramos de frutas. A las peonzas se unieron otros racimos confeccionados de curiosas formas: las dos llaves de San Pedro cruzadas; la cátedra del Papa; una gran tiara de tres coronas, símbolo del Pontífice; etc.

San Antonio del Monte

También en los grandes maceteros de la Plaza de España se plantaron varios ramos estilizados hechos con naranjas, peras, membrillos, limones, pimientos rojos, manzanas, etc. Así mismo, en todo el recorrido de la Calle Real, se colocaron traperas con los productos más típicos de nuestra Isla, en los que no pudieron faltar muchos racimos y cestos de frutas variadas colgadas en balcones, galerías y ventanales.

La tradición de los ramos de frutas en las fiestas de La Palma se pierde en el tiempo. Como dijimos, dos de los bellos ejemplos que aún se conservan en nuestros días y que tanto proliferaban en nuestro entorno festivo están relacionados con las fiestas patronales del Barrio de Las Lomadas en la Villa de San Andrés y Sauces y en las del casco de Breña Alta.

Lucida novena en honor del Príncipe de los Apóstoles, con profusión de flores y lucimiento de los tradicionales Racimos de Frutas

Diario de Avisos, (27 de junio de 1949)

Bajada del Trono julio 2005

 

Como reza el mencionado periódico, decano de la prensa de Canarias y fundado en Santa Cruz de La Palma, ya eran tradicionales en las fiestas del “Primer Papa” en Breña Alta en 1949. Continúa informándonos el periodista anónimo de que en la víspera del día del Patrón de ese municipio del Este de La Palma, 28 de junio, tendría lugar “a las 16:00: engalanamiento de la plaza e inmediaciones, y confección de los antiguos arcos de ramaje y racimos de sabrosos frutos”. El mismo medio anunciaba el 27 de junio de 1953 que “el tradicional arco de ramajes lucirá hermosos racimos de frutas”.

Afortunadamente, en el programa de las fiestas patronales de Breña Alta de 2008 aún puede leerse: “Día 29 de junio, a las 09:00, colocación de los tradicionales ramos de frutas en el arco confeccionado en honor de San Pedro Apóstol, patrón del Municipio”.

Arco de San Pedro con tres ramos de frutas

Por la pendiente callejuela cercana a la iglesia parroquial de Breña Alta, llamada “Calle del Arco”, desfila la procesión de San Pedro y San Isidro el día de la onomástica del primero. De un arco de medio punto levantado en su honor —actualmente el único que se erige—, cuelgan desde temprana hora tres magníficos ramos de frutas: dos en forma de peonza o campana, etc., y otro más grande en el centro que tiene el aspecto de barcaza de pescador en el que asoma el busto del Apóstol.

En la edición de 1989 se colgó una réplica de la imagen de San Pedro Papa sentado en su cátedra o trono confeccionado con vistosas frutas frescas. Todavía se adornan los ciriales, en forma de faroles de plata, que son portados delante de la procesión con decoración frutal y floral.

Ciriales de San Pedro de Breña Alta

Se ha perdido la ofrenda de ramos de frutas que hacían todos los barrios de Breña Alta a su Patrón y que se colocaban en los arcos de brezo y monteverde de San Pedro, así como en el interior del templo parroquial. Sólo se mantiene la ofrenda del barrio de San Isidro, cuya imagen acompaña también en la procesión, tras llegar al casco en alegre romería desde su ermita del monte una semana antes.

Los ramos se confeccionan de frutos carnosos diferentes, formando simétricas franjas, paralelas y circundantes, combinando frutas, tamaños y colores, rematados los extremos con gajos de uvas. Se emplean las frutas de temporada, que siempre suelen ser ciruelas, naranjas, peras, uvas, albaricoques, guindas salvajes, etc. Se suele concluir el laborioso acabado con claveles blancos o rojos para darle más vistosidad al conjunto. Hernández Pérez nos aclara que “en su conjunto semejan una lámpara barroca o rococó”.

El uso de grandes y coloridos ramos de frutas para adornar arcos, altares efímeros y el interior de los templos se ha perdido también en las fiestas de La Cruz. Recordemos el dicho “La Pavona siempre gana en fruta, banderas y rama”. La Cruz de la Pavona, en San Isidro, es una de las cruces más célebres de las Breñas.

El periódico insular El Time, el 19 de junio de 1864, describía también el ornato con que el pueblo de Los Llanos de Aridane honraba a la Virgen de Los Remedios en sus fiestas: “la carrera estaba totalmente llena de ramos y flores y sembradas de banderas…”

En Villa de Mazo, en la década de los sesenta del pasado siglo, encontramos los orígenes de las espectaculares y efímeras manifestaciones de la fiesta del Corpus Christi actual. Velázquez Ramos, en su obra sobre el municipio, nos describe uno de los primeros testimonios gráficos de los arcos y altares en honor al Santísimo. Aquél “aparece profusamente adornado de blandones con largas velas y varias mandarlas concéntricas alrededor de una gran custodia, todo ello confeccionado, posiblemente, de semillas, frutos y flores.”

Fray Juan Francisco de Medinilla y Tobalina estuvo de visita misionera en varias localidades de La Palma en 1758. El fraile, procedente del convento mercedario de Olmedo (Valladolid), llegó a San Andrés donde quedó gratamente sorprendido por las enramadas con arcos y ramos de frutas. Escribió: “…y salió la procesión, havia ramas en forma de arco, cargadas de mucha fruta; y en la Iglesia havia flores, frutas, membrillos, naranxas…”

Era una costumbre generalizada el adorno del Monumento del Jueves Santo con flores y frutas. Así, Fernández García nos informaba de que “por las cuentas de fábrica del año 1706 se sabe que el Monumento de la época se adornaba con naranjas y flores haciéndose unos característicos ramos, costumbre ésta que perduró hasta casi nuestros días, pero en el Santuario de Las Nieves”.

En varios puntos de las vecinas islas de Tenerife y La Gomera también se confeccionan las piñas de frutas para honrar a sus santos patrones. Algunas forman distintas figuras, siendo muy conocidas las de los “Corazones de Tejina” (La Laguna), pero hay más variedades, como en los barrios altos de Icod de Los Vinos.

El Cabildo de La Gomera cuenta con una de las obras más significativas de José de Aguiar que compendia toda su teoría folklorista: la Romería de San Juan (1924). Como todos los festejos del solsticio, gira en torno a la alegría por la cosecha, en este caso, de frutos que, puestos en pértigas y al son del tambor y las chácaras son regalados a cambio de un aguinaldo.

Así mismo, encontramos cómo una pintura costumbrista de 1843 de la isla portuguesa de Madeira mostraba un gran racimo de frutos en forma de peonza, similar a la de Breña Alta, pero en este caso, sujeta con una anilla a una vara que era transportada a hombros por dos lugareños.

Hernández Concepción nos informaba en la prensa local de cómo se enramaban las cañas empleadas por los “Galanes” en Puntallana para la ceremonia intramuros de la Resurrección de Cristo. Aparte de flores, cintas, campanillas, rosquetes… se confeccionaban ramos de frutas propias de la época e incluso aquéllas que se conseguían fuera de tiempo, como nísperos, duraznos, peras… Es más, recordaba cómo había una clase de pera que du
raba hasta Pascua si era colgada hacia abajo con un hilo.

Otro ejemplo de racimos lo encontramos en las fiestas de la Candelaria de Tijarafe celebradas el 8 de septiembre de 1865. El corresponsal del municipio informaba en periódico El Time de que “… copiosa multitud de luces ardían sobre el altar y en los demás sitios aparentes, flores y frutas en profusión mezclaban sus suaves aromas con el incienso”. También escribía que “más tarde se saca la imagen de la Virgen en procesión por las calles adornadas con banderas y ramos…”

En la antigua ermita de San Pedro de Las Lomadas en la Villa de San Andrés y Sauces aún continúan confeccionándose los olorosos ramos de vistosas frutas. En el programa festivo del mes de junio de 1994, por ejemplo, aún podía leerse: “a las 4 de la tarde, colocación de los tradicionales ramos de frutas del país y enrame de la iglesia por varias señoritas de esta localidad”.

“Un año más hemos llegado

a la fiesta de San Pedro,

Alegría para todos

y en especial para el pueblo […]

A recoger el dinero

para la orquesta pagar,

y pendiente de los arcos

para los ramos colgar […]

«Homenaje a Saturnino», Gaudelia Expósito Lorenzo

La investigadora Hernández Pérez nos informaba en su trabajo sobre las fiestas palmeras de cómo en diferentes patios y locales de dicho pago norteño se reunían las jóvenes para montar un armazón “normalmente de alambre, donde van incorporando diferentes frutas de la temporada”. Nos recuerda también cómo un año, tras decidirse que había que poner guindas al racimo y comprobar que no había en el lugar, se tuvo que ir hasta Puntagorda.

“[…] Los ramos de frutas

la víspera quedan hechos.

Aquéllos que nos visitan

se quedan mirando al techo […]”

«San Pedro 2008», Gaudelia Expósito Lorenzo

Era frecuente observar cómo varios vecinos “con promesas” acudían a la ermita, o a los locales donde se confeccionaban los ramos, con varios kilos de frutas para que fueran usadas en ellos. Una vez terminados, se trasladaban con delicadeza hasta el interior de la ermita de San Pedro de Las Lomadas (erigida antes de 1525) para colgarlos “de los tirantes y crujías del techo mudéjar”. Magníficos adornos florales y frutales aún adornan la pequeña y recoleta ermita.

[…] Cuando celebran la fiesta

por los árboles pasamos,

miramos a ver si hay frutas

para poner en los ramos.

El enrame es muy bonito

y además tradicional,

él nos dice fijamente

mirando desde el altar:

“Dejen la iglesia bonita

que esto es una vez al año.

No deben nunca olvidar

que soy el patrón del barrio [..]”

«A San Pedro», Gaudelia Expósito Lorenzo

Hasta hace unos años, estos ramos de San Pedro se subastaban para recaudar fondos, y con ellos hacer frente a los numerosos gastos de las fiestas y a beneficio de la ermita, etc.

El momento de la subasta era muy esperado por los solteros de Las Lomadas y de los barrios colindantes puesto que, ya conocedores del ramo hecho por su “amor secreto”, pujaban dejándose los ahorrillos en el intento. Hernández Pérez también nos decía que mientras esto pasaba, “ellas en corro, iban interpretando estos mensajes de amor. Más de un noviazgo se hizo de esta bella manera en Las Lomadas”.

***

BIBLIOGRAFÍA

  • ABDÓ PÉREZ, Antonio; REY BRITO, Pilar; PÉREZ MORERA, Jesús. Descripción Verdadera de los solemnes Cultos y célebres funciones que la mui noble y leal Ciudad de Sta Cruz en la Ysla del Señor San Miguel de La Palma consagró a María Santísima de las Nieves en su vaxada a dicha Ciudad en el quinquenio de este año de 1765. Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, 1989. El Time, n º. 159, (16 de septiembre de 1866).
  • EXPÓSITO LORENZO, Gaudelia. Versos en el Tiempo, Ediciones Alternativas, 2007.
  • Idem. «San Pedro 2008», Programa de las Fiestas en honor de San Pedro y San Pablo, Ayuntamiento San Andrés y Sauces, CajaCanarias, Cabildo de La Palma, 2008.
  • FERNÁNDEZ GARCÍA, Alberto-José. «Notas históricas de la Semana Santa de Santa Cruz de La Palma», Diario de Avisos (3 de abril de 1963)
  • Idem. Descripción de todo lo que pasó en la Bajada de Nieves en La Palma año de 1815, Cabildo de La Palma, Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, CajaCanarias, 1997.
  • HERNÁNDEZ CONCEPCIÓN, María Candelaria. «Los Galanes de Puntallana», Diario de Avisos, (7 de abril de 1996).
  • HERNÁNDEZ PÉREZ, María Victoria. La Isla de La Palma. Las Fiestas y Tradiciones, Centro de la Cultura Popular Canaria, 2001.
  • PÉREZ GONZÁLEZ, Ramón; ZAPATA HERNÁNDEZ, Vicente. «Una visión geográfica y socioeconómica de La Palma a mediados del siglo XVIII: el manuscrito de Juan de Medinilla», en I Encuentro de Geografía, Historia y Arte, Patronato del V Centenario de la Fundación de Santa Cruz de La Palma, 1993.
  • VELAZQUEZ RAMOS, Cirilo. Historia General de Villa de Mazo. C.C.P.C. Ayuntamiento de Villa de Mazo, 1999.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *