[*Opino}– La simetría del rostro y la cualidad de sexy

Carlos M. Padrón

No me convence esa aseveración, hecha en el artículo que sigue, de que una cara simétrica resulta muy sexy, pues he visto muchas caras femeninas —y será de mujeres de lo que hable, por supuesto— que podría yo clasificar como perfectamente simétricas, pero su dueña —que no la cara— no me ha parecido nada sexy.

Lo de que “no la cara” lo menciono porque sexy es la persona como un todo, no una parte de su cuerpo,… excepto en el caso de la voz, pues puede ocurrir que una mujer tenga una voz sexy, pero ella, como persona, sea repulsiva; esto ocurre mucho cuando la primera vez que se escucha la voz es por teléfono, y luego ve uno a su dueña en vivo y en directo.

En esto he descubierto que las más de las veces que al hablar por teléfono con una mujer encuentro que su voz suena dulce o sexy, esa mujer es fea. En cambio, lo contrario no se cumple con tanta frecuencia.

Me resulta evidente que existe un factor que es clave y que determina si un rostro —o hasta un cuerpo completo, la forma de caminar, de gesticular, etc.— es o no es sexy. Y aún no he sabido que nadie haya logrado determinar cuál es ese factor, a menos que sea subjetivo, en cuyo caso no hay mucho que averiguar.

Y de subjetivo tiene mucho pues, por ejemplo, los más de los hombres aseguran que Marilyn Monroe era sexy, pero yo no le vi nunca nada de eso; lo mismo me ocurrió con la Brigitte Bardot y Elizabeth Taylor. Dicen que Angelina Jolie es sexy, y a mí me parece fea, con una boca que recuerda el culo de una vaca; vésase si no estas caricaturas:

Quienes hicieron estas caricaturas tienen de la bocPitt Joliea de la Jolie la misma opinión que yo. Pero Brad Pitt no tiene el mismo gusto que yo, pues yo me habría quedado con la Jennifer Aniston, que está más buena. Por ejemplo, en la película “She’s the one”, por nombrar una, está de un bueno como para ponerse a llorar de desconsuelo.

¿Que Cameron Diaz es sexy? Yo no voltearía a mirarla si me la tropezara en la calle. Que Jennifer Lopez es sexy, pero a mí me parece vulgar, etc.

Para mí, sexy es Sharon Stone, Elisabeth Shue, Senta Berger, Maribel Verdú (especialmente hace años, cuando hizo “Amantes”, pues ahora está muy flaca), Julie Christi (que en “Dr. Zhivago” encarnó a la amante que todo hombre quisiera tener; Julie Andrews, en cambio, me parece frígida), Juliette Binoche,… y otras muchas actrices que tienen la virtud de alterar mi testosterona cuando las veo en pantalla.

En general, lo de sexy se me da más donde predomina la carne que donde predominan los huesos, y por eso en el mundo real hay mujeres que me resultan sexy a pesar de que son gorditas y, a veces, hasta feas, pero es poco probable que una flacuchenta me resulte sexy.

Las mujeres lindas, las tipo Barbie, no me resultan sexy (Wynona Rider, Meg Ryan, Catherine Zeta Jones, Charlize Theron,…), ni tampoco las “simpáticas” (Goldie Hawn, Doris Day, Reese Witherspoon,…).

A algunas me resulta imposible verlas sexy, bien por muy feas (Sarah Jessica Parker, de quien con toda razón han dicho que tiene cara de caballo —y mejor no hablar de sus piernas—; Barbra Streisand,…), o bien porque, aunque pudieran ser bellas, la frialdad de su expresión me asusta (Nicole Kidman, Sela Ward, Glenda Close,…), o me repele y exaspera su aire de mujer fatal (Mia Farrow) o de boba (Sandra Bullock, por más que esté buena y no sea fea).

Algunas me resultan bellas pero no sexy (Marta Toren, Ann Blyth, Candice Bergen,…).

Otras me resultan sexy pero no lindas ni bellas (Elisabeth Shue y Hillary Swank).

Muchas de las personas a quienes he dicho que Hillary Swank me atrae mucho se han manifestado extrañadas, pero ella tiene, al menos para mí y en la pantalla, todos los ingredientes que además de la carne y las curvas debe reunir una mujer para que me resulte sexy: que se le note en la mirada, generalmente densa, una suerte de lujuria latente, un deseo velado y, sobre todo, un reflejo de tomarse el sexo en serio y con pasión. Las mujeres sexy son la antítesis de una Barbie, de la frivolidad y la superficialidad.

A pesar de todo esto, no logro averiguar, con exactitud y tan bien como yo quisiera, en qué reside la cualidad de sexy, algo que me ha preocupado desde mi adolescencia, y que me preocupa tanto más cuanto más tiempo pasa.

Me inclino por atribuir a lo sexy lo que acerca de la belleza dijera Jorge Luis Borges: “… es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica”.

***

07 de mayo de 2008

Tanto para los humanos como para la mayoría de los primates, una cara simétrica resulta muy sexy.

En la Universidad escocesa de Stirling, el investigador Anthony Little y sus colegas han medido los niveles de simetría y dimorfismo sexual —o sea, qué tan femenino o masculino es un rostro— en sujetos europeos y africanos, e incluso en primates. Y en todos los casos han comprobado que los varones simétricos tienen proporciones faciales más masculinas, mientras que las proporciones faciales de las hembras simétricas suelen ser más femeninas.

Aunque los científicos desconocen por qué la combinación de ambos aspectos resulta atractiva, en la revista PLoS ONE proponen que estas características podrían ser un indicador de la calidad genética o de algún otro aspecto biológico, como la fertilidad.

No es el primer trabajo del profesor Little sobre fisonomía facial. Hace unos meses, en un estudio pionero con 160 parejas, este británico comprobó que las personas que viven mucho tiempo juntas terminan pareciéndose físicamente una a la otra. Y el año pasado publicó un artículo en Evolution and Human Behavior demostrando que la forma de la cara de los candidatos políticos permite predecir quién ganará y quién perderá las elecciones.

Actualmente, Anthony Little y su equipo llevan a cabo en la web www.alittlelab.com varios estudios sobre la percepción humana de la belleza facial, en los que cualquier internauta puede participar respondiendo a unas sencillas preguntas. En el mismo website, Little ha puesto en marcha otro test online para averiguar qué buscamos en una pareja.

MUY

Una respuesta a “[*Opino}– La simetría del rostro y la cualidad de sexy

  1. Mónica Bellucci es la definición de mujer.

    Es preferible ser atractiva que guapa, delicada o bonita… porque, como dices, que una persona sea sexy o atractiva conlleva e implica la totalidad del conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *