[*Opino}– La obsesión femenina por los senos "perfectos"

El entrecomillado en “perfectos” lo puse yo, pues los implantes mamarios distan mucho de resultar en un seno perfecto.

A leguas se nota que los senos que muestra la foto que acompaña a este artículo, tan bien redondeados y enhiestos, son falsos, y sigo sin poder entender por qué a las mujeres les gusta algo así que, al menos a mí y a muchas otras personas que conozco —tanto hombres como mujeres— nos resulta feo y repulsivo.

El artículo dice que lo hacen para ser más atractivas a los hombres; no lo creo, es para competir con otras mujeres.

Sólo entendería que lo hicieran quienes han sufrido la extirpación de seno(s), siempre que optaran por algo de tamaño discreto.

Además, en los primeros puestos del ranking de los países en que más implantes mamarios se hacen tiene que estar Venezuela, pues aquí la implantación de tetas de silicona es algo que se ve a diestra y siniestra, y en mujeres de hasta las clases sociales de muy poco poder adquisitvo..

***

16 Noviembre 08

A. Jiménez

Las brasileñas prefieren tallas más pequeñas, como una 85, mientras que las italianas y españolas se decantan por la 95 o la 100. Tras un crecimiento de un 10% anual en el último lustro, la crisis financiera ha provocado en 2008 una caída de cerca del 15% en las ventas de prótesis para aumentar los senos. Por otra parte, surgen nuevas alternativas a la silicona, como remodelar el busto con grasa de las “cartucheras”.

Despierta algo más que las pasiones pero, bien por exceso o por defecto, y por la gravedad —que también hace lo suyo— cada vez más mujeres se lanzan directas al bisturí para “colocar” o aumentar la talla del sujetador. Al menos, así lo apuntan las últimas estadísticas.

senosfalos

Cerca de 55.000 prótesis de silicona vendidas en España anualmente dan fe de la popularidad de este fenómeno, que ha aumentado en los últimos años. De hecho, según han revelado fuentes del sector, en el último lustro el incremento en el mercado ha sido de un 10% anual. No obstante, con motivo de la galopante crisis económica, entre 2007 y 2008 las cifras han dado un giro y se está registrando un descenso de cerca del 15% aproximadamente.

Números arriba o abajo, las españolas echan cuentas y se las ingenian para permitirse un pecho perfecto. Por eso, España es el país de la Unión Europea que implanta más prótesis mamarias, y el cuarto en el mundo, detrás de Estados Unidos, México y Argentina [1]. El motivo es que, a fin de cuentas, mostramos más nuestro cuerpo que los vecinos del norte.

Se insiste, además, en que el aumento mamario mediante prótesis, técnicamente denominado mamoplastia, es una de las intervenciones de cirugía plástica más populares en nuestro país. Y el perfil más frecuente que acude a consulta está entre los 20 y los 35 años, aproximadamente. Las primeras, porque comienzan una vida activa en sus relaciones de pareja y quieren estar atractivas, y las segundas porque, tras el embarazo, su geografía corporal se ha visto alterada y sus senos ya no son lo que eran.

El perfil tiene que ver con el gusto y usos de los diferentes países. No se tiene el mismo concepto en Brasil que en Italia o España. En el primero el socialmente aceptado es un volumen medio-bajo, porque hace más calor, el cuerpo se expone más al sol y no resulta cómodo ni estético un volumen de 110, por ejemplo. Para sentirse cómoda, la mujer prefiere una 85-90.

Por el contrario, las españolas eligen una talla normal, entre 90 y 95, pero raramente una 100. Las italianas, las más exhuberantes, se decantan por algo más llamativo, por encima de la 100 de talla.

Lo último

Desde la polémica desatada hace más de una década en los Estados Unidos a consecuencia de las “chapuzas” que se registraron en manos de profesionales poco calificados en clínicas fraudulentas, las cosas han cambiado, y a raíz de este problema se cuestionó el uso de silicona y se quiso sustituir por aceite de soja, algo que fue retirado por las autoridades. Otro de los problemas que dieron mala fama a la silicona fue que antes se temía que las prótesis enmascararan el cáncer, pero ahora existen mamografías de alta resolución capaces de distinguir las prótesis de los nódulos.

Una de las innovaciones que se plantean es la que en países como Japón a se ha aplicado hasta ahora mujeres mastectomizadas, y ahora en España también para aquéllas que desean aumentar o embellecer sus senos. Se trata de reconstruir las mamas extrayendo células de la grasa abdominal o del muslo de la propia paciente.

La medicina regenerativa representa el futuro, como extraer mediante una simple aspiración las celulas grasas —los adipocitos, hasta ahora vistos sólo como implicados en el desarrollo de las antiestéticas cartucheras— de la cadera de la paciente y reinyectarlas en su pecho; el resultado es más natural.

Esas céluas grasas se introducen sobre el plano muscular, creando un depósito de células vivas con capacidad de crecimiento. Los fracasos de hace unos años se debían al manejo inadecuado de estos trasplantes, y a la inyección de grandes volúmenes en una sola sesión, que determinaban la “asfixia” y muerte celular. Pero esto ya está superado, y ahora se inyectan adipocitos, preferiblemente adipocitos “jóvenes” (pre-adipocitos) en las cantidades apropiadas, y éstos se desarrollan adecuadamente.

Es una cirugía ambulatoria, mínimamente invasiva, que no precisa de grandes incisiones ni para obtener el tejido ni para insertarlo y que minimiza los efectos propios de una intervención, al tratarse de injertos de la grasa de la propia paciente.

Recientemente, ha salido a la luz con una denominación un tanto pintoresca: el “mamolifting con lipofilling”. No obstante, los profesionales advierten de la importancia de ser precavidos y no dejarse llevar por la publicidad, pues con este tipo de cirugía, además de resultar muy cara, pueden formarse calcificaciones. Todavía hay que trabajar mucho y con cautela al respecto, pues cando se inyecta la grasa, parte se transforma en quistes oleosos (de aceite) y parte se va a calcificar. Y esas calcificaciones pueden enmascarar un tumor mamario.

Ante el “boom” de lo mínimamente invasivo, otra de las variantes de aumento del busto es el gel de ácido hialurónico no animal. Se trata de un gel denso que se introduce por una cánula donde iría la prótesis. Basta una pequeña sedación, y no requiere hospitalización alguna. Los resultados son inmediatos, aunque el tamaño nunca será el mismo que con un implante. Esto es, el volumen que se alcanza es de aproximadamente 120 centímetros cúbicos, frente a los 400 que puede tener una prótesis.

Se trata de un método eficaz para aquellas mujeres que sólo deseen que sus senos aumenten un poco de tamaño. Los resultados son óptimos, pero, aunque dura, no es un aumento permanente: a los dos años ha desparecido por completo. Es pan para hoy y hambre para mañana, porque al final se reabsorbe.

Grasa, células madre, geles… y suero salino. Todo con tal de lucir un busto merecedor de las miradas más descaradas e indiscretas. Así, otra variante consiste en introducir detrás del músculo pectoral y a través del ombligo, una envoltura, una especie de “bolsita vacía”, que se rellena con la cantidad deseada de este suero. No está muy extendido este método, y el tacto que queda es desagradable y no resulta natural.

Una vez levantado el polvo de las críticas, por el momen
to, lo mejor es decantarse por lo tradicional, aunque perfeccionado: las prótesis de gel de silicona cohesivo, introducidas través de una pequeña incisión debajo de la areola. La dudas en este caso se ciernen sobre el dilema de si podrán amamantar a sus hijos. La mujer interpreta erróneamente como mama todo lo que es el pecho, pero como la prótesis se coloca detrás de la glándula mamaria, y el resto es grasa, lo que puede ocurrir es que fabrique menos leche.

Para evitar males mayores, es imprescindible hacer revisiones anuales después de colocar un implante, ues éstos no se garantizan de por vida; generalmente duran unos diez años aproximadamente. Las de suero salino, de hecho, duran menos, unos cuatro años.

Informarse bien y acudir a una buena clínica es tarea primordial antes de tomar cualquier decisión, porque la ignorancia es atrevida y puede jugar una mala pasada.

LR

14 Respuestas a “[*Opino}– La obsesión femenina por los senos "perfectos"

  1. Vicencio Díaz

    Yo creo que esto no es cierto de que sea una opinión femenina. Es la opinión masculina quien califica o descalifica la belleza de unos senos, cuando publica unos desnudos, hace una escultura, toma unas fotos. hace un comentario, etc.

    Los senos sólo sirven para ser mamados por los niños, y eso lo saben bien las féminas. Unos senos pequeños crecen al tamaño útil y necesario cuando se está amamantando. Las mujeres no necesitan ni corset ni sostenes para ser bellas; es más, no hay mujer fea o que no sea atractiva a no ser que tenga una malformación que distraiga la atención del observador, y, en todo caso, el problema es del observador y no de la observada.

  2. Estimado Vicencio, si las fénimas saben bien que los sinos sólo sirven para ser mamados por lo niños, ¿a qué diablos se pusieron los implantes de los que ya comentaste?

  3. Vicencio Díaz

    Simple mister Watson… No hay niños si no hay machos, y como de los machos no hay muchos, ellas corren esos riesgos, pues hay muchos machos que no saben para que son las mamas.

  4. Sigue creyendo, Vicencio.

    Las más de las prótesis “tetovetónicas” no se las ponen para complacer o llamar la atención de ningún mancho sino para competir, y dar envidia, a otras féminas.

    Repito: eres un feminista irredento. 🙂 Y no me salgas con que soy machista, pues sólo soy realista y me atengo a los hechos y evidencias.

  5. Vicencio Díaz

    Claro Carlos:

    Eso de competencia y envidia es un lenguaje muy común entre los vendedores y eso es una reacción muy inteligente en la caza del apetecido cliente. Disfrazarse aparentando lo que no se es, usar la publicidad, descalificar a las de la competencia,.. pero el objetivo es el mismo, llevarlo a la cama y darle utilidad a las mamas.

    Tu no eres machista, pero se que has escrito sobre el amor y en eso tienes razón. No se puede amar y tener hijos. Pero una mujer sabia lo puede hacer, aunque eso signifique que la sociedad la critique.

    Lo que veo como error de nuestra sociedad es que al hombre se le permita tener hijos, y complacerse sexualmente mientras que en la mujer eso luzca como aberrante.

    No se lo que es feminista, pero si se que me gustan las mujeres y a todas se los hago saber. Que ninguna se crea mejor que las otras, o que crea que yo me voy a abstener de ayudar a quien me necesite.

  6. Leonardo Masina

    Opino que es sólo cuestión de “aparentar”.

    El día en que descubran unas buenas (y fiables) prótesis PENARIAS, también los hombres correrán a implantárselas.

    Una mujer que está satisfecha con su pareja, automáticamente está satisfecha consigo misma y no tiene necesidad de recurrir al riesgo que representa una intervención quirúrgica sólo por querer aparentar.

    La gran mayoría de las mujeres que se han hecho implantes de pecho, por lo que se ve y se sabe, son “acomplejadas” e insatisfechas, y piensan que cambiando su apariencia pueden mejorar su situación.

    Hasta ahora, por lo que he visto y conozco, no me parece que los resultados, a mediano y largo plazo, hayan servido para mejorar su situación, más bien la han empeorado vistos los trastornos que luego ocasionan los implantes, botox y “mariqueras” varias (léase cirugía plástica) a las cuales hasta ahora se sometían personas con una real necesidad física. pero que, por la moda de aparentar más guapas, muchísimas mujeres, con el estado de bienestar, se han ido sometiendo y que ahora parece que también los hombres se están aficionando.

    Lo siento, pero creo que, aparte una deformidad o problema real que lo hace necesario, el sólo hecho de entrar en un quirófano para una intervención de quirúrgica plástica representa un alto riesgo para la vida. Todos los años se dan varios casos, aquí en España, que puedo considerar un país médicamente civilizado, de personas que si no mueren durante la intervención quedan en estado vegetativo o muy mermadas.

    Ya ni me puedo imaginar lo que pueda pasar en otros países menos desarrollados.

    Por otro lado, Vicencio, no te apegues a los que dice la Iglesia Católica, o sea, que el sexo tiene que ser sólo para procrear. Recuerda el dicho: “tiran dos tetas más que dos carretas”.

    Y si la mujer no sintiese satisfacción, no permitiría que el hombre se las mamara.

  7. Vicencio, si bien la definición que de feminismo da el DRAE dice que es el movimiento que quiere conseguir para las mujeres los mismos derechos que tienen los hombres, hoy en día eso se ha pasado de la raya, y las feministas actuales son las que quieren que se diga presidenta, comandanta, etc., porque alegan que la lengua española es machista; las que no aceptan un chiste que deje malparadas a las mujeres, como los que se hacen sobre la forma en que manejan; las que se oponen, porque los consideran machistas, a los concursos de belleza (pero las más de las mujeres darían la vida por llegar a Miss Mundo); las que por quítame allá esas pajas tachan de chauvinista (léase machista) a cualquiera que no acepte que ellas son la última coca-cola del desierto; etc.

    Por ejemplo, una vez en IBM-Madrid a una mujer IBMista se le cayó al piso uno de varios folletos que llevaba en sus manos.

    Yo, que iba detrás de ella, me agaché, lo recogí y cuando se lo di me armó tremendo zaperoco porque, dijo, ella no era ni estúpida ni inválida, y podía hacer eso por sí misma.

    Es una típica reacción de las feministas de hoy.

    Feminista es quien defiende tal movimiento.

  8. Vicencio Díaz

    Hola Leonardo… Un gran placer saludarte y desearte unas FELICES PASCUAS.

    Yo no soy religioso sino solo de la prestación de mis servicios a alguna viuda que lo requiera. De resto me dedico a muchas otras cosas, pero no sigo a ninguna institución humana y no hablo de ellas por respeto a los que si las siguen.

    Ya que estamos entre ex ibmistas, podemos hablar que los contactos de una computadora, con su mundo exterior son distintos: unos son discos, otra teipes, impresoras, lectoras de tarjetas, teleproceso y otras cosas similares. Lo mismo ocurre con las especie humana.

    La mujer tiene dos tipos de comportamiento sexual: el que tiene que ver con su sensualidad, lo cual también es compartido por los hombres y que exteriormente tiene que ver con tres tipos de contacto: el tacto el gusto y la presión rítmica, cosa que acompaña a las personas desde su infancia hasta la muerte.

    A cualquier abuelita le encantaría que alguien viniese y le mamase, que no es mamar sino acariciar con la lengua, cualquiera de sus partes erógenas en plena actividad pues esa sensibilidad no envejece. Lo mismo que cualquier abuelito que también tiene sus partes erógenas, le gustaría que le acariciasen, le hicieran su masaje, etc etc

    El recurso sexual que tiene la mujer es el de la maternidad, en que ella tiene que administrar inteligentemente su sensualidad para poder hacer sus funciones que le han sido encomendadas y para las cuales el macho no es sino su instrumento.

    La mitad de la edad de la mujer está asignada a la función esa, si es que ella así lo escoge pero que la sociedad la lleva restándole toda libertad de elección. La cuenta comienza a los 11, y a los 28 ya ha tenido tiempo mas que suficiente para haber tenido siete chamos. Ahí comienza su declive y si se dedicó a estudiar en una universidad, lo mas seguro es que se sienta en desventaja como mujer, pero ya está aplazada.

    Comienza entonces su declive que ella lo sabe, pues su reloj se lo va diciendo. El número de óvulos en ella y el número de orgasmos acumulados le marcan su destino.

    Ese reloj esta sujeto al Universo Moral, poco conocido e ignorado por la cultura contemporánea, pero que las mujeres habrán de pagar bien caro con su salud. Muchas mujeres serán sanadas gracias a su coraje y valentía en la medida de que se atrevan a ser felices y reciban su alimento a tiempo.

    Un abrazo y gracias por darme la oportunidad de saludarte.

  9. Vicencio Díaz

    Hola Carlos

    Yo estaba confundido… pero todos los -ismo me confunden, hasta el de Paraguaná.

    A mi me parece ese movimiento una estupidez, o mejor una irracionalidad. Eso de querer tener los mismos derechos que tiene el macho. Jajajaja, eso me parece de locura.

    ¿De cuando acá los machos tienen derechos? ¿Quien se los dió?

    Esas mujeres estan fuera de si. Por supuesto que no estoy con un movimiento que es contra natura.

  10. Jose Padron (el Tecnico)

    Sres. Carlos, Vicencio y Leonardo, recuerden:

    1.- Detrás de todo hombre de éxito hay una gran mujer.

    2.- Si la mujer se empeña en que pelees con tu mejor amigo, lo logra.

    3.- El matriarcado era una “forma de gobierno” y de hecho creo que en algunas regiones de África aún se practica algo como eso.

    4.- La anécdota que señala Carlos, cuando una feminista se empeña en eso, “llega casi a ser más machista que el mismo hombre”.

    5.- A veces a las lolas hechas no quieren ni que se las toquen (son sólo para ver).

    En resumen, en mi opinión creo que “unas lolas reconstruidas forman parte de la presunción de tenerlas”.

  11. José, complemento al punto 1. “Y detrás de la ruina de todo hombre, también” (aunque no necesariamente grande).

  12. Leonardo Masina

    Hola, Vicencio y José. Felices Pascuas también de mi parte (a Carlos ya se las he felicitado).

    Vicencio, puede que los dos hayamos malinterpretado lo respectivamente lo que escribiste sobre que “Los senos sólo sirven para ser mamados por los niños…”, frase en la que luego cambiaste lo de “mamado” por “acariciar con la lengua”, y lo que yo ponía referente a “no te apegues a lo que dice la Iglesia Católica”.

    Nunca he querido decir ni insinuar que seas un “religioso”, ni profesional ni aficionado, sino que me refería a la hipocresía de ciertas Iglesias o doctrinas que predican el “haz lo que yo digo y no lo que yo hago”, y ven pecado en todo aquello que quieren reservarse como derecho exclusivo para practicarlo sólo ellos en exclusiva.

    De acuerdo en que anatómicamente hombres y mujeres somos diferentes; no vamos a entrar en detalles ni repetir cosas que ya se han descrito y aclarado en este mismo post.

    José, de acuerdo con lo que escribes (describes), mejor no entro en más detalles, para evitar polémicas innecesarias con l@s “ -IST@S”. En esto coincido con Carlos.

    Referente a tu punto 3, hay regiones —sé que en China todavía las hay— que son un matriarcado ABSOLUTO en el que las mujeres practican la poliandria, o sea, que tienen varios “hombres”, que no maridos. Y las hay en prácticamente TODOS LOS CONTINENTES, creo que sólo se salva Europa, pero no estaría tan seguro porque con eso de l@s -ISMOS e -IST@S (a eso añado los GAY) me parece que se está llegando a un extremismo de desmoronamiento brutal de la sociedad actual.

    Una cosa está muy clara: al meterse con lo que se denominaba “el sexo débil”, uno tiene sólo las de perder. Así que me sorprende muchísimo que todavía ninguna haya intervenido en este post reivindicando sus derechos que, si vamos al caso, jamás nadie les ha quitado porque, cuando ellas quieren, saben muy bien sacar las uñas y defenderse.

  13. Leo, no te asombre que las mujeres no hayan terciado en esto, pues tampoco lo han hecho en ninguno de los otros artículos en que he generalizado (es importante que insista en esto) sobre su comportamiento social y, en especial, el relativo a su pareja —desde la escogencia (ellas escogen, como bien dijo José) hasta después de la maternidad— y en todo lo del drogamor.

    En mi opinión, no lo han hecho porque, como una vez me dijo una por email, “S, eso es verdad, ¿y?”. Y tiene razón ya que en gran parte seguirá siendo verdad porque “su/s” hombre/s lo han aceptado.

    Pero, eso sí, si quieres ver intervenciones de mujeres, métete en una red social —o “red de chismes”, como las llamo— y te darás gusto.

    Un buen ejemplo del uso que muchas dan a las redes sociales, y de su dependencia de la Naturaleza en lo relativo a maternidad, es el de una mujer que hace un par de meses me mandó la foto de su primer nieto y me pidió por favor que se la reenviara a todos los IBMistas de quienes yo tuviera la dirección electrónica.

    ¡Por amor de Dios! ¿¡Qué de especial tiene esa criatura —que, como casi todos los recién nacidos, es más bien fea— como para que su foto sea distribuida urbi et orbi!? ¿Acaso es, y se sabe con certeza que lo es, el esperado Mesías, el futuro Einstein o la reencarnación de Simón Bolívar?

    No, nada de eso, es que la abuela es una esclava más de su instinto maternal. Y lo peor es que, posiblemente, las más de las mujeres entenderían y justificarían su proceder.

    ¿Es esto algo racional o es sólo producto de un instinto animal? ¿Es algo que merece aplauso, o algo de lo que más vale que nos cuidemos?

    Las intervenciones de mujeres en este blog han sido en los artículos en los que he tratado sobre belleza física femenina, como el que versa acerca de las piernas. Los comentarios que en ése han puesto, algunos insultantes, son de antología. Y se entiende porque el artículo toca su frivolidad, su afán por parecer bonitas ante sus congéneres, que no ante los hombres.

  14. Leonardo Masina

    Justo a colofón de lo que comenté, justamente hoy lo escuche por las noticias —y tú me acabas de enviar el artículo: “ESPAÑA: Más de un tercio de los nacimientos en España son de madre soltera (¡No mejora el enfermo!)”— en demostración de los .-ISMOS y, si añadimos que, por gracia divina, todavía los gays no pueden reproducirse entre sí, ya tenemos más claro el panorama futuro: descenso de la natalidad. Que, añadido al aumento del “tercer sexo”, ni me quiero imaginar qué psará, en la parte del mundo que conocemos, dentro de un par de generaciones —¡imagino que DEGENERACIONES!—, entre METROSEXUALES, -IST@S que no quieren tener hijos, los que desafortunadamente no los pueden tener, los chinos que se reproducen como conejos y luego los dan en adopción al “primer Mundo” que, entre vagos y lo que haya, no pueden o no quieren tener hijos,…

    Con lo de la “globalización” nos veremos todos invadidos por ellos; desde lo más básico hasta los hijos vendrán con la etiqueta “Made in China”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *