[*ElPaso}– "Espejo de la Vida" / Poesías de Pedro Martín Hdez. y Castillo: Aridane

ARIDANE

Para el buen canario
Vicente Pérez Vergara.

El valle de Aridane, de rítmicas bellezas
y esencia de paisajes que ostenta mi peñón,
inspira a los artistas que admiran sus grandezas,
y en él hallan los vates fecunda inspiraci6n.

Quisiera en estos versos la ardiente fantasía
que tuvo el gran Zorrilla en música inspirada,
no obstante, de Aridane, cantando su valía,
figúrase mi musa al cielo transportada.

¡Oh, valle de las flores
y esencia de paisajes,
de místicos rumores
y ubérrimos boscajes!

Circundan a ese valle de liricos vergeles,
de ubérrimas praderas y estéticos jardines,
las cumbres más lozanas cubiertas de laureles,
y el risco legendario que se alza en sus confines.

y allá en el occidente, inquieto el mar Atlante,
que cumple del Supremo las leyes infinitas,
besando esta sus playas, y en música constante
de Dios forma un lenguaje con frases inauditas.

Las místicas esencias del Dios de los altares,
perfuman a ese valle de rítmica armonía.
Del templo en el misterio, igual que en los hogares,
entonan sus vivientes las glorias de María.

Las glorias de la excelsa mujer inmaculada;
de aquélla que dio al mundo la vida celestial,
de la Mirián bendita por Dios predestinada,
de la bendita madre del mísero mortal.

¡Oh, valle de las flores
y esencia de paisajes,
de místicos rumores
y ubérrimos boscajes!

Sus típicas aldeas, románticas y hermosas,
de ricas plataneras y alcázares triunfales,
parecen ser de Roma las vistas más famosas,
jardines palaciegos, vergeles tropicales.

Sus lindas poblaciones con quintas de recreo,
de páginas de gloria, de ensueños y venturas,
eternas florescencias de Venus y Morfeo,
son urbes delicadas que integran sus llanuras.

Sus campos y praderas son bosques crepitantes,
con árboles frutales que llevan al ambiente
sus nítidos perfumes de aroma exuberantes,
e inspiración a un tiempo producen a mi mente.

Sus auras matinales, sus nieblas nacaradas,
de tenues transparencias su cielo virginal;
y allá, en el horizonte, sus bellas alboradas
remonta en sus cantares al vate más genial.

Sus típicas mujeres pletóricas de amores,
que llevan de virtudes radiante y bello tul,
son ángeles del valle, son perlas de valores,
que esfuman su hermosura del cielo en el azul.

Su rústicos labriegos, sus hombres de sapiencia,
son hombres que a Minerva la adoran con el alma;
son hombres laboriosos, amantes de la ciencia,
que sueñan con el Valle, que sueñan con la Palma.

La patria de Carballo, profundo economista,
del que, como Becaria, rindió culto a la idea,
la cuna de un preclaro científico y artista
que allende del Atlante su triunfo le rodea.

Sus notas son rumores de un canto de folias,
de trinos que el canario difunde en la espesura;
sus notas son arpegios y dulces melodías
de frases de quereres, de idílica ternura.

Sus notas son el eco del viento en el boscaje;
susurro misterioso del agua de la fuente;
sus notas, en conjunto, son eco del lenguaje
y música sublime del Dios Omnipotente.

Destellos del Supremo dispersos en mi tierra,
cadencias del misterio de quien yo sigo en pos;
armónicos acentos de un cántico que encierra
esencias perfumadas por hálito de Dios.

~~~

El valle de Aridane, de rítmicas grandezas
y típicos paisajes que ostenta mi peñón,
es fuente inagotable de místicas bellezas,
esencia de los Cielos, de Dios emanación.

Una respuesta a “[*ElPaso}– "Espejo de la Vida" / Poesías de Pedro Martín Hdez. y Castillo: Aridane

  1. Linda poesía, pues en ella se describe cómo es Aridane en realidad, de ahí que su autor se inspirara y le diera a sus versos ese matiz que denota la belleza de Aridane. Es su sentir, y amor por su terruño, que es más que poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *