[*Opino}– SALUD: Alerta, personal y muy en serio, sobre la modalidad de vibración de los celulares

Carlos M. Padrón

El 22/04/2010 fui a consulta con un urólogo por una infección urinaria que me sobrevino en la madrugada del 18 de ese mes.

Además de a otros exámenes, el urólogo me sometió a una endoscopia de vejiga hecha a través de la uretra —creo que la cuarta que me han hecho en mi vida—, algo que es, a más de desagradable, un tanto doloroso a pesar de la anestesia.

De regreso en casa, me aligeré de ropa, me puse una bata de ésas de estar en casa, y me tendí en la cama tratando de no pensar en la pequeña molestia que iba en aumento a medida que pasaba el efecto de la anestesia.

Un tanto adormilado estaba yo cuando en el costado de la parte alta del muslo, justo donde descansaba el teléfono celular que yo había puesto en el bolsillo derecho de mi bata, sentí que vibraba el celular.

Extrañado porque al recibir una llamada debía vibrar y también repicar, pero no había repicado, lo saqué del bolsillo y comprobé que no tenía indicación de haber recibido llamada alguna, y en eso estaba, con el celular aún en mi mano, cuando volví a sentir en mi muslo la misma vibración, que continuó a intervalos de unos 3 segundos y con duración de unos 2 segundos o más cada vez.

Atribuí esa vibración a secuela de la endoscopia, aunque no recuerdo que las anteriores hayan tenido secuela alguna, y me dije que desaparecería pronto. Pero no fue así, pues al día siguiente reapareció más abajo, casi en el nacimiento del pene, donde resultaba más molesta que donde había comenzado.

Así siguió, día tras días, a veces en las mañanas, a veces al mediodía y a veces en la tarde y en la noche, pero no me abandonaba, sólo iba tal vez mermando la duración de cada vibración.

En mi próxima visita al urólogo, el 13/05/2010, le conté del caso y cómo había aparecido a raíz de la endoscopia que él me había hecho. El médico dijo no haber tenido nunca noticia de tal cosa, y la expresión de su rostro al oirme me sugirió que creía tener enfrente a un hipocondriaco o a alguien que se jactaba de padecer dolencias exóticas.

Para salir de dudas, me hizo un eco testicular que nada malo ni extraño encontró, así que regresé a casa frustrado porque seguía sintiendo a cada rato la bendita vibración.

En los siguientes días se presentó con menor frecuencia, sólo a ratos y siempre estando yo en estado de reposo. Así, la notaba más acostado que sentado, y más sentado que en pie y quieto, pero de cualquier forma se hacía presente cuando le daba la gana, y siempre en el mismo sitio de la parte baja derecha de la pelvis.

Sin embargo, el domingo 16/05/2010 comenzó a fastidiar a las 09:30, y cuando ya eran las 18:30 y no había cesado, decidí buscar en Internet alguna posible explicación.

Mis primeros intentos no dieron resultado, pero cuando como argumento de búsqueda le di a Google las palabras PELVIC ZONE VIBRATIONS, ¡bingo!: encontré dos artículos en una página titulada Undiagnosed Symptoms Community  (= Comunidad de síntomas no diagnosticados).

1.- Why is it that my Pelvic area Vibrates?
2.- Twitching/tremor in Pelvic Area

En ellos, varias personas se quejan exactamente de lo mismo que yo: una vibración, como de celular, en la zona genital.

Pero si bien algunos la atribuyen a problemas musculares, y otros hasta a inicios de párkinson, ninguno dice haber encontrado un origen claro ni una solución a esta vibración de la que todos cuentan que los ha traído locos, como ya me traía a mí.

Un buen día, Chepina, mi mujer, me dijo que de pronto había recordado que alguna vez, cuando ella solía llevar el celular colgado a su cintura, sintió a la altura de la cadera algo muy breve como esa vibración que yo describía, y que cuando cambió el modelo de celular y ya no lo llevó más sobre su cuerpo, la vibración había desaparecido.

Entonces tuve la vaga impresión de que también yo había sentido algo así, pero también muy breve y con escasa frecuencia, antes de que me hicieran la endoscopia. Pero si eso ocurrió fue tan pasajero e infrecuente que no puedo asegurar que haya sido cierto. Sin embargo, la forma en que se presentó a partir de la endoscopia no podía pasarse por alto ni olvidarse. Era casi un tormento.

Pensando sobre lo dicho por Chepina recordé que uso celular desde comienzos de 1996; que mientras tuve trabajo lo llevaba en el bolsillo interno de la chaqueta; que cuando salía a hacer diligencias, ya sin la vestimenta formal del trabajo, lo llevaba en un cangurito (coala); y que desde que, ya jubilado, paso en casa la mayor parte del tiempo, lo he llevado en el bolsillo derecho del pantalón, a la altura de donde lo tenía cuando noté por primera vez la insistente vibración.

Como nada me costaba probar, evité poner el celular en contacto con mi cuerpo, y opté por mantenerlo cerca de mi pero sobre alguna mesa, repisa o algo así que hubiera en la proximidad de donde me encontrara yo en cada momento.

Me pareció que las vibraciones disminuyeron, e incluso descubrí que si me sobrevenían estando yo acostado boca arriba, se interrumpían si levantaba las rodillas acercando los pies a las nalgas.

Luego recordé que nunca antes mantuve activa la modalidad de vibración de los celulares que he tenido, pero como éste, que lo tengo desde febrero/2010, la trajo activada, así se la dejé. El lunes 05/07/2010 le desactivé esa función y seguí manteniendo el celular lejos de mi cuerpo.

Dos días después noté que las vibraciones iban a menos en frecuencia y duración, y el 14/07/2010 fue el primer día en que no se presentaron. Desde entonces, y hasta hoy —ya ha pasado una semana— no he vuelto a sentirlas más.

Mi conclusión tal vez sea errada, pero me acojo a lo de que “más vale prevenir que lamentar”: algo que en mi zona genital quedó sensible como resultado de la endoscopia, entró en sincronía con el sistema emisor de vibraciones del celular, y replicaba éstas aunque el aparato no estuviera ya en contacto con mi cuerpo. Y si eso es cierto, tal sistema no es bueno para la salud.

Así que al menos los celulares que yo use a partir de ahora no tendrán activada la vibración, y estarán lejos de mi cuerpo cada vez que yo pueda mantenerlos así.

Ver también Why do I feel my phone vibrate even when no one’s calling or texting?

104 Respuestas a “[*Opino}– SALUD: Alerta, personal y muy en serio, sobre la modalidad de vibración de los celulares

  1. Gracias, Conchita, pero a URL que para ese vídeo mandas es para toda la página, y vaya usted a saber dónde está lo del tema que nos ocupa.

  2. Luis Guillermo Marulanda C

    A mí me pasa algo igual desde hace quince días, pero no es muy recurrente, pues sólo de vez en cuando siento que vibra algo al lado derecho de mi ingle. Nunca me había sucedido; normalmente llevo el celular en la mano, o algunas veces en el bolsillo trasero derecho. Voy a hacerle un seguimiento a ver si de momento desaparece.

  3. El bolsillo trasero dereecho está bastante cerca de la ingle derecha y, por lo visto, el tejido interno de la ingle es vulnerable a esas vibraciones.

  4. A mí me ha pasado lo mismo cuando llevaba el celular en una funda colgada del cinturón. En esa zona sentía a veces cómo si vibrase el celular a pesar de no tenerlo puesto. Dejé de usarlo así, y al poco tiempo dejé de sentir esa vibración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *