[*IBM}– El TP y sus comienzos en IBM / Leonardo Masina

PREÁMBULO

La transferencia o transmisión de información entre dos o más puntos fue uno de los primeros problemas que tuvo que enfrentar el hombre desde la Antigüedad.

clip_image001

Cuando la humanidad empezó a “emanciparse”, los territorios y fronteras de los dominios se fueron expandiendo y las distancias empezaron a ser tan grandes que la voz no podía ser audible. Entonces se desarrollaron comunicaciones por señales que podían ser de humo,

clip_image002

clip_image004

por tambores, o por otros sistemas de comunicación auditiva o visual.

clip_image006

como se acostumbraba a hacer entre los barcos de una flota.

clip_image007

Al distanciarse más los hombres, el envío de mensajes requirió la utilización de mensajeros. Luego, con el tiempo, cuando la necesidad de mandar información aumentó, sobre todo en lo militar, se empezaron a utilizar mensajeros a caballo,

clip_image008

y luego los carruajes, por no hablar de los barcos que cruzaban mares y después océanos.

clip_image009

Son legendarias las escenas de películas del Lejano Oeste en las que se veía el uso del Pony Express y las diligencias. Desde estos modestos comienzos, la necesidad de llevar información fue desarrollándose y avanzando hasta llegar al sistema postal.

Debido a la evolución y al desarrollo de la sociedad, el problema de llevar información a distancia era que el tiempo en hacer llegar una noticia podía ser de días, semanas y hasta meses.

LA TECNOLOGÍA

El invento del telégrafo de tecla y sonido, hecho por Morse en 1832, fue el primer paso, o la piedra miliar, para poder transferir mensajes en pocos minutos de un lugar a otro, por una serie de postes y una red cableada que se fue extendiendo primariamente a lo largo y amplio de los Estados Unidos.

clip_image010

El sistema era muy primitivo, pero eficaz; ahora eso se llama protocolo y es automático. Sobre la misma línea,

clip_image011

por una tecla y una señal auditiva —que más bien parecía al sonido de un relé— se enviaban las señales de llamado a la estación de destino.

clip_image012

Todos los operadores podían escuchar el mensaje, pero sólo el operador de la estación destinataria contestaba que estaba listo para recibirlo, y la estación de emisión enviaba entonces el texto completo.

En otras palabras, inicialmente el operador del telégrafo era parte integral del sistema, ya que él tenía la capacidad de interpretar esas señales, basadas en lo que se denominó puntos y líneas (alfabeto Morse), tanto para poder transmitirlas como para recibirlas.

clip_image013

Printing Telegraph, George Phelps, patent model, 1859, National Museum of American History, Smithsonian Institution, Washington, DC.

En 1876, Graham Bell patentó el teléfono, pero, defendiendo mi italianidad,

clip_image014

quiero aclarar lo siguiente:

El 11 de junio de 2002, el Boletín Oficial de la Cámara de Representantes de los EE.UU. publica la Resolución Nº 269 por la que se honra la vida y el trabajo de Meucci, el inventor italoamericano. En la misma se reconoce que fue más bien Meucci, antes que Graham Bell, quien habría sido el inventor del teléfono. Reconoce además que Meucci demostró y publicó su invento en 1860, y concluye con un reconocimiento a su realización en dicha invención.

Fuente: Antonio Meucci

Pero ésa ya es cosa del pasado, una que añadió un peldaño más a la evolución y el desarrollo de las comunicaciones, o telecomunicaciones, hasta que unos 50 años más tarde Marconi inventó la radio con el consecuente desarrollo del telégrafo sin hilos.

Prácticamente el primer terminal para envío y recepción de información y datos fue el teletipo, o TTY, justo a

clip_image015

Esto revolucionará nuestro sistema de comunicación

comienzos del siglo XX, para envío de información por la Asociated Press. Después de la Primera Guerra Mundial su uso fue extendiéndose llegando a ser muy común hasta los años 70s.

El teletipo, utilizando redes telegráficas o telefónicas, permitía enviar

clip_image016

información que podía escribirse, o también perforarse en una cinta de papel.

Vamos a decir que eso fue el comienzo del teleproceso.

clip_image017

Utilizando una cinta perforada de máximo 5 agujeros por línea se podía transmitir una combinación de 31 caracteres y comandos.

clip_image018

Código Internacional del Teletipo

clip_image019

clip_image020

ME TOO OR FOLLOW ME (= ¿Yo también, o sígueme)

ME TOO

Como ya he explicado, inicialmente, y por medio de la utilización de las redes de telefonía y telégrafo (incluyendo las radios), los teletipos fueron los precursores del teleproceso. Por ese motivo, IBM tuvo que “adaptarse” a ese medio, y creo que también a las circunstancias.

En 1941 (en plena Segunda Guerra Mundial) IBM puso en el mercado un par de máquinas que permitían convertir de cinta perforada a tarjetas perforadas de de 80 columnas, ya que ése era su estándar de intercambio de datos.

clip_image021

clip_image022

Ejemplo código tarjetas perforadas IBM de 80 columnas.

La forma en que se hacía esa conversión no es algo que voy a describir; el hecho es que IBM lo hizo y funcionó.

clip_image023

Modelo 040

clip_image024 clip_image025

         Modelo 043                                    Modelos 046 y 047

clip_image026clip_image027

Modelo 063

Las que preceden son fotos de algunas máquinas de esa época. Una convertía cintas perforadas a tarjeta, y la otra hacía lo inverso: convertía de tarjeta a cinta perforada.

Por tanto, aunque IBM tuviera estas máquinas, continuaba habiendo una dependencia de los teletipos y otras tecnologías.

FOLLOW ME

Por supuesto, la estrecha colaboración de IBM con lo militar (desde antaño) le permitió luego desarrollar productos que después fueron utilizados también en lo civil y comercial.

No fue hasta 1954 cuando IBM introdujo la Data Transceiver, máquina que por primera vez hizo posible la transmisión directa de tarjeta perforada a tarjeta perforada.

clip_image028

Esta máquina permitía conexión a 4 unidades que podían transmitir simultáneamente sobre el mismo par telefónico.

clip_image029

La primera transmisión transatlántica hecha como test de una máquina Transceiver de IBM se efectuó en 1954, vía radio, desde el Marruecos francés hasta Washington D.C. Por supuesto, la hicieron militares estadounidenses.

Con esta máquina, IBM dio inicio realmente a lo que podemos llamar TELE-PROCESSING.

En marzo de 1960, IBM anunció la 7701, Magnetic Tape Transmission Terminal.

clip_image030

Era una unidad de cinta magnética que se conectaba remotamente a otra igual y podía transmitir a 75 ó 150 caracteres por segundo.

A esta serie de máquinas siguieron la 357 Data Collector System, los terminales 1030 Data Collector System,

clip_image032

Los 1050, terminal remoto:

clip_image033

Terminal 1050

Y los 1060 Teller Machines, terminales bancarios:

clip_image035

Terminales bancarios 1060

SABRE

En 1957, IBM y American Airlines firman un acuerdo formal y, con un equipo conjunto de 75 personas, inician "SABER Project" (Semi Automatic Business Evironment Research). En marzo de 1959 terminan la versión preliminar, versión beta, del programa para que trabajara en un sistema IBM 7090.

La versión final fue puesta en marcha en 1962 con un costo reportado de USD$30.000.000, con el nombre definitivo de SABRE y trabajando sobre dos supercomputadoras IBM-7090 en Briarcliff Manor, New York.

En 1972, en plena guerra fría, Sabre fue trasladado a una instalación subterránea en Tulsa, Oklahoma, y fue actualizado al nuevo sistema IBM-360 en un proceso sin precedentes que únicamente dejó a Sabre fuera de línea 15 minutos.

Inicialmente, Sabre fue diseñado para su uso exclusivo por American Airlines, pero posteriormente fue vendido a otras aerolíneas, agencias de viajes, compañías de alquiler de autos, y hoteles.

Con el paso de los años los servidores de Sabre fueron avanzando con el cambio de la tecnología, pero como todas las mejoras se daban en el servidor central, podía accederse a ellas desde las terminales IBM e ICOT, originales de los años 1960.

CONCLUSIÓN

Éste ha sido el inicio de un gran paso que a partir de finales de los años 60s llevó a IBM a ser líder tanto en computación o informática como en lo referente a TELEPROCESSING, pues la gran mayoría de los sistemas bancarios actuales partieron de estos cimientos.

clip_image036

No hay que olvidar tampoco lo que ya en la mayoría de los hogares del mundo se ha vuelto como un electrodoméstico y es de uso común: la computadora personal, o PC, con su acceso a las ya famosas WWW de Internet.

13 Respuestas a “[*IBM}– El TP y sus comienzos en IBM / Leonardo Masina

  1. LILY TABOADA TRILLAS

    ¡TREMENDO REPORTAJE O ARTÍCULO! NO PODÍA VENIR DE NADIE, SINO DE CARLOS PADRÓN.

    FELICIDADES.

  2. Gracias, Lily, pero no, ese reportaje NO ES MÍO. Su autor es Leonardo Masina.

  3. Miguel Olmeta

    Carlos, los comentarios sobre este artículo y el otro de TP también de Masina se pueden resumir en una sola palabra:

      EXCELENTES

    .

  4. Sergio Stecca

    Muy bueno el reportaje, Leonardo.

    Un pequeño complemento. La tarjeta perforada la inventó un tal Hollerith. Muchos de nosotros tuvimos que lidiar con esas tarjetas. El mayor problema era clasificarlas y, sobre todo, TRANSPORTARLAS.

  5. Leonardo Masina

    Sergio, yo no soy tan “añejo” como tú, y nunca llegué a ver esas tarjetas, pero creo recordar que las perforadoras Hollerith tenían la perforación redonda en vez de rectangular, como la tenía IBM.

    Yo aquí he intentado explicar cómo de un teletipo que creaba una cinta perforada se llegó a transmitir datos. IBM se montó en el carro primero, luego empezó a conducirlo y finalmente se hizo dueña de él.

  6. Javier Palacios

    En 1982, en un pequeño Banco del centro de la Florida (USA) me topé con una perforadora IBM de 80 columnas que para mi asombro perforaba tarjetas sin ninguna persona. Me explicaron que era una ‘remote punch’, y que la operadora estaba en la oficina de un cliente procesando datos para un paquete de nómina.

    En 1982 yo estaba ahí como un IBM SE para instalación de una IBM-3624-2, en modo bi-synch a través de una 3704, pues el cliente no podía justificar el costo de SNA.

  7. MILAGRO MICÓ

    ¡¡FELICIDADES, LEONARDO!! Como dijeron, “Tan EXCELENTE” como tu anterior artículo tecno-científico.

    Yo sí conocí las perforadoras 029 y familia, pero antes de eso vi, en el Edf. IBM de la Esq. de Urapal, a varios analistas utilizando “cables que introducían en un tablero” para su trabajo; eso fue en 1965.

    Nuevamente, muchas felicidades.

    Saludos,
    Milagro Micó

  8. José Padrón (El Técnico)

    Milagro, la 029 fue la última versión de las perforadoras de tarjetas. Antes existieron la 024, la 026 con su verificadora 056, la 031 con su verificadora la 055, y antes que ésas la 001, que sólo conocí en fotografías.

    El invento de las tarjeticas fue el derivado de un censo en USA que, a decir de la historia de IBM, su procesamiento fue otorgado a la gente encabezada por El Sr. Watson.

  9. Leonardo Masina

    José, te diré que tuve el honor de conocer la 001 y la 011 en Santo Domingo. Resulta que a algún vendedor IBM con ingenio se le ocurrió utilizar dos tarjetas perforadas sobrepuestas para lo que en Venezuela se llamaba el “sellado de los cuadros”.

    El “cuadro” ya tenía unos códigos perforados, y con la 001 o 011 el “sellador”, perforaba las apuestas de los caballos para cada carrera.

    La diferencia consistía en que la 001 era una perforadora manual, o sea, que era la presión directa del dedo lo que hacía la perforación, mientras que la 011 tenía un electroimán (que tuvieron que reforzar para poder perforar las dos tarjetas) y lo del uso de un modelo u otro dependía del lugar de la isla donde se sellaba, si tenían luz eléctrica o no, etc. Otro RPQ fue que tuvieron que levantar la cama de perforación para que cupiesen dos tarjetas.

    Luego una de esas tarjetas perforadas se la quedaba el sellador, que la enviaba al hipódromo, y la otra era del apostador.

    En el hipódromo tenían, no recuerdo si una o dos 1130 con lectoras 2501. Se leían las tarjetas y se grababan en el disco, y ése era todo el proceso, hasta que se hiciese el escrutinio.

    Otro detalle. Creo que las tarjetas perforadas fueron invento de un tal Hollerith, y las perforaciones eran redondas.

    Aquí van, José, unos links que podrían interesarte:
    http://www.columbia.edu/acis/history/oldpunch.html
    http://www.columbia.edu/acis/history/001.html
    http://www.columbia.edu/acis/history/011.html
    http://www.columbia.edu/acis/history/keypunch.html

  10. Corroborando el comentario de Leonardo, creo que en los ’70s en Santo Domingo teníamos más de 500 máquinas IBM 011, a las que tuvimos que agregar un separador para que las tarjetas dobles (y, además, pre-perforadas, pre-impresas y numeradas, pues si se trancaba la 011 se podían perforar a mano con otro suministro IBM), no pasaban bien.

    En realidad, no fue idea de un vendedor, fue una exigencia del cliente, que resultó ser un exitoso negocio para IBM en esa época. Lo interesante del caso es que estaban repartidas en poco menos de 300 agencias en todo el territorio nacional.

    El servicio no era a domicilio, clarooo: las traían al hipódromo y se les daba una de repuesto de unas cuantas que había para eso.

  11. Muchas gracias por publicar este material. Lo entendí muy bien y, además, me ayudó demasiado en mi tarea. Saludos.

  12. Leonardo Masina

    Me alegra, Puki, que este ejercicio de refresco de mi memoria pueda servir a alguien, sobre todo porque incluye la teoría, basada en mi experiencia práctica. O sea, que lo que aquí está descrito es la realidad que muchos vivimos en nuestros viejos tiempos, para llegar a algo que hoy en día es “pan comido”, tipo enchufar y usar.

    Lo que hoy uno se tarda en arrancar un PC con ADSL y toda conexión —que puede ser un medio día, como mucho— hace tan sólo unos 30-40 años podía tardar casi una semana, y con la esperanza de que no surgiesen complicaciones y todo arrancase a la primera. Pero lo más impactante es que esas máquinas, que entonces nos parecían monstruos, no eran ni la décima parte de lo que es hoy un PC ya que la memoria que barajábamos podía ir de los 8-16 KB (8.000 Bytes) que, comparado con los giga (mil millones) de hoy en día, son una insignificancia. Y unos discos de 5-10 MB (5.000.000 de bytes) que si los comparamos con los tiga (millón de millones de bytes) ya te podrás imaginar.

    Lo de arrancar un Teleproceso ya eran palabras mayores, y ahí sí que no había fechas; podría tardarse lo que uno ni se imaginaba,… y muchísimo más… “con el permiso de la compañía telefónica”.

  13. Leonardo Masina

    Puki, para tu información en este mismo blog y en este link también he publicado otro artículo sobre los Comienzos del TP, por si te pudiese interesar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *