[CT}– Logran recuperar la fertilidad masculina perdida por los tratamientos contra el cáncer

02/11/2012

La Ciencia ha abierto una puerta a la esperanza para que aquéllos que han perdido la fertilidad tras haber sufrido un cáncer, puedan recuperarla.

Los tratamientos oncológicos pueden afectar la capacidad de los hombres para tener hijos y, hasta ahora, la única posibilidad existente era que, antes de someterse a esos tratamientos, los hombres dejaran en un banco de esperma una muestra de semen que se pudiera utilizar después.

clip_image001

La técnica consiste en tomar, mediante biopsias en los testículos, muestras de «células madre espermatogoniales», y reintroducirlas tras el tratamiento

Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania, EE.UU.) ha logrado experimentar con éxito, en primates, una alternativa.

Se trata de una inyección de células madre previamente congeladas y capaces de producir esperma, y que, según las pruebas realizadas en los simios, consiguen fertilizar óvulos para generar embriones. Los resultados de su trabajo se publicaron ayer en la revista especializada «Cell Stem Cell».

Problema en los más jóvenes

Algunos fármacos para el cáncer actúan destruyendo las células que se dividen muy deprisa y, como no es posible diferenciar entre las cancerígenas y otras, estos tratamientos se pueden llevar por delante a aquéllas encargadas de la «fabricación» del esperma, con lo cual dejan al paciente infértil.

Según explica Kyle Orwig, del departamento de Obstetricia, Ginecología y Medicina Reproductiva de la Pitt School of Medicine y del Instituto Magee-Womens,

«Si esperan tener hijos biológicos en el futuro, los hombres pueden almacenar esperma antes de someterse a un tratamiento contra el cáncer, pero los chicos jóvenes que aún no han llegado a la pubertad no cuentan con esa opción, ya que no pueden aportar muestras de semen, y están muy lejos aún de pensar en tener niños».

Sin embargo, incluso estos jóvenes impúberes tienen lo que se denomina «células madre espermatogoniales» en su tejido testicular, preparado para empezar a producir esperma durante la pubertad.

El doctor Owig y su equipo, para comprobar si era posible recuperar la fertilidad utilizando estas células, practicaron biopsias en testículos de macacos adultos y en otros que no habían alcanzado la pubertad, y congelaron las células de las pequeñas muestras obtenidas. A continuación, sometieron a los macacos a tratamientos con quimioterapia de los que se sabe que anulan la fertilidad.

Pocos meses después, los investigadores reintrodujeron a cada mono sus propias células madre espermatogoniales en los testículos usando una técnica guiada por ultrasonido, y la producción de esperma a partir de las células trasplantadas se estableció en nueve de doce animales adultos y en tres de cinco impúberes, una vez que alcanzaron la madurez.

Pero los investigadores aún fueron más allá. En otra prueba, células madre espermatogoniales de unos monos fueron trasplantadas a otros animales infértiles con los que los monos no tenían nada que ver, y éstas crearon esperma con la huella de ADN del donante, con lo cual se pudo seguir la pista de su origen.

En el laboratorio, el esperma de los receptores del trasplante fertilizaron con éxito 81 óvulos, llegando los embriones que desarrollaron hasta las etapas de «mórula» y «bastocisto», que normalmente preceden a la implantación en el útero de la madre.

El parentesco con el donante fue confirmado en siete de los embriones.

Esto demuestra, según Kyle Orwig, que «las células madre espermatogoniales de primates superiores pueden ser congeladas y descongeladas sin perder su actividad» y que «pueden ser trasplantadas para producir esperma funcional capaz de fertilizar óvulos y dar lugar a embriones tempranos».

Almacenamiento de tejido

En la actualidad, ya se está almacenando tejido testicular de chicos en distintos centros de Estados Unidos y otros países, ante la expectativa de que nuevas terapias basadas en células madre se les pueda aplicar a éstos en el futuro para que logren tener sus propios hijos biológicos.

«Estos pacientes y sus familias son los pioneros que inspiran nuestra investigación y ayudan a desarrollar nuevos avances médicos», explica el doctor Orwig.

Sin embargo, el propio investigador reconoce que todavía «quedan muchas preguntas por contestar». «¿Debemos reintroducir las células espermatogoniales tan pronto como termine el tratamiento, esperar hasta que el paciente se considere curado de su enfermedad, o hasta cuando esté preparado para formar una familia?», se pregunta.

Además, «¿cómo eliminamos el riesgo de la reaparición del cáncer si volvemos a meter células no tratadas que puedan incluir células cancerígenas?», plantea también.

A su juicio, «éstos son aspectos en los que aún se debe trabajar, pero este estudio nos demuestra que el concepto es factible».

Kyle Orwig dirige el programa de Preservación de Fertilidad en Pittsburgh, en el que colaboran el Instituto de Investigación y el Hospital Magee-Womens y el Hospital Infantil y el Instituto del Cáncer de la Universidad de Pittsburgh.

Con él se ofrece educación y opciones de tratamiento para niños y adultos en riesgo de llegar a ser infértiles debido a problemas, entre ellos el cáncer.

Fuente: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *