[Col}– ¿Cuál es el status jurídico de un migrante en 2013?

18-11-13

Trabajo final 2013 del Taller de Educación Ambiental para Adolescentes de la Asociación Ambientalista Mayu Sumaj (pers. jurídica 231A/93), de Córdoba, Argentina.

Han estudiado, analizado y debatido y vuelto a pedir opiniones a economistas y sociólogos, y leído cientos de libros, publicaciones y opiniones muy respetadas, por lo que creo que está fundamentado y tiene hoy un valor plus después del tifón de Filipinas que va a dejar a miles de personas sin hogar ni alimentos ni documentación, a la deriva en medio de un entorno internacional que no tuvo la inteligencia de haber previsto esto y la necesidad de tener ya listo un cuerpo jurídico que dé amparo a esta penosa situación.

Este trabajo fue coordinado por Tiziana Fraresso, de 22 años, comentado en Youth & Sustentabillity, y terminado dos días antes del paso del tifón Hayan, Y hoy la realidad lo vuelve, tristemente, más actual a la pregunta de cuál es el status jurídico de los migrantes ambientales.

Susana Tibaldi

~~~

En la especie humana encontramos dos características esenciales: la predisposición a migrar y, a su vez, el instinto territorial.

De la explicación de la Ciencia sobre los primeros humanos parecería que, superada la larga etapa de adaptación, de la que nos informan los fósiles de  A.R.D.I y Lucy, en los milenios siguientes se advierten, definidos, dos impulsos contradictorios: la capacidad de movilización para la supervivencia en búsqueda de alimentos, y la necesidad de fijar hábitat marcados, delimitados y defendidos como propios para desarrollarse.

En la amplitud del planeta en los comienzos de la especie había lugar suficiente para todos, y los asentamientos se fueron dando por similitudes, formando núcleos sociales primarios hasta llegar a ciudades y países.

Ello permitió descubrir que la construcción de una comunidad organizada exige, para mantener la paz, tejer una red de normas precisas que delimiten derechos y obligaciones de cada individuo, de cada grupo y de cada país, dando nacimiento al Derecho como método de regulación de conductas civiles, penales, internacionales, etc.

En apretada síntesis, para los jóvenes que prefieren el ahorro de palabras y así explicar una idea con más fuerza y menos desgaste, llegamos al siglo XXI. 

Pasamos por importantes Conferencias y Tratados mientras la situación climática del planeta se fue deteriorando por el crecimiento no planificado. Los bienes de la Naturaleza se entendieron implícitamente como “infinitos” por los descendientes de aquéllos que, para sobrevivir, implementaron las migraciones en busca de zonas donde encontrar alimentos y trazar las primeras fronteras, comportamiento surgido de su instinto de animal territorial.

Y en este punto, noviembre de 2013, el ejemplar humano que salió de África, migratorio y territorial, por donde fue pasando y marcando propiedades dejó devastación, y sobreexplotación de los ecosistemas, para terminar produciendo, por sus irresponsables excesos, un inminente cambio climático inmanejable incluso para los científicos que emiten voces de extrema alarma.

El problema se intensifica y, luego de 19 Conferencias de las Partes (COP), los asistentes asiduos a las mismas, desde el sector gubernamental y de las organizaciones de la sociedad civil, pareciera que no encuentran el “hilo de Ariadna” que permita desandar el laberinto de errores, trayendo una solución definitiva al cambio climático antropogénico.

Sus causas están encuadradas, “son 95% humanas” dejaron precisado los integrantes del IPCC1. Sus efectos, que parecían lejanos, ya los sentimos y, en algunos casos, en forma muy violenta. Lo que sigue sin resolver es la metodología para mitigarlos o aceptar lo irremediable buscando una forma óptima de adaptarnos.

https://i0.wp.com/adoptanegotiator.org/wp-content/uploads/2013/11/flood-india.jpg?resize=411%2C258

Migrantes que caminan hacia un mundo donde no tienen encuadramiento jurídico que los proteja

Mientras descubrimos nuevos paradigmas que permitan salir de este “punto de fibrilación” —donde el corazón mismo del planeta está emitiendo pedidos de auxilio, avisando que no resistirá una subida más allá de los 2 grados—, un grupo de jóvenes del extremo sur proponemos buscar algunas respuestas a los temas más acuciantes para esta etapa que finaliza, en la experiencia de la lejana primera etapa de adaptación que vivieron nuestros ancestros cuando se lanzaron a migrar sobre una tierra desconocida y tendieron líneas divisorias sobre terreno virgen, fijando en cada mojón los cimientos del derecho de cada uno y de todos.

Hoy, lo que parece igual en realidad es diferente, y eso abre una gran incertidumbre sobre 

  • a) El el comportamiento y la magnitud del cambio climático, y la intensidad de sus consecuencias últimas.
  • b) Cuáles serán las reacciones que tendrán las poblaciones agredidas por fenómenos extremos en diferentes zonas geográficas si los efectos del cambio climático se aceleran y agudizan.
  • c) El hecho de que ya no somos 15.000 o 20.000 ejemplares para elegir un rectángulo propio en las anchas praderas, sino 7.000 millones en constante aumento, aferrados a una jungla de cemento, polución y consumismo.

La Historia nos enseña que los humanos han mostramos cuáles son los mecanismos defensivos que usamos ante momentos definitoriamente hostiles en los que debemos optar,

  • Primero, por abandonar el lugar en busca de otro más amigable
  • Segundo, por luchar por conseguir un nuevo espacio para seguir reproduciéndonos, y marcarlo como propio; y
  • Tercero, por no dejar las conductas humanas libradas a dirimirse por guerras y por la fuerza de nuestra innata predisposición a la violencia, sino adoptar con urgencia precisas normas jurídicas, pues el Derecho es el único regulador lógico que acota los impulsos instintivos y al que todos voluntariamente deben someterse.

Las  sociedades han aprendido de la experiencia negativa de los conflictos —grandes guerras que han dejado inútiles saldos de dolor—, que del diálogo y de la autorregulación se obtienen ventajas. (“Sólo hay una guerra que podemos permitirnos: la guerra contra nuestra propia extinción”. Isaac Asimov).

En 1951, al terminar la Segunda Guerra Mundial, se firmó la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, que en el Artículo 1, enmendado por el Protocolo de 1967, provee la definición de refugiado:

«Una persona que, debido a un miedo fundado de ser perseguida por razones de raza, religión, nacionalidad, membresía de un grupo social o de opinión política en particular,  se  encuentra  fuera de su país de nacimiento y es incapaz, debido a tal miedo, de estar dispuesta a volver a éste; o que, debido a tal miedo, no está dispuesta a servirse de la protección de aquel país; o de quien, por no tener nacionalidad y estar fuera del país de su antigua residencia habitual como resultado de tales eventos, es incapaz, debido a tal miedo, de estar dispuesto a volver a éste...».

Esta Convención sigue resultando valiosa para quienes están clasificados expresamente en el art.1 pero deja un cierto vacío legal para situaciones no previstas expresamente.

El cambio climático y sus efectos hacen más complejo el destino de quienes no sólo deben abandonar sus asentamientos sino de cómo hacerlo en un mundo que exige papeles, documentos, visas, permisos, etc., mientras la degradación ambiental presiona directamente en los índices de migración humana. 

La cifra más referenciada es la de Norman Myers, de la Universidad de Oxford, que prevé que «para 2050, habrá unos 200 millones de personas desplazadas debido a factores ambientales». Puede ser exagerada pero preferimos esto a la minimización del tema.

«El desarrollo de predicciones más sólidas requerirá procesar muchos números, tarea que recién está en sus inicios» (Oli Brows El Baile de las Cifras).

No encontramos ningún término aceptado internacionalmente para denominar a las personas que migran por motivos ambientales. «El debate sobre las fronteras conceptuales del “migrante ambiental” ha destapado múltiples intereses y opiniones en cuanto a: ¿sobre la base de qué elementos distinguirlo? ¿sobre quién recae la “responsabilidad de protección”? ¿cuál es su real status jurídico? Esas personas no entran dentro de una categoría determinada prevista hoy en el marco jurídico existente».

La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) declara que los términos como “refugiado medioambiental” o “refugiado climático” no tienen aún fundamento jurídico en el Derecho Internacional de los refugiados, y defienden, incluyendo a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), un consenso general para que se evite su uso. El argumento es que son términos engañosos que podrían socavar el Sistema Jurídico Internacional para la protección del resto de los refugiados ya clasificados en la Convención.

Ponerse de acuerdo en el lenguaje siempre ha sido preocupación de algunos, pero lo que más preocupa a una mayoría de jóvenes es que no se incluya en la Agenda de las COPs el hacer un pedido formal de estudio urgente del tema para ser tratado por la OIM, demostrando responsabilidad para enfrentar un problema que, con ignorarlo o posponerlo, no va a resolverse por sí solo.

A nivel de las autoridades Internacionales, el cambio climático se circunscribe a discutir sus causas antropogénicas y buscar formas de mitigar la emisión de gases de efecto invernadero, evaluando cuál es la temperatura máxima que puede resistir el planeta, y sus posibles efectos. 

Luego, como ya ese estadio ha sido superado por la realidad, ahora se ha pasado a debatir la metodología de adaptación, y los responsables de su financiamiento. Éste es el punto donde se centran las preocupaciones, y donde se encuentra desde años fijada la agenda, buscando una “Equidad Histórica” que, traducida a lenguaje de las mayorías, implica fijar cuánto dinero aportará cada país para solventar los efectos irremediables.

Mientras, todos se señalan mutuamente, denominándose históricos antiguos e históricos futuros. Unos, porque contaminaron en la primera mitad o en la segunda mitad del siglo XX, y otros porque no entendieron los avisos de la experiencia y siguen contaminando aún en el siglo XXI, bajo el pretexto de que, como no contaminaron antes, tienen una cuota de contaminación aún no usada.

Para regular la Torre de Babel de los Desencuentros, que se levanta en cada COP, la legislación es el Protocolo de Kioto prorrogado, sin contemplar políticas integrales inclusivas ni visualizar que los tiempos no dan para dividir responsables en pasados y futuros.

«De acuerdo con el reporte de la OIM, existen tres acciones en las que hoy se debería estar trabajando sin pausa:

  1. definición jurídica del desplazamiento forzoso por cambio climático;
  2. incorporación de la migración forzosa dentro de planes de adaptación muy especiales; y
  3. cooperación internacional norte-sur en la materia».

Este consejo de expertos en meteorología aún no ha empezado a tenerse en cuenta, y nos permite recordar una fábula de Tomás de Iriarte, “Los dos conejos”2. Quizá a los humanos nos suceda algo semejante ya que se han dedicado 19 COPs en identificar al Cambio Climático y a sus culpables, y deberán dedicarse otras a los países continuadores de su profundización, mientras la realidad indica que, por un camino paralelo, el Cambio Climático avanza sin que se tomen acciones conjuntas entre todos.

Hasta el momento, el proyecto más reconocido de la comunidad internacional es el de la Unión Europea sobre Cambio Medioambiental y Migración Forzada (EACH-FOR, por sus siglas en inglés). Un intento de definir las adversidades que afectan a los migrantes, y un razonamiento lógico para buscarle solución, al que nos adherimos con nuestro humilde llamado a otras OSCs a acompañarlo.

Esperamos que nuestra voz no la arrastre el viento del Sahel, junto a las miles de personas cuyo terrible sino es que cualquier día serán migrantes.

Por favor unámonos porque no es un pedido más entre muchos, es un ruego urgente, y COP19 es el mejor escenario para pedir se defina el status jurídico de los desplazados involuntarios por el Cambio Climático. Habrá quienes sigan negando que éste es un problema acuciante, porque les parece que sucede demasiado lejos, y que hay poca evidencia de que sea necesario dedicarle esfuerzos3.

Antes de terminar queremos rendir un homenaje a todos los que estudiaron y aportaron generosamente para fundamentar esto que hoy es evidente y que nos permitimos repetir, y, en especial, a la admirada Dra. Elinor Ostrom.

Ella, en su extrema lucidez, planteó un Nuevo Paradigma. Mientras «casi todos los economistas reconocen sólo dos regímenes de propiedad: la privada y la estatal —y, por tanto, el Capitalismo como el Marxismo, en sus distintas aplicaciones prácticas—, y no les  interesa el tertium quid». O sea, estudiar la posibilidad de un intento de propiedades colectivas autogestionadas que escapen tanto a la garra del gran Capitalismo individualista extremo gobernado por la “mano invisible”, como a la del gigantesco Estado autoritario comunista.

El estudio de las migraciones forzosas del siglo XXI, impulsadas por fenómenos extremos climáticos, implica no considerar estas migraciones como tomada teniendo posibilidad de evaluar riesgos. El Cambio Climático lleva implícita la obligación a lanzarse a una migración no electiva, repentina, desordenada. 

Ello conlleva a que no debería ser encuadrada como una estrategia adaptativa. “Lo forzoso no es voluntario” e implica el desafío de la Comunidad Internacional de buscar un nuevo instrumento jurídico multilateral que delimite derechos y obligaciones de los involucrados.

Taller de Educación Ambiental no Formal para Adolescentes
de la Asociación Ambientalista Mayu Sumaj
.

Córdoba, Argentina (pers. jurid. 231A/93)
Coordinadora: Tiziana Fraresso, de 22 años.

 

(1) Informe 2013 IPCC

(2) http://www.cuentosyfabulas.com.ar/2009/12/fabula-tomas-de-iriarte-los-dos-conejos.html

(3) http://www.fmreview.org/es/pdf/RMF31/RMF31.pdf

~~~

ROWN, Oli (2008) El baile de cifras. Cambio climático y desplazamiento, Migraciones Forzadas, Revista, Centro de Estudios sobre Refugiados, núm. 31, Universidad de Alicante, 8-9. –
Oli Brown (obrown@iisd.org)
http://www.migrantologos.mx/textosmateriales/MigracionyCambioClimaticoGC.pdf
http://www.ub.edu/fildt/revista/RByD17_art-sarrible.htm
http://www.fmreview.org/es/pdf/RMF31/RMF31.pdf
http://www.ub.edu/fildt/revista/RByD17_art-sarrible.htm ( Revista de Bioetica Barcelona)
http://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2013/06/19/warmer-world-will-keep-millions-of-people-trapped-in-poverty-says-new-report

CIESIN (2009) REPORT: IN SEARCH OF SHELTER, Mapping the Effects of Climate Change on Human Migration and Displacement, en  http://ciesin.columbia.edu/documents/clim-migr-report-june09_final.pdf. Escrito por Koko Warner, Charles Ehrhart, Alex de Sherbinin, Susana Adamo y Tricia Chai-Onn.
CLARK, William (2008) El contexto social y político de los conflictos, Migraciones Forzadas, Revista; Centro de Estudios sobre Refugiados, núm. 31, Universidad de Alicante, 22-23.
DUN, Olivia y François GEMENNE (2008) Definir la migración por motivos medioambientales, Cambio climático y desplazamiento, Migraciones Forzadas, Revista , Centro de Estudios sobre Refugiados, núm. 31, Universidad de Alicante, 10-11.
FORCED MIGRATION REVIEW,  Bienvenido a la Revista Migraciones Forzadas, http://www.migracionesforzadas.org. Consulta 30/05/2009.
HILLMANN, Karl Heinz (2001) Diccionario Enciclopédico de Sociología, Herder,  Barcelona, voz Habitus pg. 410.
IOM Research Agenda, http://www.iom.int/jahia/Jahia/activities/pid/2073. Consulta 22 de junio 2009
KLEIN, Naomí (2007) La doctrina del schock, el auge del capitalismo del desastre, Paidós, Barcelona.
KOSER, Khalid (2008) Vacíos en la protección de los desplazados, Migraciones Forzadas, Revista, Centro de Estudios sobre Refugiados, núm. 31, Universidad de Alicante, 17.
LECKIE, Scott (2008) Implicaciones sobre los derechos humanos, Migraciones Forzadas, Revista, Centro de Estudios sobre Refugiados, núm. 31, Universidad de Alicante, 18-19.
MCKINLEY, Brunson (29-4-2008) Conference en Climate Change and Forced Migration, London en
http://www.iom.int/jahia/jahia/media/speeches/cache/offonce?entryId=17096. Consulta 19 de junio 2009.
http://www.ucm.es/info/eurotheo/diccionario/H/habitus.htm.
MÉNDEZ, Juan E (1997) Conferencia sobre emergencias repentinas provocadas por migraciones forzadas en las Américas, Washington, 30 de septiembre-1 de octubre de 1997, OEA,
MENDÍA, Irantzu (2009) Migración forzosa, en Diccionario de Acción Humanitaria, Hegoa,
http://dicc.hegoa.efaber.net/listar/mostrar/143. Consulta 30/05/2009.

Myers, N. and Kent, J. (1995). Exodo Medioambiental, una crisis emergente en la arena global, (Instituto Climático: Washington DC)
MIGRACIONES FORZADAS (2008) Cambio climático y desplazamiento. Centro de Estudios sobre Refugiados, núm. 31, Universidad de Alicante.
MORTON, Andrew, Philippe Boncour y Frak Laczko (2008) Seguridad humana y desafíos políticos, Migraciones Forzadas, Revista, Centro de Estudios sobre Refugiados, núm. 31, Universidad de Alicante , 5-7.
SARRIBLE, Graciela (1996) Teoría de la población, Textos Docents 73, Universitat de Barcelona, Barcelona, 1º edición. Hay segunda edición ampliada en 1998 y edición digital en 2008.
STRAVROPOULOU, María  (2008) ¿Un mar de definiciones? Cambio climático y desplazamiento, Migraciones Forzadas, Revista, Centro de Estudios sobre Refugiados, núm. 31, Universidad de Alicante,
10-11.
SUTCLIFFE, Bob (1998) Nacido en otra parte, un ensayo sobre la migración internacional, el desarrollo y la equidad, Hegoa, Bilbao.
UN (1951) Convención sobre el Estatuto de los refugiados, adoptada en Ginebra, Suiza el 28 de julio de 1951 por la Conferencia de Plenipontenciarios sobre el Estatuto de los Refugiados y de los Apátridas (UN), en http://www.acnur.org/biblioteca/pdf/0005.pdf.
WUNSCH, Guillaume (2009) Theories, models and kwonledge: the logic of demographic discovery, Genus, LXV, núm. 0, 145-163, edición digital. Consulta mayo 2009, publicado anteriormente en Genus , núm. 1-2, 1-18.
-YOHE, G; MALONE, E; BRENKERT, A; SCHLESINGER, M; MEI, M; XING, X (2006) “Global Distribution of Vulnerability to Climate Change”, The Integrated Assesment Journal, 6 (3): 35-44, en
http://sedac.ciesin.columbia.edu/mava/ccv/
ACNUR Colombia, crisis humanitaria en http://www.acnur.org/crisis/colombia/index.php. Consulta 16 de junio de 2009.
— BECK, Ulrich (1994, a) Modernización Reflexiva, Alianza, Madrid.
— (1994, b) La sociedad del riesgo, Hacia una nueva modernidad, Paidós, Barcelona.
— BONCOUR, Philippe (2008) “Environment, Forced Migration and Social Vulnerability: Identifying Problems and Challenges”, presented in the Environment, Forced Migration and Social Vulnerability International Conference, 9-11 october 2008, Bonn, Germany

http://www.unesco.org/new/en/social-and-human-sciences/themes/sv/news/migration_and_climate_change_a_unesco_publication_on_one_of_the_greatest_challenges_facing_our_time/#.UomOX3PfNWE

Elinor Ostrom 1990, Goberning the Commons : The evolution of Institutions for Collective Action
Radio Mexico: http://www.radiounam.unam.mx/index.php?option=com_k2&view=item&id=315:elinor-ostrom-en-m%C3%A9xico
8 de mayo 2012 Conferencia en la UNAM .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *