[*FP}– Otro consejo útil, y que ha perdurado, para ayudar a la memoria

26-11-14

Carlos M. Padrón

El artículo que copio abajo trata de recursos mnemotécnicos, o cómo utilizar bien la memoria.

Y esto ha traído a la mía el recuerdo de un recurso que inventé cuando, a mediados de la écada de los 50 estudiaba yo bachillerato, y que no aparece mencionado en la lista incluida en el artículo que sigue.

Ese recurso me dio excelente resultado, tanto a mí como a mis compañeros de curso, y me ha deparado hasta tardías satisfacciones porque en 2009 descubrí que todavía lo recordaba un amigo de los años 50 quien a su vez se lo había enseñado a otro varios años más joven que él.

Ante esto me permito suponer que por una especie de cadena llegó a varios estudiantes más que de seguro ke dieron buen uso.

Mi “invento” nació porque, como me costaba mucho memorizar la larga lista de raras palabras sin sentido que alguien ideó como medio para recordar los modos legítimos del silogismo, simplemente acoméd esa lista, le puse una música pegajosa y armé una canción con el fastidioso

Barbara, celarent, darii, ferio,
cesare, camestres, festino, baroco,
darapti, disamis, datisi, bocardo,

Ferison, felapton,…

¿Habrá alguien que siga usando mi invento?

~~~

26/11/2014 

Los consejos más útiles para memorizar datos y textos

Parece que el curso escolar acaba de comenzar y, sin embargo, miles de escolares y universitarios se encuentran ya inmersos en la preparación de sus exámenes.

En muchas asignaturas, esta labor pasa por la necesidad de memorizar toda clase de fórmulas, listas o fechas de sucesos.

Conseguir retener todos esos datos de forma ordenada es una labor que suele resultar muy dura. Multitud de métodos y técnicas de estudio tienen como objetivo hacerla un poco más sencilla. Se trata de trucos sencillos, como los recopilados en el blog «Educacion2» que ayudan a memorizar textos y aprender a recuperar información almacenada en el cerebro.

Ante todo, lo más importante es comprender lo que se trata de memorizar. Si se trata de aprender de memoria algo que no se entiende, el cerebro lo almacenará en la memoria a corto plazo, por lo que la información será olvidada rápidamente. Por ello, además de comprender lo que se estudia, es bueno utilizar reglas mnemotécnicas que, a modo de pistas, permitan recordar lo que se ha leído.

El uso de acrónimos formados con iniciales para recordar los elementos de una fórmula, o de frases ingeniosas que contengan las palabras de una lista son dos de las aplicaciones habituales de este tipo de técnicas. De hecho, la repetición es uno de los elementos claves a la hora de memorizar fórmulas matemáticas, leyes físicas o listados.

Uno de los trucos más efectivos para memorizar una lista consiste en repetir todos sus elementos una y otra vez. Posiblemente es una de las actividades más aburridas que existen, aunque a la larga acaba por dar resultados. Si la repetición se recita en voz alta, los resultados suelen ser más rápidos.

Para hacer algo más llevadera la memorización de listados, sus elementos pueden agruparse también en categorías, por conjunto de significados, algo que suele ser habitual en el estudio de idiomas, o asociando a cada palabra un concepto visual y que resulte familiar y fácil de recordar.

Otra técnica efectiva para estimular la memoria consiste en elaborar resúmenes, fichas, esquemas o mapas conceptuales con la información esencial de aquello que se quiere aprender. Al realizar el proceso de selección de los datos, el cerebro identifica su importancia y, gracias a la repetición del ejercicio, los va asimilando en la memoria a largo plazo.

Subrayar con diferentes colores los conceptos más importantes, estableciendo jerarquías que permitan identificarlos de forma rápida a la hora de repasar, comentar los temas con los compañeros de clase y tomar notas tanto en clase, como mientras se leen textos que amplían la información contribuye también a fijar más fácilmente la información en la memoria.

Sin embargo, ninguno de estos consejos sirve de nada si no se presta toda la atención al estudio. Para obtener el mejor rendimiento es necesario fuerza de voluntad y concentración. Para ello, el lugar de estudio debe ser una zona tranquila, con una temperatura agradable y libre de toda clase de distracciones que permita al cerebro prestar atención únicamente a la información que tiene que asimilar.

Utilizar estas técnicas no garantiza aprobar los exámenes, pero, sin duda, ayuda a aumentar exponencialmente las probabilidades.

~~~

Nota.- Este artículo corresponde a una colaboración editorial diaria elaborada por equipo de Bitácoras, la red social para bloggers. Tiene por objeto poner en valor los temas más curiosos tratados por los bloggers españoles y dar visibilidad a éstos desde otro contexto narrativo, reconociendo la autoría y procedencia de esos contenidos y contribuyendo a su promoción.

Fuente

2 Respuestas a “[*FP}– Otro consejo útil, y que ha perdurado, para ayudar a la memoria

  1. Adolfo Blanco

    Las terminaciones de los tiempos nominativo, genitivo, dativo, acusativo, vocativo y ablativo de la primera declinación latina se quedaron grabados en mi memoria gracias a una nemotecnia que alguien inventó con la siguiente frase:

    Singular: (a)l(e)gr(e) c(am)p(a)n(a)
    Plural: d(e) Pa(rum), (is)l(as) d(e) L(is)

    de donde sale el singular ros(a), rosa(e), ros(e), ros(am), ros(a), ros(a); y el plural ros(e), rosar(um), ros(is), ros(as), ros(e), ros(is).

    En mi época (¡O tempora, O mores!) los alumnos de Ciencias veíamos 3 años de Latín, y los de Letras, siete. Lo malo es que ahora no se ve Latín porque se piensa que su estudio no sirve para nada por ser una lengua muerta. Uno de los significativos aportes de esa lengua muerta latina es la gran capacidad lógica que otorga a la mente el estudio de su sintaxis.

  2. Ingenioso recurso, Adolfo. Sin duda, de gran ayuda, y la prueba es que aún lo recuerdas.

    En cuanto al latín, aunque soy de Letras no lo estudié tanto tiempo como dices, pues, para empezar, no teníamos en el pueblo un buen profesor para eso. Pero me ayudó una barbaridad para aprender italiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *