[*Drog}– Las mujeres guapas y el disparador del drogamor

30-06-2015

Carlos M. Padrón

Ese “algo” que tienen las chicas mujeres, que es de lo que trata el artículo que copio abajo, es el comienzo del drogamor.

Y que el tal “algo” haga que los varones dejen de pensar de forma racional ocurre cuando éstos no están conscientes de los nefastos efectos del drogramor.

Como yo sí lo estoy —pues escarmiento en cabeza propia y ajena—, la presencia de una mujer guapa me pone en guardia, y si además de guapa actúa con frivolidad o con claras muestras de que cree que su guapura hará que consiga de mí lo que quiere, no sólo pierde el tiempo conmigo, sino que mi reacción, consecuencia de que la razón prima sobre el instinto, no le gustará nada.

Además, como la guapura suele centrarse casi siempre en la cara, mi ventaja adicional es que yo la busco primero en las piernas, y para cuando mi escrutinio llegue la cara, ya puede que esté yo bastante decepcionado.

~~~

30/06/2015

Las mujeres guapas anulan la capacidad de los hombres para pensar racionalmente

Las chicas guapas tienen algo especial que hace que los hombres se vuelvan locos. Ésta es una teoría que todos conocemos desde siempre, pero que, hace unas pocas jornadas, se ha corroborado gracias a un estudio publicado en la revista especializada «Frontiers in Neuroscience».

En él, un grupo de psicólogos asiáticos ha desvelado que las mujeres atractivas pueden hacer que los varones dejen de pensar de forma racional y acepten ofertas que no les reportan ningún beneficio.

Así pues, los expertos consideran que la belleza femenina tiene la capacidad de hacer que el cerebro pierda momentáneamente la conciencia de la justicia y la injusticia. «La gente se comporta muy bien con las personas atractivas; eso se sabía. Ahora, este estudio revela que las personas también son más tolerantes hacia las personas atractivas cuando se comportan ‘injustamente’, lo que sugiere que las personas atractivas pueden ser más egoístas en su vida porque su belleza hará que les perdonen», explica el psicólogo Anthony Little en declaraciones exclusivas al «The Huffington Post».

Para llegar a esta conclusión, los expertos solicitaron a 21 estudiantes masculinos de una universidad china que vieran 300 fotografías de mujeres asiáticas, la mitad de las cuales habían sido calificadas como atractivas y, el resto, como poco atractivas, por un grupo externo.

Tras observar cada instantánea, se les pidió que decidieran si repartirían una pequeña suma de dinero con cada una; en algunos casos, de forma justa y, en otros, de forma injusta. Todo ello, midiendo sus ondas cerebrales y sus tiempos de respuesta.

¿Cuál fue la conclusión? Según explica el estudio, se determinó que, cuando las chicas eran atractivas, la respuesta era siempre afirmativa y rápida aunque la oferta que se les ofreciesen fuera totalmente injusta. Los escáneres cerebrales también establecieron que la respuesta no era positiva, ni tan rápida, cuando la interlocutora se hallaba en el grupo de las poco agraciadas.

Con todo, a día de hoy se desconoce el por qué de este fenómeno. «En estos estudios de “juegos económicos” la gente que participa nunca va a ser satisfecha con una recompensa. Por lo tanto, parece que tenemos un sesgo que hace que seamos amables con la gente atractiva, incluso cuando la recompensa no nos afectará. Esto sugiere que nuestras motivaciones para ser amables con la gente atractiva no se basan en decisiones conscientes para maximizar beneficios», añade el experto.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *