[*FP}– Satisfacciones que me depara este blog

28-09-2015

Carlos M. Padrón

Por lo que publiqué en el post La vitamina C y los resfriados, un visitante y lector me hizo, por comentario, esta pregunta: “Carlos, ¿y por qué si ese doctor es de El Paso no lo consultaste antes?“.

Le contesté que en otro post daría yo la respuesta, pues la tal pregunta me ha motivado a escribir ésteo para responderla, ya que en la respuesta está la explicación a lo de las satisfacciones que me depara este blog.

En el post Tiempos de Ayer, publicado el 06/08/2009 y en el que puse la canción de la que salió el título de mi novela, incluí esta foto:

clip_image001

con esta explicación, que ahora he pulido:

«Esta foto fue tomada en la Cruz Grande (El Paso), frente a la entonces casa de Pepe “el Sirio”, en agosto de 1958 cuando, viviendo yo en Santa Cruz de Tenerife, pude disfrutar de mis primeras vacaciones de trabajo y fui a mi pueblo llevando mi recién adquirida cámara fotográfica.

Creo que, salvo los dos caballeros sentados al fondo, las demás personas que aparecemos en esta foto vivimos aún, aunque yo sólo conozca a dos o tres de los niños que en ella me acompañan.

Uno de ellos —el que está con el balón….— consiguió en este blog mi dirección, me contactó por e-mail y me envió esta misma foto que, aunque tal vez él no lo recuerde, llegó a sus manos porque fue tomada con mi cámara y, de vuelta yo en Santa Cruz de Tenerife, hice varias copias que mandé a mis hermanas en El Paso para que dieran una copia a cada uno de los muchachos que aparecen en la foto y que vivían cerca de nosotros».

Pues bien, ese niño que está con el balón se convirtió con el tiempo en el Dr. José Antonio Rodríguez, el que me indicó el tratamiento que, al menos por nueve meses, me ha mantenido libre de resfriados: todo un record en los últimos 30 años de mi vida.

Al comienzo del artículo del artículo Mi llegada a la computación y a IBM escribí esto:

«Hay hechos en mi vida que, cuando hago retrospectiva, me producen una mezcla de desasosiego, amargura y frustración al caer en cuenta de que nunca más he sabido de las personas que en ellos pasaron por mi existencia, pero que, como si de objetos celestes lanzados a gran velocidad se tratara, me rozaron y desviaron mi trayectoria de forma drástica e irreversible. Me parece injusto el no contar con un medio que me permita volver a ver a esas personas, bien sea para darles las gracias o para hacerles saber cómo influyeron en el curso de mi vida».

Y lo que me ha ocurrido con el Dr. José Antonio Rodríguez es uno de tales hechos, pues ¿a mis 19 años, pensaría yo que 57 años después ese niño, dado a jugar con balones, haría esto por mí?

Lo hizo, y nuestro contacto fue gracias a este blog.

Y hay más. El Dr. Rodríguez conoció a Carmensa, la protagonista de la historia que conté en el post sobre mi primer amor, pues en Santa Cruz de Tenerife vivió él en la misma calle en que vivió ella.

¿Habría ocurrido o sabido yo todo esto si yo no le hubiera mandado las fotos a mis hermanas? Seguramente no. Estas coincidencias, que no casualidades, me fascinan; ¡lástima que haya que envejecer para vivirlas!.

clip_image003

Este pasado agosto, para poder localizar y reconocer en El Paso al Dr. Rodríguez —que desde Granada fue hasta allá para las fiestas de la Bajada de la Virgen del Pino—, y agradecerle personalmente, usé esta foto en la que aparece él cargando en brazos a su lindo nieto Javier, pues ya el niño de 1958 es abuelo:

Como dije: satisfacciones que me depara este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *