[*MiIT}– La última mala jugada de mi ciberbrujas: muerte sin causa conocida… hasta ahora

03-12-2015

Carlos M. Padrón

Como sigo al pie de la letra lo de computación PERSONAL, tengo dos desktops:

  1. Una, llamada Michelle (motherboard Gigabyte), que usa Chepina, mi mujer, y
  2. Otra, llamada Obama (motherboard Intel) que uso yo.

El pasado domingo, 15-Nov-2015, trabajando normalmente con Outlook, se congeló Obama. Opté por reiniciar, pero cuando después de la rutina del BIOS debía comenzar Windows, el sistema se congelaba en el logo del Windows 7 Home Premiun (W7-HP) que es el que en Obama instalé en abril/2014.

Con ninguno de los DVDs —ni originales o de recuperación (W7-HP, Vista, XP, EaseUs Todo Backup Emergency Disk, Hiren’s, G-Parted, etc.)— Obama no pasaba del final de la rutina en DOS, y en algunos casos se quejaba de que le faltaba el MBR (Master Boot Record).

Desinstalé el SSD (Solid State Disk), donde sólo tenía el W7-HP, y probé a instalar XP en un HDD (Hard Drive Disk) de los de Obama, pero al arrancar el sistema dese ese XP ocurría lo mismo.

Recurrí entonces a los amigos que son expertos en computación personal, y que, después de contarles lo que había ocurrido y el resultado de lo que yo había intentado, exclamaban, con algunas variantes, algo como: “¡Qué raro, nunca vi eso! Pero es típico de las cosas que sólo a ti te ocurren”. Y creo que tienen razón.

Uno de estos amigos sugirió que el problema podría ser que el MBR del W7-HM se había corrompido. Como yo tenía copia de imagen de ese W7-HP, procedí a formatear el SSD donde éste estaba instalado, a reformatearlo con MBR y reinstalar el W7-HP, pero el problema siguió igual.

Otro amigo sugirió que la causa podría estar en las tarjetas de memoria RAM, y al revisarlas descubrí que, al menos una, estaba floja. Monté correctamente las dos, pero el problema siguió igual.

Y un tercer amigo sugirió algo que me sonó muy lógico: la tarjeta gráfica incorporada en la MB (motherboard) de Obama se había estropeado y no podía con la carga de imágenes que viene después de la rutina en DOS, y de ahí que el sistema se congelara cuando tenía que lidiar con tales imágenes.

Mientras yo esperaba poder conseguir en préstamo una tarjeta gráfica, usando el programa EaseUS Todo Backup reinstalé en el SSD, que estaba vacío porque yo lo había formateado, la última imagen que de mi W7-HM había yo respaldado el sábado 14.

EL EaseUs Todo Backup logró hacer esa recuperación operando en Michelle, y lo primero que anunció el EaseUS, que está hecho en Linux, fue que ya había grabado con éxito el MBR.

Luego instalé en Obama el SSD, arranqué y, para variar, el sistema se congeló en cuanto apareció el logo del W7, pero ocurrió algo que me desveló un misterio —uno al que, por más que yo había buscado en la Red, no logré encontrarle explicación ni solución—: el escaneo que hace el BIOS de Intel antes de pasar a cargar el Windows tardó un suspiro, pero antes tardaba mucho, pues en el primer paso, identificado como 50, se echaba casi un minuto, y luego sí recorría rápido los demás pasos, como el B2, B3, etc. Ahora ni siquiera aparecía el 50.

Como eso se presentó después de que yo instalé por primera vez el SSD, concluyo que el motivo fue que, con todo lo que moví para poner en sitio ese disco, dejé floja una de las dos tarjetas de memoria y, como estaba floja, en el paso 50 el pobre BIOS de Intel se tomaba su tiempo para obviar el entuerto, y supongo que seguiría adelante usando sólo la tarjeta que no estaba floja.

Pasada ya una semana, ante mi impotencia solicité los servicios de un técnico a domicilio que vino el martes 24 a las 10:30. Probó con todos los DVDs de reinstalación y recuperación que ya mencioné arriba, con otros que él trajo, y con dos tarjetas gráficas que uno de los antes citados amigos me había prestado, pero nada: no logró encontrar solución para la falla de Obama, y dedujo que la causa era que su MB Intel se había dañado.

Ante esto opté por pedir al técnico que instaláramos en Michelle un W7-Professional (W7-Pro) en inglés, y una tarjeta de cuatro puertos USB-3 que, como hace un año dio problemas en Obama, había yo desinstalado. Cuando todo esto quedó operativo, el técnico se fue a las 15:45.

A Michelle le instalé entonces el Office 2007, pero, luego de bajar casi 300 updates entre los de Windows y Office, el Word presentaba, al inicio y al cierre, este aviso:

clip_image002que requería de varios clics para que desapareciera.

Después de reparar, reinstalar, y mucho buscar en la Red, resultó que la solución fue ésta:

1.  Close all the office applications.
2. Click on Start -> Control Panel -> Programs-> Programs and Features.
3.  Click on Microsoft Office 2007 and click on change.
4.  Click on continue for Add/remove features.
5. Expand Office Shared Features.
6.  Click on the little arrow attached to Visual Basic for Application and select Run from my    Computer-> continue.
7.   Click close once the configuration window and try to open word documents.

Pero este problema no se le ha presentado a uno de los amigos ya mencionados que también tiene, al igual que yo, W7-Pro y Office 2007. ¿Por qué a mí sí? ¡Mis ciberbrujas!

No obstante esa solución, el Word y el Outlook quedaron con la falla de que las reglas aparecían en pulgadas aunque por configuración yo había pedido centímetros.

Michelle quedó casi bien el domingo 29-Nov-2015, pero Office siguió fallando: Word no aceptaba centímetros, y perdía, al igual que Outlook, la configuración de teclas para los símbolos — y €.

Además, cuando después de reparar Office aparecía el

Error 1310. Error writing to file C:\config.msi\1c7966.rbf

Verify access…

Al hacer uso de la opción ‘Retry’, que es una de las tres posibles, aunque un mensaje dijo haber terminado bien la reparación, no era cierto, pues las fallas continuaban.
Al final de uno de esos ‘Retry’, apareció este otro error:

GWXUX.exe

Lo busqué en la Red y encontré esto que, sólo por probar, apliqué:

When such errors occur, usually reinstalling or doing a repair installation is the best choice of action. However, we can try to repair these files and check if it helps. To do so, refer to the steps below:

  1. Open the start page and type “cmd
  2. Right click on the command prompt and click on “Run as administrator“.
  3. Type the following commands and hit enter after each.
  • DISM.exe /Online /Cleanup-image /Scanhealth
  • DISM.exe /Online /Cleanup-image /Restorehealth

Once you run these commands, restart the system and try the update again.

You may also refer to,

Fix Windows corruption errors by using DISM or System Update Readiness tool https://support.microsoft.com/en-us/kb/947821

¡Y funcionó! pues aunque no veo relación alguna entre las fallas de Word y esa “solución”, instalé de nuevo, tanto en Outlook como en Word, la combinación de teclas para — y para €, y al reiniciar aparecieron en Word los centímetros, y esa combinación de teclas ha seguido operando bien.

Como aconsejan no andar reescribiendo en discos SSD, en atención a eso, en Obama había yo instalado en otra partición diferente a C:/ los programas de uso casual para que el W7-HP no creciera más en el SSD, donde ya ocupaba 83 GB, y me llamó la atención que, una vez instalados en el W7-Pro todos los updates y casi todos los programas que tenía Obama, incluidos los antes mencionados, el total de ocupación era de 53 GB; o sea, 30 GB menos, que no es moco de pavo.

De eso deduzco que, como el W7-HP fue instalado como upgrade sobre el XP que yo tenía desde hacía años, en el W7-HP quedaron muchos archivos del XP, y de ahí que ese W7-HP presentara desde el principio dos fallas que, buscando en la Red y preguntando en foros, encontré que se debían a herencia del XP. Tales fallas eran:

  1. La tecla F8 no llevaba a Safe Mode
  2. Al pedir regreso a un System Restore previo, al final salía el aviso de que la operación no había sido exitosa porque algo, tal vez un programa antivirus, lo había impedido.

Aunque ya había encontrado, y usado, la forma de llegar a Safe Mode y de hacer que el System Restore terminara bien, estas dos fallas me tenían ya harto, pero se han corregido en la instalación desde cero del W7-Pro.

Con todo esto —y toco madera— tanto Michelle como todo lo hasta ahora instalado en ella están operando OK. Pero, eso sí, siempre que yo pueda no volveré a hacer un upgrade de Windows. Por tanto, del upgrade a Windows 10 paso y me aferro al principio que, al menos en informática, aplico al hardware y al software: “Si hace lo que yo quiero y lo hace bien, no lo cambio”.

7 Respuestas a “[*MiIT}– La última mala jugada de mi ciberbrujas: muerte sin causa conocida… hasta ahora

  1. Para mí todo lo que has contado me ha sonado a chino. Bueno, una es bastante ignorante en los asuntos de informática. Me alegra que te lleves bien con Michelle, y lamento lo de Obama.

  2. Peor que eso me sentí yo cuando, aunque respaldo todo cada semana, no tenía ni siquiera forma de reinstalar en Obama el sistema operativo. Y cuando el técnico botó la toalla se me cayó el alma a los pies. ¡Qué semanita pasé!

  3. Tío Carlos, lo que experimentaste en referencia a los ‘residuos’ que quedaron en el pobre ‘Obama’ (que trajo ‘de paquete’ el XP) luego de que le instalaste el W7, me resultan muy familiares. Yo tengo 2 laptops, una Lenovo magnífica (‘La Dama Negra’) que compré para tenerla como sistema ‘fijo’ en casa y que trajo instalado el W7, y la otra, una Toshiba Tecra (‘La Turista’) que, aunque viejita, tambien me ha resultado muy buena y que uso para todo evento portatil, viajes a Caracas, etc.

    A esta última, una vez que el XP le quedó obsoleto, yo misma le instalé gratuítamente el W7 desde la página de Microsoft. La pobre (y me refiero tambien a mí) no tuvo reposo a partir de allí, pues presentaba el mismo viacrucis que expones en tu artículo de hoy. Un día —antes de tirarla a la basura, pues me traía harta— decidí jugarme la última carta con ella y la llevé ante un representante de la Toshiba aquí, en lo que tu llamas “Plastaforma”.

    El tipo me explicó precisamente que Microsoft ofrece bajar gratuitamente estos OS sin tomar en cuenta varios de los factores que refieres en tu artículo, entre ellos, los famosos ‘residual files’. Para hacer el cuento corto, el tipo desmontó el XP de raíz, limpió completamente mi Toshiba, y luego le instaló el W7 cuyo serial y copia me dió en un CD aparte.

    Eso sí, tuve que ‘bajarme de la mula’ y, además, instalarle una nueva tarjeta de sonido, pues la original terminó dañándose de tanto jaleo, pero, en fin, valió la pena.

    Esto fue hace dos años, y mi laptop Toshiba, ‘La Turista’, está como “pepa de ajonjolí en noche de luna clara”. ¡¡¡Jajajaaaaaaas!!!

  4. Querida nipotina, dicen que la tristeza compartida disminuye, y este relato tuyo ha disminuido en algo los residuos de la arrechera de la que estuve poseído un poco más cada día durante casi una semana. Pero mi caso, al igual que el tuyo, tuvo un buen final… y más barato.

    Lo de “residuales” no me parece adjetivo apropiado para aplicar a unos archivos que ocupan 30 GB. Ésos, más que residuales –término que sugiere que son residuos de un proceso en el que intervinieron–, fueron expectadores que ese proceso ni siquiera tomó en cuenta, sino que los hizo a un lado para instalar los archivos propios.

    Creo que Microsoft no toma en cuenta esos “residuaales” porque así fuerza en cierta forma a sus clientes a no usar Windows gratuitos sino a comprarlos, y a comprar también más capacidad en disco, o discos más caros, como los SSD. O sea, que esto tiene un trasfondo de marketing.

  5. Luis Herrera

    Antonio, me alegro que al fin de tanta tragedia, Obama superó el ataque terrorista islámico tan temido.

  6. Definitivamente. Los mercados para industrias como Microsoft cada día se ponen ‘más duros’, y para sobrevivir, nivelar ventas y mantener su prestigio corporativo recurren a veces a esa suerte de ‘escaramuzas’ que pasan desapercibidas para la gran mayoría del público consumidor. En fin, que tú y yo formamos parte de esa mayoría pero con la excepción de que ¡NOS DAMOS CUENTA!. ¡Un abrazote!

  7. Pues no, Antonio: Obama yace difunto a la espera de que ocurra algún milagro. El enero se hará un intento por volverlo a la vida, y si no lo supera, firmaré su acta de perenne defunción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *