[MS}– Diabetes y tabaco: una combinación fatal

22/11/2016

A. Otero (Otro de los firmantes fantasma —¿o todos son el mismo?— de ABC.es)

Fumar, no cabe duda, es muy perjudicial para la salud.

O como rezan las advertencias recogidas en las cajetillas de cigarrillos, fumar mata. De hecho, el tabaquismo es, como han mostrado infinidad de estudios, el primer factor de riesgo para sufrir una muerte prematura. Un riesgo que resulta incluso mayor en aquellas personas que, como consecuencia de una enfermedad crónica, ya tienen mermada su salud.

Es el caso, entre otras patologías, de la infección por VIH, en la que el fumar acorta la esperanza de vida más que el propio virus; y, asimismo, de la diabetes. No en vano, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Colorado en Denver (EE.UU.) muestra que el riesgo de fallecer por cualquier causa en la población fumadora, ya de por sí muy elevado, llega incluso a duplicarse en el caso de padecer diabetes.

Como explica Kavita Garg, directora de esta investigación que se presentará en la Reunión Anual 2016 de la Sociedad Norteamericana de Radiología (RSNA) que se celebrará el próximo fin de semana en Chicago (EE.UU.), «en nuestro trabajo hemos encontrado una asociación estadísticamente significativa entre la diabetes y la mortalidad por cualquier causa, los decesos por tumores no localizados en el pulmón y los fallecimientos por cáncer de pulmón entre la población femenina».

Combinación fatal

El estudio tuvo por objeto evaluar el posible impacto del tabaco sobre la mortalidad por cualquier causa, por cáncer de pulmón o por cualquier otro tipo de enfermedad oncológica, en la población con diabetes. Y, para ello, los autores analizaron los historiales médicos de 53.454 adultos, 5.137 de los mismos diagnosticados de diabetes, que habían participado en el Estudio Nacional de Cribado del Pulmón de Estados Unidos (NLST), trabajo realizado para comparar la eficacia de la tomografía computarizada de baja dosis y de la radiografía de tórax en la detección precoz del cáncer de pulmón en la población fumadora y exfumadora.

Durante el periodo de seguimiento del estudio se registraron un total de 3.963 decesos —680 entre los participantes con diabetes—, de los que 1.021 fueron ocasionados por cáncer de pulmón, y 826 por tumores localizados en otros órganos.

Los resultados mostraron que, por sí sola, la diabetes se asocia con un riesgo hasta dos veces mayor de mortalidad por cualquier causa, así como por un tumor no localizado en el pulmón, en la población fumadora. Un aumento del riesgo, además, que resulta independiente de, entre otros factores, la edad, el sexo, el índice de masa corporal (IMC) y el número de cigarrillos fumados por año.

Como indica Kavita Garg, «los resultados muestran que la diabetes duplica el riesgo de fallecimiento por cualquier causa, o por un cáncer distinto del de pulmón, en la población fumadora. También hallamos que las mujeres con diabetes tienen un mayor riesgo de morir por cáncer de pulmón. Un efecto asociado a la diabetes que, sin embargo, no se observó en el caso de los varones».

Mayor duración y cantidad

En definitiva, parece que el hábito tabáquico supone un mayor perjuicio, si cabe, para la población diabética. Un efecto nocivo, cuando no fatal, que parecían ignorar los participantes en el estudio.

No en vano, la cifra promedio de cajetillas fumadas por año fue mayor en los pacientes con diabetes que en aquéllos que no padecían esta enfermedad metabólica.

Entonces, y dado que eran más mayores y fumaban más. Pero, como reconocen los propios autores, la verdad es que aún no se sabe si la mayor mortalidad asociada a la diabetes se explica por un mayor consumo acumulado de cigarrillos por los participantes con la enfermedad.

Sea como fuere, concluye Kavita Garg, «es fundamental que los pacientes tomen participen en el control de su diabetes y que se sometan a un cribado pulmonar en el caso de ser fumadores».

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *