[MS}– Sexualidad plena con andropausia o sin ella

26/11/2016

Ana Sierra

La semana pasada los hombres estuvieron en mi punto de mira.

Me preguntaba si pensarían en la llegada de la andropausia, o ‘pitopausia’, término vulgar pero comprensible por todos.

Las mujeres sabemos que, antes o después, nos llegará el climaterio, más conocido como menopausia. Con tanto anuncio de compresas, también para las pérdidas de orina, la señora de rojo que te saluda y dice que es tu menstruación, la concienciación sobre el estado de nuestro suelo pélvico, y nuestra reserva ovárica disminuyendo mes a mes, la cual se encargan de recordarte llegando a cierta edad, creo que tenemos bastante en cuenta nuestros cambios hormonales y momentos vitales.

Pero, ¿y vosotros, los hombres? ¿Sois conscientes de que vuestra testosterona va disminuyendo y esto puede afectaros a nivel psicológico, emocional, físico y sexual?

Investigando sobre la andropausia

No me quería quedar con la duda, y pregunté directamente sobre el tema al compañero sexólogo, ‘coach’ y presentador, junto a una servidora, del programa Sexualiza2 en MiamiTv. Además, ya me había sacado él mismo el tema en alguna ocasión.

—Oye, tú piensas en la andropausia, ¿verdad? Porque parece que no le dais muchas vueltas al tema y en los medios no os bombardean, como a nosotras con la menopausia, ¿es así?

—Claro que pienso en ello —me aseguró—. De la menopausia se ha escrito mucho, se tiene mucha información, pero a nosotros se nos ofrece muy poca y generalmente sesgada. Hasta hace relativamente poco tiempo se ignoraba o dudaba incluso de su existencia.

—Imagino que los avances médicos han ayudado a detectarlo, pero, ¿por qué dudar de ello? ¿Quizá porque os hace sentir menos hombres?

—Es muy posible. Supongo que no nos gusta mucho reconocer ni hablar de la disminución de nuestro vigor sexual debida a la edad. Por otro lado, que el hombre pueda producir espermatozoides hasta el final de sus días, o al menos hasta edades muy avanzadas, mientras que la mujer tiene un número de óvulos finito, nos relaja bastante. Además, la llegada de la menopausia en las mujeres es mucho más obvia, pues se les retira la regla, mientras que en los hombres es un proceso que se va produciendo de forma más gradual y silenciosa.

Pero, ¿qué es la andropausia?

El término andropausia, aunque sea el más popular, no es el adecuado. Sí lo es Hipogonadismo de Inicio Tardío, o HIT, y haría referencia a la disminución de testosterona en algunos varones y sus consecuencias, asociada a la edad, me aclara el Dr. Francisco Cabello Santamaría, presidente de la Academia Internacional de Sexología Médica, director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología y Vicepresidente de ASESA (Asociación Española de Andrología).

¿Por qué disminuyen los niveles de testosterona?

Por un proceso natural, la testosterona comienza a descender en torno a los 30 años y, según la herencia genética, los hábitos de vida —incluidos los sexuales— y los niveles de testosterona anteriores al descenso, podría aparecer la temida andropausia o HIT. Por tanto, no la sufrirían todos los hombres.

Efectivamente existen factores de riesgo, como el estrés continuado, y existen protectores, como llevar una vida sana. Además, disponer de buenos estímulos sexuales e interactuar a nivel erótico, eleva los niveles de testosterona. Esto también habría que tenerlo en cuenta con carácter preventivo y terapéutico, matiza el Dr. Cabello.

Al igual que dormir con un bebé disminuye los niveles de testosterona, potenciando así los deseos de cuidar y dar cariño, hacerlo con una mujer ovulando aumenta los mismos.

En relación a esto, el Dr. Cabello me recuerda el estudio Miller en un club erótico, donde las bailarinas de lap-dance, o baile erótico sobre el regazo de un hombre, demostró que éstas ganaban más propinas cuando estaban ovulando. Las mujeres que tomaban anticonceptivos hormonales, y que, por tanto, no ovulaban, veían reducidos considerablemente sus ingresos por este motivo. 

Estas ganancias se asociaban directamente al aumento de testosterona, producido en el hombre por la bailarina en ovulación, de manera inconsciente para ambos. Como consecuencia, el deseo aumentaba y su respuesta era “más generosa” hacia la bailarina.

Quizá esto explique por qué bastantes hombres mayores eligen mujeres más jóvenes, en edad fértil, más allá del tema estético. Entiendo que les facilitará su rendimiento sexual, aunque influyen mucho otros factores socioculturales.

Otros estudios demuestran que se aumentan más los niveles de testosterona en una interacción erótica que viendo porno, por ejemplo, sin interactuar con nadie más. Así pues, el hecho de introducir el billete en el tanga de una bailarina, o tenerla sobre el regazo, tendría mayor efecto que verla bailar, por muy erótico que sea el baile.

Por tanto, aparte de la terapia de reemplazo hormonal que pueda ofrecer la Medicina, hacer ejercicio, perder peso y tomar grasas saludables, ingerir vitamina D y zinc, reducir el consumo de azúcar, evitar fumar o beber alcohol, y reducir el estrés, pueden favorecer la producción de testosterona.

Además, si un hombre se mantiene activo sexualmente, interactuando de manera erótica y recibe estímulos adecuados, no tiene por qué temer a la andropausia, sobre todo si su vida sexual ya era activa previa al déficit. El caso femenino, sería muy similar en relación a la menopausia.

¿Cómo afecta a los hombres la mal llamada andropausia?

Existen algunos síntomas físicos y emocionales relacionados.

• Alteraciones en el estado de ánimo, irritabilidad o emocionalidad.

• Pérdida de memoria y dificultad de concentración.

• Falta de apetito e insomnio. Ganancia de grasa y resistencia a la insulina.

• Cansancio, pérdida de fuerza y tono muscular.

• Pérdida de vello o cabello quebradizo

· Disminución de la densidad ósea.

• Disminución del deseo sexual.

Esto último podría afectar a la totalidad de la respuesta sexual, excitación y erección, principalmente, así como al funcionamiento inadecuado de las gónadas o testículos, reduciéndose en tamaño y afectando a la fertilidad, consecuentemente.

“Los cambios pueden afectar a la percepción que tienen los hombres de sí mismos. Al variar su proporción hormonal, varía su realidad”, afirma Luis Duro.

“Vienen a consulta con cierto pudor y miedo porque piensan que es algo que afecta a su masculinidad. Socialmente los hombres percibimos una presión especial en relación a nuestro desempeño sexual y disponibilidad sexual —continúa Luis—. Simplemente hay que llegar a la convicción de que es una nueva fase de la vida que ofrece diversas oportunidades”.

¿Qué hacer si aparecen síntomas?

Debe acudir al médico si tiene dudas de que se esté produciendo el HIT, para que le realicen las pruebas oportunas, enfocadas a detectar los niveles de testosterona biodisponible, recomienda el Dr. Cabello.

Estas pruebas también se podrían hacer en mujeres, pues nosotras también producimos testosterona, aunque en menos medida que los hombres. Ésta influye también en nuestro deseo sexual, y compartimos con ellos gran parte de la sintomatología.

Hay que tomar conciencia de que la sexualidad no es sólo genitalidad, y que la madurez es un grado. Se puede vivir la sexualidad de forma plena y saboreando cada instante, con andropausia o sin ella.

Así pues, vivamos esta nueva etapa de la vida con alegría, disfrutando las oportunidades que nos ofrece nuestra experiencia y desarrollando nuestra creatividad.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *