[SE}– El ‘postureo’ de la moda ética: ¿realidad o ficción?

28/11/2016

Laura S. Lara

La sostenibilidad implica respetar nuestro ecosistema.

Pero también es un principio de viabilidad económica y una cuestión crucial en la estrategia de algunas empresas.

Nos encontramos ante un cambio de valores que camina hacia una mayor sensibilidad medioambiental y social. Con consumidores e inversores más concienciados, las marcas optan por actuar de forma ética para mejorar la situación de los trabajadores y causar el mínimo impacto natural.

Volver a producir en su país de origen es uno de los nuevos compromisos de estas firmas, un valor añadido en su afán de diferenciación que, por otro lado, encarece sin remedio el precio.

Fred Perry aún confecciona sus míticos polos en Inglaterra, Levi’s mantiene activa su fábrica de Carolina del Norte para dar salida a los 501 de toda la vida, y Lacoste cuenta con colecciones creadas en Francia. Moda ética, eso sí, si puedes pagarla.

El agotamiento de los recursos naturales y la globalización llevaron hace décadas la producción de ropa a países de Asia y África, donde la mano de obra es más barata, dando lugar al concepto del fast fashion (ropa desechable). En estos casos, aunque la fabricación de ropa puede dar trabajo a comunidades enteras en estos países, lo cierto es que casi siempre las condiciones son injustas.

Hoy, como respuesta ética y también para hacer frente a la mala prensa del made in China y la llamada ropa esclava, cada vez más firmas toman (o dicen tomar) una posición activa en la construcción de un mundo mejor. El concepto de ropa sostenible se amplía a una forma de diseño, aprovisionamiento y producción que busca maximizar los beneficios de las personas al tiempo que se reduce el impacto en el medioambiente.

La colección Reissues de Fred Perry, por ejemplo, es una declaración de intenciones de la marca británica que pretende ofrecer a sus adeptos un producto genuino made in England. «Los icónicos modelos M12 y M2 de polos de esta colección se fabrican en Leicester, y la clásica Fred Perry Harrington, en Wolverhampton».

Se trata de dar más información a los consumidores de cómo y dónde se han fabricado las prendas. Con ello la firma pone de manifiesto el orgullo que siente de su propia historia de marca.

Rob Gaitt, brand manager de Fred Perry en Inglaterra, está de acuerdo. «Para Fred Perry, el término made in England va más allá de un mero proceso de producción. Nos enorgullece decir que gran parte de la colección se hace aquí desde 1952. El sello está en nuestro ADN y dicta todo lo que hacemos. Es la razón por la que Fred Perry sigue siendo redescubierta por nuevas culturas juveniles».

Pero, ¿cómo somos de honestos en España? Dentro de nuestras fronteras tenemos pequeños diseñadores muy artesanales que trabajan con producciones hechas íntegramente aquí. Son diseñadores comprometidos con el origen y el medioambiente. Pero con las grandes marcas siempre tendremos la duda de si toman conciencia como estrategia para diferenciarse, pues la sostenibilidad es una tendencia que ahora mismo se valora.

Y, por otro lado, está la calidad que, paralelamente, ha disminuido. Hay firmas que venden pantalones italianos a 100 y a 200 euros que también hacen procesos fuera, con lo que al final estamos pagando la marca, nada más. Y eso se nota.

Una solución, según expertos, sería volver al prêt-à-porter: tejidos menos exclusivos y lujosos, pero hechos en España, con personas contratadas en unas condiciones laborales dignas.

¿Compromiso o estrategia de las grandes marcas? La última palabra en esta guerra la tiene también el consumidor. No se trata de dejar de comprar, sino de volver a ser dueños de nuestras decisiones a la hora de hacerlo.

Pero, hasta para elegir no contribuir a la esclavitud del siglo XXI, hay que tener en cuenta el IVA. Según expertos, «lo único que garantiza una prenda de calidad hoy en día es hacerse la ropa a medida en un sastre. Que te puedas permitir pagar 2.000 euros por un traje, ya es otra historia».

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *