[SE}– ¿Es cierto que la primera impresión es la que se queda?

30/11/2016

Aurora Ferrer

¿Qué hace falta para tirar por tierra una primera impresión?

Ésa es la pregunta con la que partieron Melissa Ferguson y Jeremy Cone en su reciente investigación. Según el dicho popular, “La primera impresión es la que se queda” pero, ¿es eso cierto?

Los investigadores de la Universidad de Cornell estaban interesados en analizar las impresiones implícitas, ésas que se realizan de una forma rápida e incontrolable, y que activan nuestras evaluaciones positivas y negativas de los demás. Se supone que estas impresiones son realmente difíciles de cambiar. 

Para Ferguson y Cone, la información simple que se añade de la persona es en la mayoría de casos insuficiente. Pero si a la primera impresión se añade información relevante que defina la verdadera naturaleza de una persona, la cosa puede cambiar. Y mucho.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores contaron con un grupo de voluntarios. Según explican en un artículo publicado en Journal of Personality and Social Psychology, hicieron que los sujetos valorasen a personajes inventados, como Bob, un tipo que en un principio parecía buena personas: pasea con extraños, ayuda a los estudiantes extranjeros a encontrar vivienda, pasa parte de su tiempo en un comedor social, y otros 100 comportamientos positivos.

Como era de esperar, los voluntarios se hicieron una impresión muy positiva del sujeto de ficción. Pero, cuando se enteraron de un dato negativo que mostraba su naturaleza real, la cosa cambió de forma rotunda. Con sólo explicar al grupo que Bob era un pedófilo, la mayoría de la gente abandonó con rapidez su primera impresión.

Ocurrió lo mismo cuando les presentaron a un segundo personaje: un hombre que irrumpió en varias casas rebuscando en las habitaciones y causando daños. Los voluntarios le tomaron por un ladrón, hasta el momento en que se añadió una información positiva: trataba de salvar a niños de un incendio.

Los investigadores consideran que no es imposible cambiar una primera impresión, siempre y cuando lo que se añada sea información relevante que defina al sujeto.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *