[MS}– El vino blanco se asocia a un riesgo mucho mayor de desarrollo de melanoma

NotaCMP.-Un motivo más para que yo no tome vino blanco, que nunca me gustó, digan lo que digas los sibaritas y gourmets que predican que, por ejemplo, con pescado hay que beber vino blanco. Para mí, el vino es tinto.

~~~

02/12/2016

A. Otero (Uno de los varios firmantes fantasma —¿o todos son el mismo?— de ABC.es)

En torno a un 3,6% de todos los casos de cáncer en el mundo son causados por el consumo, no sólo en exceso sino también moderado, de alcohol.

Unos tumores entre los que se encuentran los localizados en el hígado, el páncreas, el tracto digestivo —sobre todo el colorrectal—, la mama y el tracto respiratorio.

Y es que el etanol contenido en el alcohol se metaboliza en el cuerpo humano en acetaldehído, compuesto que no sólo daña en ADN sino que impide que el ADN pueda ser reparado, pues el etanol favorece la aparición de mutaciones y, por tanto, el desarrollo de tumores: la consabida carcinogénesis.

Sin embargo, parece que la relación entre el alcohol y el cáncer no acaba ahí, y es que un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown en Providence (EE.UU.) muestra que el vino blanco aumenta notablemente el riesgo de padecer melanoma. Un efecto perjudicial del que, sin embargo, parecen estar excluidas el resto de bebidas alcohólicas.

Como explica Eunyoung Cho, directora de esta investigación publicada en la revista «Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention», «Es ciertamente sorprendente que el vino blanco sea la única bebida independientemente asociada con un incremento del riesgo de melanoma. La razón para esta asociación permanece desconocida, si bien algunos trabajos previos han demostrado que algunos vinos tienen mayores niveles de acetaldehído que la cerveza o los licores. Y en este contexto, si bien el vino tinto y el blanco tienen la misma cantidad de acetaldehído, los antioxidantes presentes en el tinto podrían compensar los riesgos».

Cuidado con el vino blanco

Para llevar a cabo este estudio o ‘metanálisis’, los autores analizaron los resultados de tres grandes ensayos clínicos desarrollados con un total de 210.252 participantes que habían respondido a cuestionarios sobre su consumo de alcohol y en los que el periodo medio de seguimiento se estableció en 18,3 años.

Los resultados mostraron que el consumo de cada unidad diaria de alcohol se asoció con un incremento del 14% del riesgo de melanoma, tipo de cáncer de piel del que cada año se detectan en España cerca de 5.000 nuevos casos, y que, de no diagnosticarse y tratarse a tiempo, se asocia a una gran mortalidad.

Según lo establecido en el estudio, una ‘unidad de alcohol’ son 12,8 gramos de alcohol, bastante más del contenido en una copa de vino o en una cerveza de tamaño medio, en las que la cantidad de alcohol ronda los 8 gramos.

El tipo de alcohol influyó de forma radical sobre el riesgo de este tipo de cáncer cutáneo. De hecho, la cerveza, el vino tinto y los licores no influyeron de una forma estadísticamente significativa sobre el riesgo de melanoma, ni lo provocaron ni lo previnieron. Por el contrario, cada unidad diaria de vino blanco conllevó un incremento del 13% de la probabilidad de acabar padeciendo este cáncer de la piel.

Dado que el principal factor de riesgo para desarrollar un melanoma es la exposición al sol —o, más concretamente, a los rayos ultravioleta (UV)—, el efecto negativo del alcohol fue mayor en las zonas corporales que típicamente reciben la luz solar.

Así, y comparadas frente a los no bebedores, las personas que consumían un mínimo de 20 gramos de alcohol al día tenían una probabilidad un 2% mayor de melanoma en el cuello, la cabeza o las extremidades, y hasta un 73% superior de que el tumor apareciera en el tronco.

Sopesar riesgos y beneficios

Por tanto, el alcohol también se asocia al melanoma, por lo que, como indican los autores, «nuestras evidencias refuerzan las recomendaciones de las sociedades médicas sobre la limitación de la ingesta de alcohol».

Sin embargo, debe tenerse en cuenta, en primer lugar, que esta relación entre el alcohol y el melanoma sólo se observó en los individuos de raza blanca. Y, en segundo lugar, que, como recuerda Eunyoung Cho, «la ingesta ligera-moderada de alcohol parece reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, por lo que a la hora de beber deben considerarse tanto los beneficios como los riesgos, incluido el riesgo de melanoma».

Sea como fuere, concluye la directora del estudio, «si bien el significado clínico y biológico de nuestros hallazgos aún está por determinar, el asesoramiento sobre el consumo de alcohol puede ser, tal y como sucede en otros tipos de tumores, una estrategia apropiada para la reducción del riesgo de melanoma en aquellas personas que ya presentan otros factores de riesgo muy notables para este cáncer de piel».

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *