[Cur}– Los algoritmos más curiosos que mejoran tu vida

05.12.16

Miguel Ángel Corcobado

Hablar de algoritmos en el entorno digital es hablar de éxito como si fuera la fórmula secreta de la Coca-Cola.

Pensamos que sólo Google, Facebook o Twitter dominan esto de construir reglas o instrucciones para realizar una actividad definida de una manera precisa: buscar, ordenar publicaciones o alinear noticias de cierto interés. Pero lo cierto es que hay más algoritmos que sirven para hacer cosas bien curiosas.

Para localizar depresivos

El color que eliges para tus filtros de Instagram puede determinar tu estado de ánimo. Esto afirma el estudio conjunto que han llevado a cabo la Universidad de Harvard y la Universidad de Vermont que determina que factores como el brillo, el contraste o el color son determinantes para reconocer si la persona que ha escogido y editado esta foto padece una depresión.

Para el estudio se usó un algoritmo de aprendizaje automático que estudió estos patrones entre 40.000 fotografías. Estas personas escogieron colores azules y grises para sus perfiles, por lo que se podría afirmar su malestar psíquico.

Para mejorar el tráfico del Wi-Fi

Cuando hay muchos dispositivos conectados a un mismo Wi-Fi la velocidad de navegación se ralentiza considerablemente. Por eso el MIT (Massachusetts Institute of Technology) ha decido crear un algoritmo que dirija el tráfico como un guardia urbano.

El proyecto recibe el nombre de MegaMiMO 2.0 y permite que circulen datos de varios dispositivos por el espectro de la misma red inalámbrica sin que provoquen interferencias o cortes de tráfico de datos entre sí. Incluso se consigue un aumento de la velocidad que es posible mejorar, multiplicándola por 10, conectando varios routers a la red.

Para imitar la escritura de cualquiera

Imitar la manera de escribir de otra persona no es algo fácil, menos aún si nos referimos a la firma. Pero nada que no se resuelva con el algoritmo adecuado, en este caso el que aporta el University College de Londres, que es capaz de analizar estilos de escritura individuales y reproducirlos digitalmente de tal manera que podrían engañar al propio autor.

Para poder lograrlo hace falta que una persona escriba al menos cuatro folios, que después se escanearán y así el algoritmo puede analizar cómo hemos escrito cada letra para ofrecer una versión fiel de la nuestra. Menos mal que ahora hay otras formas de autentificar a las personas, porque esto de usar la firma tiene los días contados.

Para imitar a pintores

No sólo la escritura es imitable con tecnología, ahora puedes decir que tienes una pintura inédita de Van Gogh en tu casa, ya que la Universidad de Tubinga, Alemania, ha creado un algoritmo neuronal capaz de transformar cualquier foto en un cuadro con el estilo reconocible de cualquier pintor famoso.

El proyecto ha creado un sistema artificial basado en una red neuronal profunda que es capaz de separar y combinar imágenes hasta imitar el estilo de un pintor determinado.

¿Te imaginas tener un cuadro del edificio del Museo Guggenheim de Bilbao pintado por Picasso? Igual que si hubiera viajado en el tiempo.

Para prevenir ataques informáticos

Se llama SEISE y es un algoritmo encargado de detectar posibles ataques que no dejan malware ni virus, pero que añaden links u otro tipo de información en nuestras web sin permiso. SEISE analiza el lenguaje utilizado en los artículos de cada web que lo precise  identificando palabras y piezas de texto que no siguen los mismos patrones semánticos que el resto de las publicaciones. Ha sido creado por el Instituto de Tecnología de Georgia, EEUU,  para proteger sobre todo a instituciones educativas y gubernamentales.

Para luchar contra los trolls

Ya vemos últimamente que los trolls se están convirtiendo en una plaga. Twitter , por ejemplo está analizando herramientas para sacarlos fuera de su red social. Por eso Google financió la creación de un algoritmo que detectara a este tipo de personas y sus intenciones con tan sólo revisar entre 5 y 10 publicaciones.

Según el proyecto hay expresiones, faltas de ortografía y características similares en la mayoría de los trolls, por lo que sería relativamente fácil localizarlos.

Para detectar si te mienten

Los investigadores de la Universidad de Michigan, EEUU, Stephan Ludwig, Tom van Laer, Ko de Ruyter y Mike Friedman, han creado un algoritmo que detecta si nos están mintiendo en un email. Se trataría de una máquina de la verdad lingüística, ya que las personas escribimos de otra manera cuando mentimos, y este algoritmo reconoce la mayoría de las  formas establecidas de no decir la verdad.

Por ejemplo, cuando mentimos no usamos el “yo”, “tú”, “él” o “ella” y además tendemos a explicar demasiado cada cosa. Sería interesante que este algoritmo se desarrollara en un sistema de voz para ayudarnos a detectar mentiras en todo momento.

Para predecir el cáncer

Un grupo de investigadores del Instituto Courant de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Nueva York ha sido capaz de desarrollar un algoritmo que indica de qué manera se puede propagar un cáncer en un individuo concreto.

Sin duda, es un ejemplo de que los algoritmos también tienen su lado humano, ya que la precisión que aporta este desarrollo podrá hacer que se salven vidas.

Para rapear

En la Universidad de Aalto, Finlandia, buscaron acercar el lenguaje natural a las computadoras a través del rap. Para ello crearon el proyecto DeepBeat, un software con un algoritmo capaz de componer rimas a partir de las letras de casi 11.000 canciones de más de 100 conocidos raperos. 

DeepBeat elige cada rima utilizando como término de búsqueda la rima anterior hasta encontrar un verso consecutivo que considere relevante, en función de su rima y de su vocabulario. De esta forma se busca imitar el funcionamiento del cerebro humano.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *