[SE}– ‘Tocofobia’ o miedo irracional a quedarse embarazada

07/12/2016

Galiana Legorburu

El miedo es, quizá, uno de los sentimientos más presentes en la mujer desde el momento en que sabe que va a ser madre.

Sin embargo, el problema aparece cuando esta preocupación se convierte en algo persistente. Como explica la psicóloga y sexóloga María Felipa Gea López, entonces pasaría a llamarse tocofobia, palabra que hace referencia al terror irracional hacia el embarazo y el parto, y que sufren un 3% de las mujeres. Un porcentaje que en la actualidad, y según advierte la experta, aumenta cada día y puede llegar a ser un verdadero calvario para la pareja.

“De tal envergadura es el miedo que les genera quedarse embarazadas que lo evitan por todos los medios, incluso el tema de la anticoncepción se vuelve una obsesión. Incluso pueden llegar al punto de engañar a su pareja con la imposibilidad de tener hijos”, explica.

Pero el miedo no les libra del deseo de ser madres, y éste puede ser el mayor miedo: no poder ser madres por tener miedo a serlo”. Y es que las razones que generan esta fobia son muy diversas: cambios físicos, responsabilidad, cambio de vida, hospitales, intervenciones quirúrgicas…

“Provocan tanto malestar en la madre que, si ésta se queda embarazada, hasta puede llegar a rechazar al hijo que viene en camino, o llegar a pedir cualquier tipo de intervención antes que someterse al parto o embarazo”, dice Gea López.

Primaria o secundaria

“La tocofobia primaria la padecen quienes no han tenido hijos, y suele aparecer en la adolescencia, por ejemplo, al sentirse vulnerables por la baja experiencia de ser fértiles”, señala la experta. Aunque también ésta podría ser la consecuencia de haber sufrido abusos sexuales o haber tenido una madre con esta fobia. Los niños aprenden por modelado, y pueden absorber estos miedos”, añade. También influye la existencia otras de fobias relacionadas con los hospitales, los médicos, la sangre o las agujas.

Por otro lado, la secundaria aparece en mujeres que ya han tenido hijos (uno o más) y han pasado por una experiencia traumática relacionada con el embarazo o el parto, ya sea porque hayan temido por su propia vida o por la de su bebé.

“No obstante, las mujeres con tocofobia pueden desear ser madres, y esto puede acarrear incómodas consecuencias. Una de ellas puede ser renunciar a tener hijos por encontrarse atrapada en sus propios sentimientos contradictorios, tanto hijos biológicos como adoptados (por culpa a no sentirse preparada para tener sus propios hijos, por ejemplo)”, asegura la psicóloga.

Otra consecuencia, añade, es el deterioro de la autoestima, debido a estos mismos sentimientos contrapuestos, y que puede desembocar en una depresión.

La relación de pareja, contra las cuerdas

“Uno de los ámbitos más perjudicados por esta fobia es, sin duda, la relación de pareja. Sobre todo cuando la mujer se obsesiona con los métodos de anticoncepción o incluso inventa que no puede tener hijos”, dice Gea López.

En gran parte de los casos, advierte, las relaciones sexuales también se ven afectadas, ya que el temor puede llegar a tal punto que los momentos de intimidad se eviten. “Esto, junto al conflicto que se puede generar por el hecho de querer ser padres y no poder a causa de la fobia, son los conflictos más peligrosos dentro de la pareja. Tanto que hasta pueden terminar en ruptura”, sostiene la experta.

Sobre esto, insiste en que, cualquiera que sea la decisión, si está tomada desde una perspectiva de miedo, causará problemas en el futuro. Por eso, y para evitar que la tocofobia sea el fin de la relación, o la razón por la que renunciar al sueño de ser madre, Gea López asegura que la solución es contactar con un profesional en cuanto se empieza a perder el control de la situación: “Como profesional, animo a que todas aquellas mujeres que padezcan este tipo de fobia al embarazo y parto se pongan en manos de un profesional para poder superarla antes de tomar una decisión”.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *