[IT}– Una conexión Wi-Fi con un consumo de batería 10.000 veces menor

20 DIC 2016

Nacho Palou

La conexión Wi-Fi es una de las funciones del celular que más batería consume, hasta el 60%.

El Wi-Fi del celular, además de que se utiliza casi continuamente, está constantemente enviando señales de radio para encontrar redes disponibles. Las busca incluso cuando en su entorno no hay redes Wi-Fi abiertas o conocidas con las que conectarse.

Pero el consumo del Wi-Fi tiene que ver sobre todo con la forma en la que funciona esta conexión. Para transmitir datos por Wi-Fi el celular (o cualquier otro dispositivo que disponga de este tipo de conexión) genera dos señales de radio: una señal digital que contiene la información a transferir, y una señal de radio analógica que hace las veces de portadora, la que conecta los dispositivos entre sí.

Esta última señal de radio analógica es la responsable del alto consumo de la conexión Wi-Fi. La señal de radio digital en cambio apenas consume unos pocos microvatios.

Ahora, investigadores de la universidad de Washington han desarrollado un método de transmisión Wi-Fi que libera al celular de la tarea de generar la señal de radio analógica, reduciendo el consumo de la energía requerida a una diezmilésima parte en comparación con la forma de funcionamiento actual. Esto se traduce en una reducción significativa en el consumo de la batería del celular y de otros dispositivos conectados.

Para lograrlo, los investigadores desacoplaron la señal de radio digital y la señal de radio analógica. Como la señal de radio analógica es necesaria para la conexión, la tarea de producirla se delega en un dispositivo externo que se enchufa a la red eléctrica y que da cobertura en un área próxima; en una oficina o vivienda, por ejemplo.

Existiendo ya una señal de radio analógica los dispositivos conectados utilizan esa señal para reflejar en ella la información digital a transferir. La señal de radio analógica producida por el dispositivo externo sirve para dar conexión a varios dispositivos, simultáneamente.

Por ahora los investigadores han logrado transmitir datos en un radio de 30 metros a una velocidad de 11 megabits por segundo. Ambas cifras son inferiores a la capacidad de las conexiones Wi-Fi actuales, pero, a cambio, el consumo de energía es “casi inexistente”. De forma similar a como funcionan los chips RFID o las tarjetas de pago sin contacto, los dispositivos conectados obtienen de la señal de radio analógica (producida externamente) la energía necesaria para transmitir.

Este método de Wi-Fi pasivo (que todavía está pendiente de verificación) es, en teoría y según los investigadores, aplicable a los celulares y routers que ya existen y que están funcionando en la actualidad. Al reducirse, y hasta prácticamente eliminarse, el consumo de batería asociado a la conexión, el método beneficiaría a los wearables y a otros pequeños dispositivos, toda vez que el consumo de batería deja de ser un problema importante.

También a los aparatos que aspiran a formar parte del Internet de la Cosas, la conexión entre objetos comunes y cotidianos: desde la nevera al termostato, pasando por las cámaras de seguridad y las zapatillas de deporte, y hasta sensores médicos incorporados en el cuerpo del paciente.

La publicación MIT Technology Review considera que se trata de una de las diez tecnologías más importantes del año. También cree que un dispositivo de Wi-Fi pasivo será “extremadamente barato de fabricar, tal vez menos de un dólar” y que estará disponible en un plazo de dos o tres años.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *