[IT}– Consejos para poner a punto el celular que te han regalado por Navidad

28/12/2016

Bruno Toledano

La mayoría de teléfonos celulares o smartphones son lo suficientemente inteligentes como para configurarse solos.

Y, en el caso de necesitar una persona para establecer algunos parámetros, mostrar en pantalla unas instrucciones claras que pueda entender cualquier usuario, sea un experto en tecnología o un abuelo despistado.

Eso no significa que no haya unas cuentas recomendaciones básicas que mucha gente pasa por alto y que deberían estar en ese flamante teléfono celular que tienes hoy entre tus manos y que ya llevas un par de días usando.

Actualizarlo es lo primero de todo

Esto parece una obviedad, pero no lo es tanto para quienes no están tan puestos en tecnología. Es posible que ese celular comprado en Amazon lleve mucho tiempo en los almacenes y no esté ni mucho menos al día en actualizaciones.

Lejos de ser un capricho, hay muchas actualizaciones de seguridad que quizá se haya perdido, por lo que actualizarlo es algo necesario desde el primer minuto. Es algo que el teléfono suele comprobar al encenderse por primera vez, pero no está de más comprobarlo manualmente.

Si tienes un Android, en Ajustes > Actualización de Sistema (al final del menú), suele estar todo lo necesario para corroborar la versión y que el teléfono está al día. En iPhone, la opción está en Ajustes > General > Actualización de software.

Configura las opciones de seguridad

Ahora que tu celular está a punto, veamos si está realmente protegido. Que nadie te engañe: tener una contraseña, un patrón o el reconocimiento dactilar activado es el primer paso para proteger tu teléfono de intrusos, sea un ladrón o un hijo un poco gamberro que quiere comprar un juego a tus espaldas.

Estas tres opciones se sugieren al iniciar cualquier teléfono relativamente moderno, pero también se encuentran en la opción de ‘Seguridad y huella digital’ de los Ajustes de Android o en ‘Touch ID y código’ en los Ajustes de iOS.

También es posible, en caso de tener un celular Android, configurar un ‘mensaje en la pantalla de bloqueo‘. Lo que escribas en este apartado se verá en la pantalla con el celular bloqueado, por lo que es idóneo en situaciones de emergencia personal, pues nadie accede a tu teléfono, pero pueden.

Si tienes un accidente, permitiría, por ejemplo, saber cuál es tu tipo de sangre, si padeces una enfermedad o puede mostrar una persona de contacto a la que pueden llamar. Esto último es quizá lo más útil que puedes hacer con esta opción.

Por último: si tienes niños en tu entorno que vayan a usar tu teléfono, puedes poner contraseñas para bloquear aplicaciones que no quieres que puedan usar, algo más efectivo que el control parental o la creación de otro usuario. Este tipo de seguridad depende a menudo de cada modelo de teléfono, sin embargo, pero evitará casi seguro las compras inesperadas en Clash Royale.

Elimina las apps redundantes

Si tienes Android, esto es algo que vas a hacer sí o sí. Los fabricantes de teléfonos suelen incluir sus propias versiones de las apps que Google ya tiene de por sí insertadas en Android, como la galería de fotos, la app para contactos y otras similares. Al final, tienes dos apps de calculadora, y eso es una tontería que, además, puede restarte batería.

Para poner fin a esa duplicidad, es tan sencillo como inhabilitar la app que no vayas a usar de las dos repetidas. No todos los teléfonos permiten esta opción, pero si la opción te aparece, adelante: no vas a perder ninguna utilidad real.

Inhabilitar un app no la borra y siempre puede recuperarse. Para hacerlo, hay que ir al apartado de Aplicaciones de Android, buscar la app en cuestión, acceder al menú de sus opciones y pulsar sobre el botón de inhabilitar. Para recuperarla, el proceso es el mismo, sólo que anulando la inhabilitación.

Algo bueno de Apple en este sentido es que controla por completo su software y no hay aplicaciones repetidas por defecto. Esto no significa, sin embargo, que no puedas ocultar algunas de las apps de sistema si te has bajado una que te gusta más. A partir de iOS 10, es posible ocultar muchas de ellas, aunque no desinstalarlas por completo.

Gestiona la sincronización de información

Al meter tu cuenta de Gmail en tu celular Android, o la que tengas en tu cuenta de iCloud si tienes un iPhone, lo más normal es que tu teléfono active alegremente un montón de opciones de sincronización que a ti te dan igual. Lo que sí te importará es la batería extra que se consume así.

Aunque recomendamos sincronizar fotos, correos y todo el contenido que tú consideres que vas a echar de menos en caso de perder el teléfono que tienes entre tus manos, quizá las notas de Keep no te importe perderlas.

Para personalizar qué se sincroniza con Google y qué no, ve a Ajustes > Cuentas > Google y selecciona las opciones que tú consideres oportunas.

En el caso del iPhone, el procedimiento es similar, pero hay que ir a la opción de iCloud en los Ajustes del teléfono.

Deja el teclado a tu gusto

Pasar de un teléfono a otro puede ser traumático si el aspecto de los iconos es muy distinto, pero nada es tan incómodo como acostumbrarse a otro teclado.

En caso de solamente pasar de un teléfono Android a otro, quizás no tengas ni que aprender. Es posible bajarse el teclado de Google en cualquier teléfono y sustituirlo por el que viene instalado, sin ir más lejos, pero también es posible adaptar un teclado como Swiftkey para que tenga el aspecto del que has usado siempre.

A su vez, si no tienes problema con aprender a usar un teclado nuevo, quizá sí lo tengas con alguno de los accesos directos que estos incluyen. Configurar el teclado para mostrar o no mostrar emojis, para poner un punto al pulsar dos veces en el espacio o para que no corrija ni una sola de tus palabras es algo que se debe hacer con un teléfono Android nuevo.

Si has migrado de iPhone a Android, o al contrario, vas a tener que aguantarte y aprender de nuevo a escribir en teléfono, aunque hay algunas soluciones que quizá te funcionen, como instalar el teclado de Google en el iPhone. No está tan bien integrado como el original de iPhone, pero puede que funcione para ti.

Personalízalo, pero con cabeza

Bajarse packs de iconos, lanzadores de aplicaciones y poner tropecientos ‘widgets’ en tu teléfono queda muy bien, pero cuando la batería dura mucho menos por culpa de estos detalles, quizá sea mejor tener los iconos justos en los escritorios necesarios y prescindir de ciertos widgets.

Tampoco es mala idea limitar las opciones de Google Now, ese asistente que sabe hasta por dónde estás andando o a qué hora tienes una cita. Si de verdad te obsesiona la batería, desactivarlo desde el primer momento puede ser una recomendación si no usas a menudo sus tarjetas.

Estos son consejos para Android, por supuesto, pero en iPhone tampoco es mala idea desactivar ciertas cosas que no uses constantemente, como la geolocalización. Cuando vayas a usar los mapas, ya te pedirá que la actives. Lo mismo con el bluetooth, que por defecto cambien vendrá encendido.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *