[CT}– La Estación Espacial Internacional despliega un pequeño prototipo de ascensor espacial

02/01/2017

Es la imagen del día seleccionada por la NASA

La agencia espacial ha anunciado el reciente despliegue de un satélite japonés llamado STARS-C (de «Space Tethered Autonomous Robotic Satellite-Cube») desde la Estación Espacial Internacional (ISS, en inglés).

La finalidad de este satélite será funcionar como un prototipo de varias tecnologías que podrían tener aplicación en el diseño de un ascensor espacial, capaz de transportar cargas hacia la órbita.

Cuando el satélite esté desplegado, en cuestión de días, estará formado por dos pequeños cubos de apenas 10 centímetros unidos por un cable de kevlar de 100 metros de longitud. El conjunto apenas pesa 2,66 kilogramos.

Lanzamiento del pequeño satélite, que mide alrededor de 20 centímetros- NASA

Si todo va como está previsto, los científicos habrán logrado desplegar un gran cable en el espacio, hecho que es un paso indispensable si se quiere en el futuro desplegar un ascensor espacial. Esto, aunque parezca increíble, es una opción defendida por varios investigadores, quienes creen que el concepto puede ayudar a prescindir de cohetes y, por lo tanto, a ahorrar mucho dinero.

Además, en teoría este sistema podría usarse en el futuro para cazar grandes pedazos de basura espacial y evitar el temido síndrome de Kessler o cascada de ablación, un evento en el que choques iniciales de basura espacial generan tal cantidad de fragmentos nuevos, que causan una cascada imparable de colisiones capaces de destruir satélites y naves en órbita.

Una vez que sea desplegado, el STARS-C apuntará hacia la Tierra y usará un sistema de muelles para separar los dos pequeños cubos. La Gravedad hará el resto, y acercará a uno de ellos hacia la Tierra.

Diagrama del despliegue del minisatélite. En realidad el cable de kevlar es mucho más largo que en la imagen- Universidad de Shizuoka

Además de esta demostración tecnológica, los satélites recogerán electrones del espacio para analizar las corrientes eléctricas en el cable.

El satélite es una creación de los ingenieros Yoshiki Yamagiwa y Masahiro Nomi, de la Universidad de Shizuoka. El éxito de su misión depende de que puedan ser controlados con precisión, sobre todo cuando anteriormente se hizo una prueba similar que fracasó, tal como ha informado el portal Sciencealert.

El astronauta de la NASA Peggy Whitson ayudó al equipo de la JAXA (la agencia de exploración espacial japonesa) a lanzar el satélite. Para ello usó un brazo robótico también de fabricación japonesa, y conocido como «Japanese Experiment Module Remote Manipulator System» (experimento japonés para un Módulo remoto de manipulación, JEMRMS, en inglés).

Los responsables de la JAXA afirman que el sistema es barato, seguro y viable si se usa para poner en órbita a pequeños satélites. El procedimiento comienza cuando los tripulantes de la ISS cargan los módulos empaquetados de los satélites en un bloque especial del «Japanese Experiment Module» (módulo japonés de experimentación, JEM en inglés), para que el robot lo recoja y despliegue.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *