[MS}– Fabrican parte de un estómago en el laboratorio

04/01/2017

Soñamos con poder fabricar nuestros órganos y tejidos humanos de recambio en el laboratorio.

En ese futuro, que se antoja no muy lejano, las listas de espera para trasplantes ya no tendrán sentido. En ese camino en el que trabaja la Medicina Regenerativa, científicos del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati (Estados Unidos) han dado un nuevo paso. Lo han hecho al desarrollar en una placa de petri parte de un estómago humano a partir de células madre pluripotentes, es decir, que pueden convertirse en cualquier tipo de célula.

El tejido desarrollado se corresponde al cuerpo y al fundus del estómago y se comporta como un mini órgano gástrico porque es capaz de producir enzimas digestivas y ácidos, según se describe en el estudio que publica la revista «Nature». Los investigadores necesitaron seis semanas para conseguir este mini estómago funcional.

El estómago tiene cuatro partes: cardias, fundo, corpus (cuerpo), antro y el píloro. El cardias es la primera parte del estómago, que recibe los alimentos desde el esófago; el fondo es la sección del estómago, que está formada por la curvatura mayor; el cuerpo (corpus) constituye la principal región central del órgano, y el píloro, junto con el antro constituye la última parte que vacía el contenido del estómago al duodeno.

Probar nuevos tratamientos

Aunque aún no se puede pensar en que este miniestómago suplante todas las funciones de un estómago, se cuenta con un estupendo banco de pruebas para probar nuevos tratamientos sin ensayarlos con pacientes reales. O también para estudiar enfermedades tan comunes que afectan a millones de personas relacionados con los males del estómago. Desde la incómoda acidez al cáncer gástrico. Este tumor es ya la tercera causa de muerte por enfermedad oncológica.

No es la primera vez que este grupo de investigadores desarrolla un tejido digestivo a partir de células madre. Lo consiguieron hace dos años reproduciendo una región encargada de producir las hormonas del estómago.

Ahora se completa el rompecabezas y, lo que es más importante, han averiguado la ruta que sigue el estómago para su desarrollo desde el estado embrionario. «No podíamos fabricar tejido estomacal sin identificar antes cómo se forma normalmente en el embrión humano», explica Jim Wells, investigador principal.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *