[LE}– ‘Caranchoa’, término válido y de larga tradición

28/12/2016

El término caranchoa, en una palabra y con una sola a, es una voz con larga tradición en español.

Fue empleada como insulto desde la Edad Media, aunque había caído en desuso en los últimos dos siglos.

En los medios es frecuente, sobre todo en las últimas semanas, encontrar frases como

  • «Caso caranchoa: el repartidor pide que dejen en paz al youtubero» o
  • «“Cara anchoa”, la supuesta broma con cámara oculta que terminó en un sonoro bofetón».

El vocablo aparece documentado por primera vez en las “Crónicas de la muy admirable y valerosa cofradía de los pescadores de la mar Cantábrica, sus golfos y bahías”, de 1425. Allí se describe el incidente entre los marineros de dos localidades vecinas, en disputa por un caladero, en la que el cabecilla de una de las flotas insulta al de la otra con términos como badulaque, zurumbático y caranchoa, lo que le valió una bofetada de su contrario.

En las décadas siguientes, la palabra apareció con alguna frecuencia y con diversas grafías (cara anchoa, caranchoa, cara-anchoa, caraanchoa, carantxoa…) en varias obras picarescas, como el “Libro de entretenimiento de la pícara Justina y las Aventuras del bachiller Trapaza, quintaesencia de embusteros y maestro de embelecadores”.

Pese a ello, no se incluyó en el Diccionario de Autoridades y su uso fue declinando hasta casi desaparecer a finales del siglo XVIII, posiblemente por su temprana inclusión en el “Index verborum prohibitorum” (Índice de palabras prohibidas) de la Iglesia católica.

En cualquier caso, la Fundéu señala que caranchoa es un término válido por contar con una amplia tradición en español y que es preferible escribirlo en una palabra y con una sola a.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *