[Cur}– Un polémico experimento juzga a las mujeres por su físico

09/01/2017

Pelayo Álvarez

La Ciencia y la tecnología avanzan a pasos agigantados en el ámbito del reconocimiento facial.

Pero a veces a los investigadores se les van de las manos los avances.

Tres científicos chinos de la Universidad Jiao Tong de Shanghai se han propuesto usar la tecnología para adivinar cómo es la personalidad de las mujeres, simplemente utilizando las fotografías de sus rostros. En definitiva, están enseñando a los computadores a hacer algo muy humano: juzgar a los demás por su apariencia física.

Con ese objetivo están llevando a cabo un estudio llamado Automated Inference on Socyopsychological Impressions of Attractive Female Faces (Inferencia automatizada de las impresiones sociopsicológicas respecto a las caras de mujeres atractivas).

Lo que hacen exactamente es servirse de la visión computacional y algoritmos de aprendizaje automático para predecir los “rasgos de personalidad y predisposición conductual”, es decir, instruir a las máquinas para que presupongan características psicológicas y del comportamiento basándose en imágenes de mujeres.

Para realizar su particular análisis, han rescatado de la red social china Baidu casi 4.000 instantáneas de mujeres. Las fotos han sido divididas en dos grupos según las palabras o comentarios asignados a las mismas. El primer grupo de imágenes estaban vinculadas a términos como dulce, bonita, tierna o cariñosa. El segundo, ligado a adjetivos como pretenciosa, pomposa o arrogante. “Las dos clases de fotos de caras femeninas reflejan los juicios de valor que prevalecen entre los jóvenes varones de la China contemporánea”, aseguran.

“Un rostro femenino no conocido puede ser juzgado como físicamente hermoso y, sin embargo, diferentes observadores pueden asociar esta cara a connotaciones de aprobación o desaprobación, usando etiquetas o estereotipos”, explican.

La naturalidad de los rostros

La conclusión de esta división es que las mujeres del segundo grupo (el de las pretenciosas y arrogantes) parecen “antinaturales”. Eso llevó a los investigadores a analizar el contraste y la saturación como una forma de detectar un maquillaje intenso.

Así comprobaron que las imágenes del grupo de chicas catalogadas como tiernas y dulces tenían un 13,84% menos de contraste de color y un 4,85% menos de saturación que las otras. La razón es que la naturalidad sería valorada como una preferencia estética dentro de la cultura china, y eso influiría notablemente en los comentarios.

En definitiva, hay que decir que el estudio no demuestra lo que realmente pretendía demostrar. Sólo predice cómo los jóvenes del país mandarín juzgan a una mujer según la cantidad de maquillaje que utiliza, sin que eso pueda vincularse objetivamente a su comportamiento. Pese a ello, los investigadores aseguran que su trabajo ha demostrado “una vez más el potencial del aprendizaje automático supervisado en la computación y cognición social inducida por las caras”.

Se trata de la segunda investigación del grupo en el ámbito del reconocimiento facial. En la primera trataron de comprobar la propensión criminal de algunos sujetos según su apariencia. Aseguran que, con este estudio, su secuela, han ido “un paso más allá” en el ámbito del reconocimiento de imágenes.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *