[Cur}– La «explosiva» causa por la que pelar una naranja siempre mancha

10/01/2017

Es imposible pelar una naranja sin mancharse las manos, a no ser que se usen guantes.

La piel de estos cítricos está repleta de vesículas rellenas de aceites esenciales que saltan por los aires a la más mínima presión, en busca de cualquier ojo incauto.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Florida han estudiado muy de cerca la física que hay detrás de este fenómeno. Y no sólo por curiosidad. Gracias a este trabajo, creen haber encontrado un nuevo método para atomizar aceites volátiles y aromáticos, lo que podría servir para dosificar fármacos, tal como han anunciado en el encuentro anual de la «Society for Integrative and Comparative Biology».

Los científicos usaron cámaras de alta velocidad para capturar la violenta salida de líquido a cámara lenta. Como sujetos de pruebas usaron tanto limones como naranjas de Valencia.

Gracias a esto observaron que las gotas de líquido podían salir disparadas a velocidades de 10,5 m/s, lo que equivale a casi 40 km/h, mucho más rápido que cualquier insecto volador o que una gota de lluvia cayendo.

Y no sólo eso. También comprobaron que el despegue de las gotas no es suave. En sólo un milímetro, las gotas pasan de cero a su velocidad máxima, lo que indica que las aceleraciones que sufren son 1.000 veces superiores a las que un astronauta soportaría en una nave.

Artillería cítrica

Diversas herramientas de ingeniería les permitieron entender cuál era el detonante de estos explosivos arrebatos de los cítricos. La piel externa de naranjas y limones (el llamado exocarpo o flavedo), está equipado con una abundante batería de vesículas cilíndricas y circulares.

Pasado un cierto umbral de presión, «se produce un daño celular catastrófico», tal como han escrito los autores de la investigación, y acto seguido las gotas se disparan. Esto es justo lo que ocurre cuando se pela una de ellas.

Los investigadores han logrado obtener los parámetros necesarios para producir estas detonaciones. Por eso creen que ahora podrán usarlos en su beneficio para crear inhaladores contra el asma, por ejemplo.

La ingeniería de la piel de naranja

La piel de la naranja no sólo está repleta de vesículas con aceites esenciales, sino que también está cargada de pigmentos (sobre todo carotenoides). Estos le dan su peculiar color cuando el fruto madura, puesto que antes los pigmentos que dominan ahí son las clorofilas (que son verdes).

Entre los aceites esenciales, tanto en naranjas como en mandarinas predomina el llamado limoneno. Es la combinación de este con otros el que le da a cada cítrico su aroma característico.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *