[Cur}– Así sería un edificio de 4.800 metros de altura que se «come» la contaminación

12/01/2017

Este diseño, imaginado por la compañía Arconic, estaría revestido de material autolimpiante que se alimenta de la contaminación.

Arconic, una compañía especializada en ciencia de los materiales, ha imaginado un rascacielos de 4.800 metros de altura construido a partir de materiales que ya están en desarrollo o que ya han sido introducidos en el mercado, incluyendo superficies que «comen la contaminación» y balcones retráctiles, según informa Bussiness Insider.

La torre fue inventada como parte de la campaña más grande de la compañía, conocida como «The Jetsons», donde los ingenieros trabajan en tecnologías que serán más útiles en varias décadas.

Sherri McCleary, uno de los principales científicas de Arconic, dice que uno de los proyectos más emocionantes es EcoClean, un recubrimiento especial que ayuda a los edificios a limpiar y purificar el aire. Fue lanzado por primera vez en 2011 y ofrece una serie de beneficios sobre las ventanas de vidrio de panel tradicionales, dice McCleary.

EcoClean trabaja con la ayuda de luz y vapor de agua, que se mezclan con los químicos en el revestimiento para producir átomos conocidos como radicales libres. Estos radicales libres tiran de los contaminantes del aire y los descomponen para conseguir descamar el edificio, casi como si se tratase de piel muerta.

Otra innovación está en las ventanas mismas, que Arconic también espera podría ser una parte de la torre de 4.800 metros de altura. El nuevo diseño se llama Bloomframe. Esencialmente, es una ventana motorizada que se convierte en un balcón todo de vidrio en menos de un minuto.

Arconic ha presentado la tecnología en ferias comerciales de todo el mundo y llegará al mercado en un «futuro cercano», según un portavoz de la compañía. En lugar de gastar el doble de dinero en materiales para construir ventanas y rejas separadas, Arconic quiere invertir en componentes flexibles que pueden hacer edificios que no sean gigantes estáticos.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *