[MS}– La inhibición de un único gen reduce las metástasis tumorales en un 75%

11/01/2017

R. I. (Uno de los varios firmantes fantasma —¿o todos son el mismo?— de ABC.es)

Las enfermedades oncológicas representan a día de hoy la primera causa de deceso en la población de España.

Una elevada mortalidad que se explica no tanto por la aparición de un cáncer, sino por la capacidad de los tumores para migrar e invadir otros órganos; la consabida metástasis. De hecho, se estima que las metástasis son responsables de cerca de un 90% de los fallecimientos por cáncer.

Por tanto, la prevención de estas migraciones constituye uno de los principales retos de la Medicina actual. De ahí la importancia de un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Wellcome Trust Sanger en Cambridge (Reino Unido), en el que se identifican 23 genes implicados en las metástasis. Y, lo que es más importante, se muestra cómo la inhibición de uno de estos genes —el Spns2— reduce en hasta tres cuartas partes la expansión tumoral a otros órganos. O así sucede, cuando menos, en ratones.

Como explica David Adams, director de esta investigación publicada en la revista «Nature», «la pérdida del gen Spns2 ocasiona la mayor reducción en la formación de colonias tumorales y representa una nueva diana terapéutica. En nuestro trabajo hemos hallado que los ratones sin este gen tienen una tasa de células inmunes distinta de lo normal, lo que parece promover la eliminación del cáncer por el sistema inmunológico. Así, los fármacos que actúen sobre esta nueva diana podrían reducir, o incluso prevenir, la expansión de los tumores a través del organismo».

Migraciones tumorales

Para llevar a cabo el estudio, los autores utilizaron ratones con cáncer de piel a los que manipularon genéticamente para eliminar un único gen. En total, los investigadores se centraron en 810 genes diferentes. Y, de acuerdo con los resultados, 23 de los mismos estaban implicados en la metástasis del tumor, ya fuera aumentando o reduciendo la expansión de las células del cáncer de piel a los pulmones.

Básicamente, estos genes influyen sobre las metástasis causando alteraciones en el sistema inmune, caso de la modificación de la capacidad del organismo para combatir la infección.

Los resultados también mostraron que la eliminación del gen Spns2 provocó el mayor efecto sobre las metástasis, reduciendo en cerca de cuatro veces la expansión de las células tumorales a los pulmones. Y este beneficio de la eliminación del gen Spns2 no es exclusivo del cáncer de piel, pues los autores repitieron el experimento con otros tipos de cáncer —entre otros, de colon, de pulmón y de mama— observando que la ‘anulación’ del gen Spns2 conllevaba igualmente una disminución de las metástasis.

Como destaca Justine Alford, de Cancer Research UK, organismo británico dedicado a la investigación del cáncer y responsable de la financiación de este estudio, «Este estudio con ratones ofrece una nueva visión sobre los genes que juegan un papel en las metástasis tumorales y muestra una vía potencial para el tratamiento del cáncer en el futuro. Los tumores que se han diseminado por el organismo son muy difíciles de tratar, por lo que investigaciones como esta son vitales en la búsqueda de nuevas estrategias para abordar este proceso».

Transporte clausurado

A día de hoy ya se sabía que el gen Spns2 estaba implicado en funcionamiento del sistema inmune. Sin embargo, se desconocía que, de la misma manera, participaba también en la diseminación de los tumores. Concretamente, el gen codifica una proteína que transporta un lípido denominado esfingosina-1-fosfato (S1P) que actúa como una señal para la activación del sistema inmune.

En consecuencia, y en ausencia de la proteína transportadora, la señalización no se lleva a cabo correctamente, lo que conlleva una alteración en la proporción de las diferentes células inmunes en el organismo.

Como concluye Anneliese Speak, coautora del estudio, «Nuestro trabajo refuerza la investigación en el área de la inmunoterapia, en la que los sistemas inmunes de los propios organismos afectados son aprovechados para combatir el cáncer. Podemos desarrollar fármacos para inhibir el transportador de S1P, previniendo así que lleve a cabo su función y, en consecuencia, provocando alteraciones beneficiosas para el sistema inmune. La investigación de posibles dianas en la vía del gen Spns2 o de otras dianas identificadas en nuestro trabajo podrían ayudar al desarrollo de terapias potenciales frente al cáncer».

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *