[MS}– Pautas para no caer resfriado continuamente

30 de enero 2017

Natalia Ageitos

Bajan las temperaturas y paralelamente aumentan los resfriados.

Éste es uno de los titulares más habituales en esta época a causa del frío y la humedad, dos factores que convierten nuestro organismo en un foco de atracción para el virus del resfriado. Y es que es importante señalar que no está provocado directamente por el frío, sino por un virus que penetra en nuestro cuerpo cuando el sistema inmunitario se encuentra debilitado.

Desgraciadamente, prevenir completamente un resfriado es prácticamente imposible, ya que debemos evitar cualquier tipo de contacto con el virus. Sólo tenemos dos opciones: podemos alejarnos lo máximo posible de las personas que lo padezcan (algo complicado en la mayoría de los casos) o intentar realizar una serie de medidas preventivas que puedan frenar su avance.

Desciframos cada una de estas medidas para crear “la guía definitiva para prevenir el resfriado”:

• El virus se transmite al hablar, al toser o al estornudar. Para evitar el contagio, es fundamental mantener unas correctas medidas de higiene, como lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

• Huye de los cambios bruscos de temperatura, que debilitan el sistema inmunitario y facilitan el trabajo a los virus.

• Evita fumar y exponerte al humo del tabaco, ya que irrita las mucosas de las vías respiratorias.

• Una buena hidratación es clave cuando se trata de evitar resfriados. Procura consumir más líquidos y beber abundante agua. Los zumos naturales ricos en vitamina C son ideales para reforzar las defensas.

• Es fundamental llevar una alimentación saludable, variada y equilibrada para que nuestro sistema inmunitario pueda luchar contra los virus. Consume con regularidad frutas y verduras frescas.

• Los problemas de sueño debilitan el sistema inmunitario a largo plazo. Es importante descansar como es debido para evitar el ataque de los virus.

• Realizar ejercicio es beneficioso para fortalecer tus defensas. Hazlo en lugares cerrados y, antes de salir, abrígate bien para que los cambios de temperatura no afecten tu salud.

• Los lavados nasales con suero fisiológico o agua marina son buenos aliados para prevenir el resfriado. Se ha demostrado que al resecarse en exceso nuestra mucosa nasal hay más facilidad para que accedan los virus.

• Relajarse y evitar el estrés es otra clave para evitar un resfriado, ya que, cuando estamos más nerviosos de lo habitual, nuestro sistema inmunológico comienza a debilitarse.

• Evita los espacios cerrados en la medida de lo posible: los hospitales, aeropuertos y transportes públicos son tres de los lugares donde es más posible pillar un resfriado, ya que la concentración de gente es enorme y la posibilidad de contagio también.

• Es importante ventilar los espacios cerrados y conseguir en ellos un ambiente húmedo utilizando un humidificador.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *