[Cur}– Darwin y el Anís del Mono

08/02/2017

José Manuel Nieves

El día 12 de febrero se cumplen 208 años del nacimiento de Charles Darwin.

Es el padre de la Teoría de la Evolución y probablemente el científico más importante (y discutido) de todos los tiempos. Siempre de actualidad, las teorías de Darwin siguen estando en la base de una de las polémicas científicas más agrias y duraderas de la Historia.

Una polémica que, ya en sus tiempos, no se limitó a los despachos y las reuniones de sesudos hombres de ciencia, sino que bajó hasta la calle, tal y como atestiguan distintas pruebas impresas apenas unos años después de la formulación de la famosa teoría. Y es que el rostro de Darwin lleva más de cien años apareciendo… en las etiquetas de las botellas de Anís del Mono.

Para los que no se hayan dado cuenta todavía del detalle, aquí van unas sencillas instrucciones. Tómese una foto de Charles Darwin (basta con teclear su nombre en Google para que aparezcan varias), y compárese después la foto con la etiqueta de cualquier botella de Anís del Mono, uno de los símbolos (junto con el toro de Osborne, el “sol y sombra” y el carajillo), que más y mejor reflejan las costumbres de este nuestro país durante muchas décadas.

El parecido es asombroso, sí. Y, por supuesto, no se trata de una casualidad.

Puede que nunca lleguemos a estar del todo seguros de las auténticas razones que impulsaron a los hermanos Bosch a colocar a Darwin, con cuerpo de mono, en las etiquetas de su ya más que centenario anís. Pero ahí está. Desde 1898, año en que fue elegido el cartel (realizado por el pintor modernista Ramón Casas), el rostro del científico más famoso del mundo aparece en todas y cada una de las botellas del anís más famoso de España.

Algunos sostienen que no fue más que un intento de ridiculizar al científico, el primero que se atrevió a decir que el hombre descendía de los monos, precisamente en el momento (finales del XIX) en que el debate sobre sus ideas era más violento. Y, al parecer, los hermanos Vicente y José Bosch, los dueños de la fábrica de anís de Badalona, no eran precisamente partidarios de la teoría de la evolución de las especies. Darwin, por otra parte, también apareció por esos años (en 1871) caricaturizado y con cuerpo de chimpancé en una célebre ilustración publicada por la revista Hornet.

Aunque otros defienden, sin embargo, todo lo contrario: que los Bosch aprovecharon el debate para publicitar su marca de anís como “la más evolucionada”. De hecho, si uno se fija bien, el mono de la etiqueta sostiene un papel en su mano derecha en el que se puede leer lo siguiente: “Es el mejor. La Ciencia lo dijo y yo no miento”. Sobran comentarios…

No faltan tampoco los que dicen que lo del mono se debe a algo mucho más simple. Al parecer, la mascota de la fábrica (un monito traído de América) se hizo tan popular en Badalona que los paisanos iban expresamente a verle “donde el anís del mono”. Y con ese nombre se quedó por fin el producto estrella de la compañía.

Finalmente, hay quien asegura que la idea no estaba reflejada en el cartel de Ramón Casas (al parecer, el mono de la etiqueta original no tenía facciones reconocibles) sino que fue añadida después por el grabador Salas, a la sazón suegro de Vicente Bosch…

Sea como fuere, lo cierto es que el rostro de Darwin lleva más de cien años apareciendo en las dichosas etiquetas. Y, con independencia de la intención que lo llevó hasta ellas, ningún homenaje al científico se puede comparar a éste. Más de un siglo de publicidad gratis… Más de uno, seguro, firmaría por menos de la mitad…

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *