[Cur}– Rompecabezas para reclutar espías

10 febrero 2017

Miguel Barral 

En este mes, el Servicio de Inteligencia de Holanda (AIVD), tiene previsto publicar las soluciones a su celebrado Rompecabezas de Navidad.

Se trata de una colección de rompecabezas, juegos lógicos y matemáticos y desafíos similares ideados por sus criptoanalistas (los descifradores de códigos secretos) y que invitan a resolver a sus conciudadanos.

Una envenenada invitación, puesto que hasta el momento nadie ha sido capaz de resolverlo por completo en las cinco ediciones anteriores. El reto navideño de los servicios se ha convertido en una tradición en Holanda y nos recuerda la historia de cómo los servicios secretos británicos reclutaron agentes durante la II Guerra Mundial, con la publicación de un crucigrama en el Daily Telegraph hace ahora 75 años.

Uno de los retos propuestos en la última convocatoria del AIVD es este acertijo visual:

Elemental: ¿Quién en esta empresa está fuera de lugar?

Según sus creadores, para resolverlo no es necesario tener conocimientos previos ni una formación específica, basta con ser creativo y constante. Lo plantean como un reto idóneo para ejercitar el pensamiento lógico y sistemático. Y como una oportunidad para enfrentarse y derrotar a brillantes espías profesionales.

Para acompañar a este desconcertante desafío planteamos otros dos pasatiempos con despachos y círculos, inspirados en las pruebas de los campeonatos mundiales de puzles:

1. Despáchate a gusto

Coloca a los empleados de esta empresa en sus respectivos despachos teniendo en cuenta que:

– Cada habitáculo o celda es individual.

– El número presente en las celdas numeradas indica el número de empleados que hay en los despachos adyacentes (que comparten lado o vértice).

– Los despachos  con número no pueden ocuparse.

2. Criptoanalistas encerrados

En este caso el objetivo es definir un espacio cerrado. Esto es, trazar una pared a modo de línea continua y cerrada desplazándose sobre las líneas punteadas del dibujo y teniendo en cuenta que:

– La pared no se puede tocar o cruzar en ningún punto.

– Cada número indica el número de lados de esa celda que forman parte de la pared.

– Las únicas secciones del círculo inferior que forma parte de la pared son las que ya están marcadas:

[Las soluciones están al final de este texto]

De vuelta al rompecabezas de navidad holandés, la iniciativa surgió en 2011 y pronto se convirtió en un éxito, como demuestra que de los 27 valientes que enviaron sus respuestas en aquella primera convocatoria, se pasase a más de 1.600 en la última.

Este certamen recupera una tradición que se remonta a la primera mitad del siglo XX, cuando se popularizaron los pasatiempos en periódicos y revistas; el primer crucigrama de la historia fue publicado en el periódico New York World en diciembre de 1913.

Convencidos de la conveniencia de contar con individuos con un pensamiento creativo, distintos servicios secretos comenzaron a captar, reclutar o simplemente identificar posibles refuerzos proponiendo crucigramas y otros pasatiempos lógicos a la ciudadanía. También había otro objetivo, el de recurrir a los aficionados a estos juegos para probar la seguridad de nuevos códigos, tal como se mostraba en la película “Mercury Rising”.

Esta práctica tuvo su momento culminante en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, en las dependencias del Gabinete de Códigos y Cifras británico de Bletchley Park. Tras el tremendo éxito alcanzado con el descifrado de la máquina de códigos alemana Enigma por Alan Turing y su equipo (en el que además de matemáticos se integraban ajedrecistas, y otros perfiles poco convencionales), y a fin de reclutar más personal, los responsables de la sección publicaron en el Daily Telegraph un desafío anónimo a modo de crucigrama que debía ser resuelto en menos de 12 minutos.

Los 25 lectores que respondieron al reto fueron invitados a una nueva prueba consistente en otro pasatiempo a resolver en un tiempo estipulado y ya en presencia de los reclutadores. Seis de ellos lo consiguieron. Apenas unas semanas después fueron incorporados como descifradores de códigos en Bletchley Park.

Soluciones:

  1.  Despáchate a gusto
  2. Criptoanalistas encerrados

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *