[CT}– La selva amazónica, no tan virgen como se creía

02/03/2017

Clara Cerezo

A menudo se piensa que la selva amazónica es una vasta extensión de naturaleza que ha permanecido inmune a la influencia del hombre. Pero, ¿y si estuviera formada por árboles cultivados por pueblos indígenas hace miles de años?

En efecto, así lo afirma un nuevo estudio científico llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores. El hallazgo ha sido posible tras el análisis de los datos de más de 1.000 estudios forestales y de la creación de un mapa de más de 3.000 yacimientos arqueológicos a lo largo del río Amazonas. Los resultados han sido publicados en la revista científica Science.

De esta manera y gracias a la comparación entre la composición de diversos bosques de la geografía amazónica y los restos arqueológicos estudiados, los científicos han generado el primer mapa de la Amazonía que muestra cómo los pueblos precolombinos (grupos étnicos que habitaban en América antes de la colonización) tuvieron una gran influencia sobre la biodiversidad de la Amazonía.

«Algunas de las especies de árboles que actualmente abundan en los bosques amazónicos fueron plantados por personas que vivieron allí mucho antes de la llegada de los colonos europeos», subraya Nigel Pitman, ecóloga experta en conservación y coautora del estudio.

Especies de árboles cultivadas en una zona de la Amazonia venezolana

Concretamente, este estudio se ha centrado en las 85 especies de árboles de los que ya se sabía que habían sido objeto de cultivo de los pueblos amazónicos: una actividad que en su tiempo llevaron a cabo para cubrir necesidades básicas como el alimento o el refugio. Árboles tan conocidos como el del cacao, el açaí o las nueces de Brasil.

Además, los investigadores han descubierto que a lo largo de la cuenca del Amazonas estas especies cultivadas tienen cinco veces más probabilidad de dominar en los bosques maduros de tierras altas que las especies no plantadas por estos pueblos.

Según los autores, este descubrimiento abrirá el debate científico sobre cómo los asentamientos humanos en la cuenca del Amazonas han influido -durante al menos los últimos 8.000 años de los que se tiene constancia del cultivo- en los patrones modernos de su biodiversidad.

«Durante muchos años, los estudios ecológicos ignoraron la influencia de los pueblos precolombinos en los bosques que en la actualidad observamos. Sin embargo, hemos descubierto que una cuarta parte de estas especies cultivadas están distribuidas ampliamente alrededor de la cuenca amazónica, dominando así grandes extensiones forestales», sostiene Carolina Levis, autora principal del estudio.

En un sentido amplio y según apostilla Levis, «el sustento y la economía de los pueblos de la Amazonía indican que la flora de este lugar es, en parte, herencia de sus antiguos habitantes».

De esta forma, sigue siendo notable la influencia de los cultivos de los pueblos indígenas sobre la biodiversidad actual. Un ejemplo es la región suroeste de la Amazonía: una zona rica en parques formados por árboles de nueces de Brasil, cultivados hace miles de años y que hoy sirven de sustento a las personas que habitan el lugar.

«Es necesario desentrañar la compleja interacción de los factores históricos, ambientales y ecológicos con el fin de conocer la estructura de la flora arbórea amazónica», afirman los autores estudio.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *