[Hum}– Cuando la edad nos alcance

Tres hermanas, de 96, 94 y 92 años de edad respectivamente, vivían juntas en la misma casa. Una noche, la de 96 años empezó a llenar la tina para darse un baño, puso un pie dentro de ella, hizo una pausa y gritó:

“ALGUIEN SABE SI ME ESTABA METIENDO A TOMAR UN BAÑO O ESTABA SALIENDO DE BAÑARME?”

La hermana de 94 años le respondió:

“NO SÉ, ESPERA QUE SUBO PARA VER”

Empezó a subir las escaleras, hizo una pausa y gritó:

“¿A QUÉ IBA YO AL PISO DE ARRIBA?”

La hermana menor, de 92 años, que estaba sentada en la cocina tomándose una taza de te y escuchando a sus hermanas, movió cabeza y pensó:

“EN VERDAD, ESPERO NO LLEGAR NUNCA A SER ASÍ DE OLVIDADIZA. ¡¡¡TOCO MADERA!!!”

Y, según la costumbre, golpeó tres veces la mesa para que se le concediera su deseo. Luego le gritó a sus hermanas:

“YA VOY A AYUDARLAS, ¡¡SÓLO DÉJENME VER QUIÉN ESTÁ TOCANDO A LA PUERTA!!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *