[Hum}– El abogado y la rubia

Un abogado y una rubia viajan en asientos contiguos durante un largo vuelo desde Los Ángeles a New York. El abogado le pregunta a la rubia si le gustaría jugar un juego muy entretenido, pero como ella está cansada y sólo quiere dormir, declina amablemente la oferta y se da vuelta hacia la ventanilla buscando tranquilidad. El abogado insiste:

—El juego es realmente fácil y muy entretenido: Yo te hago una pregunta, y, si tú no sabes la respuesta, me pagas; luego me preguntas tú, y,si no sé la respuesta, te pago.

Una vez más, ella declina la oferta diplomáticamente e intenta conciliar el sueño. Pero el terco (!?) abogado (perdonen la redundancia) imagina que puede ganarle muy fácilmente, y mejora la oferta:

—Está bien, ¿que tal si tú me pagas sólo 5 dólares, pero si yo no sé la respuesta te pago 500?

Temiendo que el tormento no tenga fin, y seducida por la ventaja ofrecida, la rubia acepta finalmente. El abogado hace la primera pregunta:

—Cuál es la distancia entre la Tierra y la Luna?

La rubia no dice nada, mete la mano en el bolsillo, saca un billete de 5 dólares y se lo pasa al abogado. Y ahora es el turno de la rubia. Pregunta al abogado:

—¿Qué es lo que sube una montaña con tres piernas y baja de vuelta con cuatro?”

El abogado la mira absolutamente perplejo. Saca su computadora portátil y busca en todas sus referencias. Salta al Airphone con su modem y rastrea por todo Internet, e incluso se mete en la Biblioteca del Congreso, pero nada. Frustrado y furioso envía e-mails a todos los colegas y amigos, pero todo es en vano… Luego de más de una hora buscando alguna posible respuesta, se da por vencido. Despierta a la rubia y le entrega un billete de 500 dólares.

La rubia toma suavemente el billete, lo guarda, y se da vuelta para seguir durmiendo.

El abogado, que está realmente molesto, le pregunta:

—Y bien, ¿cuál era la respuesta?”

Nuevamente, y sin decir palabra, la rubia mete la mano en el bolsillo, le da al abogado un billete de 5 dólares, se da media vuelta y sigue durmiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *