[*ElPaso}– Fallece a los 108 años la ‘abuela’ de El Paso

09/05/2017

El Ayuntamiento de El Paso, en La Palma, ha informado del fallecimiento este martes de María Dolores Cleofé Mederos.

Con sus 108 años, Fe, como familiarmente se la llamaba, era considerada ‘abuela’ del municipio y una de las cinco mujeres de más edad de Canarias.

El Ayuntamiento considera su fallecimiento como “una gran pérdida que todos echarán de menos por la gran persona que fue” y apostilla que “la abuela de El Paso fallece, pero permanece su recuerdo entre la gente que la conoció”.

clip_image002

Doña Cleofé en su casa de Tajuya (El Paso, La Palma), el día de su 108 cumpleaños , saludada por Sergio Rodríguez, actual alcalde de El Paso.

Doña Cleofé nació el 02 de abril de 1909 en la misma casa donde residió toda su vida. Era soltera y nunca tuvo hijos.

Destacaba por ser una mujer generosa, sencilla y amable, con una buena memoria, capaz de recordar detalles de su juventud y anécdotas de vecinos y familiares. Así lo contaba ella en vida a ABC.

El Ayuntamiento de El Paso recuerda además que sus consejos para explicar su secreto de longevidad eran comenzar el día a las 7 de la mañana con un desayuno de leche con gofio acompañado de dos cucharadas de almendras molidas y un gran vaso de agua detrás.

Hace dos años recibió un homenaje por parte del grupo de gobierno por ser la persona de más edad del municipio, y cada 2 de abril los representantes municipales la visitaban para compartir su fiesta de cumpleaños.

Este miércoles será el sepelio desde la Funeraria Lapidario El Paso a la Iglesia de Nuestra Señora de Bonanza, donde se ofrecerán las honras fúnebres y posterior traslado al cementerio de la localidad.

Fuente

NotaCMP.- Doña Fe (q.e.p.d.) era tía de María, esposa de Juan Enrique Brito Pérez, amigo mío desde nuestra adolescencia.

image

María y Juan Enrique

Ambos cuidaron de Fe durante muchos años, y por ellos, sus muchos amigos hemos sabido que en realidad el dessayuno de Fe sí era un tazón de leche con gofio (por muchos años, leche natural de cabra, y luego leche de cartón, pero siempre entera), al que se añadían varios higos pasados picados en trozos pequeños, y las dos cucharadas de almendras molidas, porque enteras, a Fe  le habría sido difícil masticarlas.

De resto, Fe comía lo que por muchos años fue típico en mi pueblo: lo que uno cosechaba en sus huertos y con lo que se hacía el potaje (verduras, papas, granos y carne de cochino) y el gofio de trigo.

Añade Juan Enrique que a la longevidad de Fe contribuyó sin duda el hecho de que siempre se dedicó a las tareas del campo que implicaban cavar, sembrar, cargar y caminar mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *